El hombre con el tatuaje en la espalda

///El hombre con el tatuaje en la espalda

El hombre con el tatuaje en la espalda

El artista Wim Delvoye tatuó una pintura en la espalda de Tim Steiner; cuando muera enmarcarán su piel.

“La obra está en mi espalda, soy el tipo que lo lleva”, dice Tim Steiner, el ex director de salón de tatuajes de 40 años de edad de Zúrich al portal de la BBC.

Hace una década, su novia conoció a un artista belga llamado Wim Delvoye, que se había hecho famoso por su polémico trabajo de tatuajes en cerdos.

Delvoye le dijo que buscaba a alguien que aceptara ser un lienzo humano para un nuevo trabajo y le preguntó si conocía a alguien que pudiera estar interesado.

La piel de Steiner pertenece a Rik Reinking, el coleccionista alemán. Su espalda es el lienzo, y él un marco temporal viviente que asistirá a cuanta exposición le demande su corredor de arte.

Dos años más tarde, después de 40 horas de tatuaje, la imagen se extendió por toda su espalda, una madonna coronada por un cráneo de estilo mexicano, con rayos amarillos emanados de su halo. Hay golondrinas, rosas rojas y azules, y en la base de la espalda de Steiner dos peces koi de estilo chino, montados por niños, también se pueden ver más allá flores de loto. El artista firmó el trabajo a la derecha.

 

ARTE EN LA ESPALDA

“Es la última forma de arte en mis ojos. Los tatuadores son artistas increíbles que nunca han sido realmente aceptados en el mundo del arte contemporáneo. La pintura sobre lienzo es una cosa, la pintura sobre la piel con agujas es otra historia”, dice Steiner.

El trabajo, titulado TIM, se vendió por €150,000 al coleccionista de arte alemán Rik Reinking en 2008, y Steiner recibió un tercio de la suma.

“Muchas personas piensan que soy una escultura y padecen un shock una vez que descubren que estoy vivo. Mi espalda es el lienzo, yo soy el marco temporal”, comenta el tatuado.

Como parte del trato, cuando Steiner muera su espalda será desollada, y la piel enmarcada permanentemente, para ocupar un lugar en la colección de arte personal de Reinking.

Es un concepto antiguo, en la historia del tatuaje japonés se ha hecho muchas veces. “Si está enmarcado muy bien y se ve bien, creo que no es una mala idea”, dice Steiner.

 

PIEZA DE ARTE EN LA EPIDERMIS

Pero este aspecto del trabajo a menudo suscita un intenso debate. Se convierte en un asunto de discusión enorme cada vez, y esos enfrentamientos con la gente han sido álgidos e interesantes, relata Wim Delvoye en su canal de YouTube Wimtimcom.

“Las personas están muy interesadas en la idea, o dicen que va demasiado lejos, están indignadas o dicen que es contra los derechos humanos, vienen con ideas de esclavitud o prostitución”.

Como parte de su contrato, Steiner debe exhibir el tatuaje sentándose en topless en una galería por lo menos tres veces al año.

Su primera exposición tuvo lugar en Zúrich en junio de 2006, cuando el tatuaje aún era un trabajo en progreso. Cuando el décimo aniversario ocurrió el año pasado, Steiner estuvo en el centro de exposición durante un año entero en el Museo de Arte Antiguo y Nuevo (Mona) en Hobart, Tasmania, ahí trabajó cinco horas al día, seis días a la semana.

“Sentarse en el escritorio, con las piernas colgando, recto y apoyado en las rodillas durante 15 minutos, es difícil. Lo hice por 1,500 horas, fue con mucho la experiencia más increíblemente intense de mi vida. Todo lo que cambió a lo largo de los días fue mi estado de ánimo, a veces el cielo, a veces el infierno, siempre totalmente alerta”, dice Steiner.

 

LIENZO VIVO

Lo único que separa a Steiner de los visitantes de la galería es una línea en el suelo, la línea que no hay que traspasar.

Sin embargo, lo han tocado, explotado, gritado, empujado y escupido, “a menudo ha sido como un circo”, explica Steiner. Cuando la gente intenta hablar con él, Steiner no se mueve ni responde. Se queda quieto. Pero rechaza la idea de que se trata de art performance.

“Si el nombre de Wim Delvoye no estuviera ligado a este tatuaje, no tendría ninguna relevancia artística”, insiste Steiner. Sin embargo, es parte de la intención de Delvoye, mostrar la diferencia entre un cuadro en la pared y un “lienzo vivo” que cambia con el tiempo.

“Puedo engordar, cicatrices, quemaduras, cualquier cosa. Es el proceso de vivir, he tenido dos operaciones de espalda baja”, explica Steiner. Una de las alegrías de trabajar en Mona fue tener la galería para sí mismo antes de tiempo de apertura. Steiner estuvo solo, con los auriculares metidos, paseando por ahí y haciendo sus estiramientos rodeado de arte impresionante en un edificio místico.

2019-04-23T11:30:38+00:00

About the Author:

Oso Oseguera
error: Content is protected !!