El Museo Victoria y Alberto de Londres alberga una exhibición que rinde culto a Pink Floyd, a 50 años de existencia.

El 13 de mayo se inauguró la muestra multimedia de una de las bandas que cambiaron el rumbo del rock en la Tierra: Pink Floyd, cuyo primer sencillo fue “Arnold Layne” con más de 200 millones de discos vendidos.

Esta exposición ya es un lugar obligado para amantes de la música psicodélica, del rock y melómanos de todas las épocas.

La exposición celebra el lugar de Pink Floyd en la historia desde los años 1960 y hasta nuestros tiempos. La banca creada por Roger Waters y David Gilmour ocupó un espacio experimental distintivo y fueron los principales exponentes de un movimiento psicodélico que cambió el entendimiento de la música para siempre.

Pink Floyd ha producido algunas de las imágenes más emblemáticas de la cultura popular: desde cerdos voladores, el lado oscuro del prisma de la Luna, vacas, martillos que marchan y persiguen a gigantes maestros inflables, entre otras.

Parte de este legado es obra del surrealista Stor Thornerson, del ilustrador satírico Gerald Scarfe y del pionero Peter Wynne- Wilson en la mejor iluminación psicodélica.

The Pink Floyd exhibition: their mortal remains celebra el trabajo de la banda que definió la época en composición, escenificación, diseño, cine, tecnología musical, diseño gráfico y fotografía. Incluye más de 350 objetos y artefactos, además de material inédito, presentado junto con obras de las destacadas colecciones de arte, diseño, arquitectura y performance.