Muchos están batallando para tomar decisiones financieras debido al Covid-19.

 

Nuestra habilidad para decidir cómo actuar ante determinada circunstancia se estropea cuando no tenemos claro el horizonte de tiempo.

Y justo por eso, miles de personas no están seguras de cómo actuar ante los despidos y los retos económicos que ha traído la pandemia del coronavirus.

Permanecer inmóvil ante la situación no es opción, así que aquí te damos una serie de recomendaciones sencillas para ir más allá del miedo que te paraliza para tomar decisiones financieras.

 

Es normal sentirse paralizado

Mucha gente permanece inmóvil ante la incertidumbre de la crisis por Covid-19 y una falta de guía sobre cómo sobrellevarla, así que no te asustes si es tu caso pues es algo común.

Tomar una decisión financiera, como aumentar tu aportación a tu Afore o a tu cuenta de ahorro personal, requiere pensar en el futuro y por lo tanto esto puede implicar retrasar o sacrificar metas a corto plazo.

Trazar un plan de emergencia resultará clave. Lo anterior significará un gran esfuerzo, pero no tendrás que esperar a llegar a un punto de quiebre.

 

Hacer cambios (o no) en nuestras finanzas

Enfrentar un problema económico es complicado si se hace solo, pero si se busca el consejo de alguien que haya enfrentado algún reto similar puede ser más sencillo y hasta brindarte opciones.

Buscar la ayuda de profesionales, como un asesor financiero o un contador, también puede ser algo sumamente valioso pues te brindarán opciones que tal vez jamás te cruzaron por la cabeza.

Y recuerda, fija una meta a alcanzar pero lo óptimo es que realices pequeños pasos para que puedas asimilar mejor las cosas.

 

¿Es un buen momento para invertir el dinero ahorrado?

Esto dependerá de las necesidades que cada persona tenga a corto y largo plazo.

Los mercados financieros definitivamente son volátiles en este momento, pero esto no es algo inusitado. Si lo que necesitas es contar con el dinero de inmediato o en un futuro cercano, entonces es crucial que mantengas accesibles esos fondos y con una exposición al riesgo muy limitada.

Algo importante a contemplar es que no debes de meter todo tu dinero a los mercados en un solo golpe, sino que debes de diversificar para minimizar los riesgos.

 

Qué hacer en caso de que te quedes sin trabajo

El pago de renta o de una hipoteca, generalmente, es el más pesado al que se hace frente mes con mes por lo que habría que poner especial atención en este rubro.

Notifica a tu casero o banco lo que estás viviendo para que puedan hablar de las opciones con las que cuentas. A veces lo caseros están dispuestos a condonar un par de pagos y las instituciones financieras cuentan con seguros de desempleo.

Si cuentas con ahorros, lo que deberás de hacer es analizar tus gastos mensuales y determinar cuánto tiempo puedes costear tus pagos mensuales para dicho rubro.

No caigas en la desesperación y analiza, desde la mayor cantidad de ángulos posible, tus opciones. Verás que encuentras una que se ajuste a lo que necesitas.