Las empresas han explotado la tecnología e incluso ofrecen nuevas prestaciones a domicilio.

 

En unos cuantos meses se ha registrado en todo el mundo un cambio monumental: la gente ha regresado a casa para trabajar.

Por lo tanto, las empresas están aprendiendo, lo más rápidamente posible, lecciones sobre las diversas necesidades del trabajo a distancia, desde las herramientas adecuadas hasta estilos nuevos de gerencia.

Quizá la mayor lección es que estamos en medio de un enorme experimento no planeado y las compañías necesitan seguir probando cosas nuevas al tiempo que desechan rápidamente lo que no funciona.

 

Hay que usar la tecnología con la que ya se cuenta

En abril y mayo se vio un repunte en el gasto de consumo en laptops y equipo relacionado en casa, pero el pronóstico de ventas de dichos productos para 2020 es pesimista: se prevé un descenso del 14% respecto al 2019.

Lo anterior muestra un aumento inmediato en el gasto postpandemia, pero para el resto del año se espera que las ventas estén muertas.

La otra tendencia a la que han recurrido las compañías que estaban renuentes a gastar en sus trabajadores es el del mercado de la computación en la nube: la visualización de escritorio.

Esta tecnología significa que los patrones pueden dar a sus empleados cualquier laptop que tengan a la mano y hacer que se conecten a una computadora remota más potente para correr el software necesario.

 

Los trabajadores anhelan contacto

Aunque varias herramientas de comunicación remota eran ampliamente utilizadas antes de la pandemia, el hardware creado especialmente para facilitar este tipo de trabajo es relativamente nuevo.

Por ejemplo, Zoom acaba de anunciar su primer sistema de videoconferencia dedicado para uso residencial: un monitor de 27 pulgadas con micrófonos y cámaras de gran angular.

 

La jornada de trabajo ha cambiado

La productividad durante este periodo de trabajo masivo desde casa no ha caído y eso se ve reflejado en que un beneficio de saltarse los traslados diarios, esas horas en el auto ahora están más disponibles para juntas de trabajo o llamadas.

La naturaleza de las juntas también ha cambiado debido a que ahora se celebran en Slack, Zoom y Microsoft Teams, que vieron un aumento en usuarios diarios de 32 millones a inicios de marzo a 75 millones en abril.

 

Se requieren de prestaciones nuevas para atraer talentos

Para equipar a sus trabajadores que están en casa laborando, varias compañías han decidido gastar para equiparlos.

Firstbase es una startup que cobra a empresas una cuota fija cada mes, unos $120 dólares por trabajador, para equipar a sus colaboradores que recién empiezan a trabajar en casa con un escritorio, silla ergonómica, micrófono, laptop y un segundo monitor.

Antes de marzo había 600 compañías en la lista de espera de Firstbase y ahora hay más de 4 mil, según Chris Herd, fundador y CEO de la compañía.