Welcome City Lab, plataforma de innovación enfocada en el turismo urbano, y la Agencia de Desarrollo de Francia, Atout France, dan a conocer la quinta edición del libro “Tendencias sobre el turismo del mañana”; este es el informe:

 

5 tendencias que ilustran los cambios que están por venir:

 

  1. Cuidar y tranquilizar

Después de largas semanas donde la actividad se vio completamente reducida, la industria del turismo está ahora enfrentando un nuevo reto: cuidar y proteger a todos los viajeros a donde vayan, en toda situación. Para cualquier profesional dentro de la industria turística resulta esencial implementar medidas sanitarias que tranquilicen al viajero.

 

A partir de las restricciones nacidas por la pandemia, varias startups encontraron la forma de evolucionar o de crear nuevas herramientas y propuestas que responden a las preocupaciones de los viajeros. Probablemente los viajes retomen su camino en cuanto la crisis termine pero las personas viajaran de forma diferente porque algunas medidas sanitarias llegaron para quedarse.

 

  1. Figitalización

La crisis sanitaria ha acelerado aún más la digitalización en todo el mundo, y la pregunta que persiste es saber si las experiencias virtuales remplazarán para siempre a los encuentros presenciales. Los expertos piensan que la tendencia llamada “Figitalización”, donde se mezcla lo presencial y lo virtual, va a seguir aumentando de manera drástica, gracias a una mayor familiaridad con todas las nuevas herramientas tecnológicas a nuestra disposición. Aunque las condiciones actuales no están reunidas para pasar a lo híbrido, sin duda los viajeros, en un futuro no tan lejanos, seguirán combinando experiencias tanto en el mundo virtual, como en un ambiente cara a cara.

 

  1. Low Tech

Esta crisis sanitaria sin precedentes, ha puesto de manifiesto la fragilidad de los ecosistemas urbanos en Francia y en el resto del mundo. En este sentido, nos hizo reflexionar sobre la necesidad de buscar un estilo de vida más sustentable. No se trata de inventar todo desde cero sino de inspirarse de inventos del pasado. Tratemos de dejar nuestro móvil por un momento y dejémonos llevar por un ritmo menos acelerado, mirando con nuestros propios ojos el entorno. Low Tech no significa que la tecnología debe ser ausente, pero esta tendencia apuesta por un uso más consciente y de menor impacto.

 

  1. Gamificación e inmersión virtual

Con frecuencia olvidamos que el viaje comienza con un sueño y con la incesante sensación de la búsqueda del placer. La “Gamificación” (referente a la palabra inglesa game), y la inmersión virtual, son grandes maneras de mejorar la experiencia turística, agregando elementos divertidos e incluso, oníricos. Tomando en cuenta el auge de los deportes electrónicos (e-sports), es momento de interesarse aún más, por el impacto de los videojuegos y las experiencias digitales inmersivas  en el turismo. Además, es una buena manera de acercar un público más joven a temas históricos y culturales que no serían de su interés de otra forma.

 

  1. ¿Dónde probar rápido y bien? Ciudades, ¡semilleros de innovación!

Ahora que experimentamos también una emergencia climática, se ha vuelto imprescindible probar novedosas soluciones para nuevas prácticas turísticas, culturales y recreativas (nuevos tipos de restaurantes, alojamiento, etc.), y obtener resultados rápidamente. La retroalimentación lenta e incierta, ya no es suficiente. Tenemos que actuar rápido.

 

Las zonas urbanas son ideales por 3 razones:

  • La densidad de la oferta y la presencia de actores clave permiten desarrollar soluciones innovadoras y buscar socios estratégicos más rápidamente
  • La importancia y regularidad de los flujos turísticos permiten un retorno sobre inversión más rápido
  • Los servicios urbanos abiertos 24 horas ofrecen una experimentación más amplia