Loving Vincent, arte en la pantalla

///Loving Vincent, arte en la pantalla

Loving Vincent, arte en la pantalla

Cartas de Van Gogh no sólo es una joya del cine, pues es la primer película pintada al óleo, sino por su éxito en taquilla.

Innovar no tiene precio y Loving Vincent, o Cartas de Van Gogh en español, de Dorota Kobiela y Hugh Welchman, es el mejor ejemplo. Se trata de un filme de $5.5 millones de dólares, que no sólo es una joya del séptimo arte por ser el primero en la historia realizado completamente con la técnica de óleo, sino también por su éxito en taquilla.

Hasta la primera semana de diciembre pasado, de acuerdo con Variety, había recaudado $20 millones de dólares a nivel mundial, un logro, no sólo impresionante, sino raro para una película animada independiente.

Estos $5.5 millones de dólares no dicen mucho, a menos que hagamos un sencillo ejercicio de reflexión: Enredados, producción de Disney Animation Studios, contó con $260 millones de dólares, hasta entonces el presupuesto más alto para un filme animado, sin embargo el público objetivo era mucho más grande, tomando en cuenta la temática infantil.

Los números de Cartas de Van Gogh son deslumbrantes especialmente tratándose de un trabajo para un número de espectadores (en apariencia) más reducido.

Su recaudación en taquilla es casi cuatro veces (3.63 para ser exactos) lo que costó. En tanto que Enredados, vendió $591 millones de dólares, es decir, 2.27 veces de lo invertido.

Sin duda Kobiela y Welchman demuestran que quien persevera alcanza, y es que recrear las dos últimas semanas de vida y la misteriosa muerte del genio holandés, a través de sus pinturas, requirió de un esfuerzo titánico por un lapso de seis años.

Fue grabada con actores y después pintada al óleo a mano fotograma por fotograma, una técnica jamás utilizada en la historia del cine.

Los cineastas eligieron como protagonista un personaje real pintado por Van Gogh (1853- 1890), el hijo de Armand Roulin, su famoso cartero quien se embarca en un viaje a Auvers sur-Oise, lugar de su muerte, para descubrir qué le había pasado a Vincent, amigo íntimo de su padre, gracias a la enorme cantidad de cartas que recibía de su bienamado hermano Theo. La correspondencia, que sumaba unas 800 cartas, es la materia prima con la que Dorota Kobiela desarrolla el guión.

En su momento, la versión oficial dio por sentado que el visionario artista holandés se había suicidado, afectado por una enfermedad mental que le había llevado a mutilarse una oreja. La verdad es que nunca se halló la supuesta arma con la que presuntamente se había dado un tiro.

Tras el rodaje con los actores, se requirieron 377 pinturas de prueba para reimaginar a los intérpretes como personajes retratados por el máximo exponente del expresionismo.

A lo largo de dos años, 125 pintores de todo el mundo animaron el metraje de referencia y lo pintaron en un lienzo. Repasaron las líneas y añadieron nuevos colores y trazos en todos los elementos que se mueven en relación al fotograma anterior, hasta sumar 65 mil instantáneas en alta resolución.

LOS NÚMEROS DEL FILME
  • Se pintaron 65 mil fotogramas al óleo
  • Se estudiaron 800 cartas escritas por Van Gogh para escribir el guión
  • Participaron 125 pintores
  • El estreno recaudó en taquilla 20 millones de dólares
  • Se tomaron 6 años para su realización
  • El costo de la producción fue de 5.5 millones de dólares
2018-01-18T15:57:20+00:00

About the Author:

Olivia Toledo
error: Content is protected !!