Las empresas deben de proporcionar a sus colaboradores herramientas para cuidar su salud mental.

 

La importancia de la salud mental ha sido uno de los principales temas en los que las organizaciones han tenido que concentrarse durante este periodo de confinamiento por el Covid-19.

Adaptarse a los nuevos modelos de trabajo, sumado a la ansiedad financiera y preocupación sobre la salud, han provocado que los empleados se vuelvan más vulnerables.

Aunque existen muchos tabús en cuando a salud mental, este periodo ha ayudado a las empresas a considerar medidas al ver que un porcentaje de la fuerza laboral puede estar resultando afectada.

“Es muy importante abrir la conversación sobre salud mental y de esta manera buscar iniciativas dentro de la organización que puedan ayudar a los empleados que se encuentran enfrentado alguna situación”, explica Kevin Gibson, CEO de Robert Walters en Latinoamérica.

La salud mental se puede ver erróneamente asociada con otros temas de desempeño. Conoce algunos:

 

1. Baja productividad

Si un empleado no se está conectando temprano y esto se está relacionando con flojera, se puede estar perdiendo de vista la ansiedad e insomnio que las personas están presentando por la situación. Es importante que los líderes revisen de manera correcta los comportamientos de sus equipos; se necesita conversar de manera clara con los empleados para entender el problema de raíz para lograr atacarlo.

Kevin Gibson sugiere que durante este tiempo, los líderes intenten ser más empáticos con sus equipos y que recuerden que detrás de un rol de trabajo se encuentra una persona que, al igual que todos, está afrontando un momento difícil.

En promedio, las personas están trabajando 28 horas extras al mes al trabajar de manera remota y esto puede estar contribuyendo a la fatiga y que se vuelva crónica. Un mal balance entre vida personal y trabajo, cargas de trabajo extras y el estrés pueden crear un problema de salud mental.

 

2. Desinterés

Al ver que un empleado no se comunica y está mostrando señales de aislamiento, se necesita identificar si es por alguna falla con alguna de sus herramientas, olvido de los encuentros con el equipo o apatía.

Para el 41% de los empleados, el aislamiento es uno de los principales factores por el cual el trabajar desde casa ha sido una experiencia negativa para su salud mental.

“Es importante promover el trabajo en equipo, la colaboración y el apoyo”, subraya el CEO de Robert Walters.

 

3. Quejas

Si encuentras un empleado que tiene quejas constantes, puede ser que necesite desahogarse. Al trabajar desde casa los empleados se han encontrado con retos como no contar con el equipo adecuado para desempeñar sus actividades, falta de estructura, distractores, la poca posibilidad de separar la vida personal y presión por mostrar resultados, además de hacer frente a la situación.

“Fomentar espacios donde la gente pueda compartir su sentir son importantes para que puedan conocer las diferentes perspectivas sobre cómo el equipo ha hecho frente a la situación”, recomienda Kevin.

Si las quejas son constantes, el líder debe de conversar a profundidad con el colaborador para poder buscar los canales adecuados de apoyo, ya sea con equipamiento, apoyo profesional o herramientas.

Ser transparentes en temas de salud puede ser un tabú ya que los empleados consideran que el hablar abiertamente del tema puede afectar su carrera profesional. Existen diferentes herramientas y plataformas sobre meditación, ejercicio y apoyo profesional en línea que las organizaciones pueden considerar para crear espacios de soporte para sus empleados.

 

¿Cuál es la importancia de la salud mentar en el trabajo?

Un estudio en Reino Unido mostró que, en promedio, cada libra que se invierte en salud mental, tiene un retorno de 5 libras en reducción del ausentismo y rotación.

En temas de atracción de talento, un estudio de Robert Walters mostró que un 88% de los profesionales consideran que las políticas sobre salud mental son importantes cuando están buscando un nuevo cargo.

La salud mental es responsabilidad de todos. Al incentivar las conversaciones con los empleados y brindar herramientas, se puede ayudar a mejorar el bienestar de las personas, las cuales son el motor de las organizaciones. El Covid-19 es un reto para todos, pero también ha contribuido a generar apertura en temas que eran tabú y se puedan tomar acciones para aumentar la motivación y salud de los empleados a largo plazo.