El Patio 77, el único hotel sustentable de la CDMX

///El Patio 77, el único hotel sustentable de la CDMX

El Patio 77, el único hotel sustentable de la CDMX

En la Colonia San Rafael se encuentra El Patio 77, hotel ecológico que lleva ya 8 años operando en la Ciudad de México.

Preocupados por el planeta, el cambio climático y la forma de consumir, Alan Favero y Diego Le Provost, de 37 y 39 años, decidieron iniciar una nueva era en la industria hotelera de la Ciudad de México con visión ecosustentable.

En diciembre del 2009, El Patio 77 abrió sus puertas en la capital mexicana como el primer hotel boutique sustentable.

Actualmente y aunque ya han pasado 8 años de estar en operación, sigue siendo el único hotel de este tipo en la Ciudad.

“Es el único hasta ahora y tristemente lo digo, no me da orgullo porque ya llevamos 8 años en operación y no ha habido ni un solo hotel que haya hecho esfuerzos para ser ecológico, lo cual es triste porque ya hay un ejemplo de un lugar que funciona y debería haber muchos más.

“La sustentabilidad es nuestra forma de pensar, pero también buscamos que sea algo que inspire a otros emprendedores a hacer este tipo de negocios realidad sobre todo en las ciudades, que es en donde está realmente el reto. Tal vez la inversión inicial puede ser mucho más alta que un negocio convencional, pero después se ahorra mucho y los consumos son ridículos”, explicó Alan Favero en entrevista.

 

La historia

La casa que da vida a El Patio 77 fue construida en 1890 y antes de ser hotel fue casa familiar, escuela de mecanografía por espacio de 40 años, clínica de acupuntura china, el hogar de un senador y finalmente fue una vecindad que permaneció abandonada por una década.

Hasta mediados del 2009 fue cuando Alan y Diego compraron la casa a un arquitecto restaurador y en tan sólo 5 meses lograron renovarla y crear el primer hotel boutique sustentable de la capital.

El inmueble se encuentra en la calle Izcabalceta 77, de la Colonia San Rafael, y su nombre se debe a que el patio central le da carácter y alma a la casa, pues ahí es en donde suceden los encuentros y momentos de convivencia.

“Es muy rico bañarte y saber que el agua que te cae se calienta con el sol, que el agua que sale de ahí va a utilizarse en otra cosa y saber que la comida que te comes es de un pequeño productor. Esa experiencia es la que puedes vivir en El Patio 77”, subraya Favero.

 

Carácterísticas del inmueble verde

 

  1. No desperdician agua pues cuentan con un sistema de captación de agua de lluvia y aguas grises, de filtrado y de tratamiento.

 

  1. Dan a los huéspedes shampoo y jabón biodegradable, que les recomiendan usar ya que pasa mucho más fácil por sus sistemas de tratamiento, aunque es opcional usarlo.

 

  1. El agua se calienta con paneles solares, pero tienen un sistema alterno de gas que sólo se usa cuando hay varios días sin suficiente sol para calentar el agua. Esto permite reducir 60% el consumo de gas normal que consumiría un hotel de ese tipo.
  2. Las lavadoras convencionales de casa gastan más agua que lavadoras industriales, por eso no cuentan con lavandería interna y todos sus blancos son enviados a esos sitios para reducir el consumo de agua.

 

  1. La casa se ilumina con focos LED o ahorradores para economizar 80% de la energía que se utilizaría normalmente; además hay sensores de movimiento.
  2. Sólo generan 2 kilos de basura al día en comparación con los 6 kilos que generaría un hotel similar. La razón es que compran sus insumos a granel y utilizan muy pocos empaques.

 

  1. Más del 70% del mobiliario es reciclado, restaurado o reusado.

 

  1. No utilizan aire acondicionado; solo brindan a los huéspedes un ventilador pero la casa es tan templada que no es necesario usarlo.

 

  1. Sus 8 habitaciones tienen el nombre de un estado de la República y cada una tiene adornos traídos de esa entidad.

 

  1. El servicio es personalizado y con ambiente relajado. El huésped no se encuentra con una hotelería cuadrada, plástica o fría sino todo lo contrario.

 

  1. Al ser Bed & Breakfast incluye, dentro de las tarifas que varían según cada habitación pero que oscilan entre mil y 3 mil pesos la noche, un desayuno mexicano y orgánico. No manejan comidas, ni cenas.

 

  1. Jóvenes artistas exponen en las paredes de la casa su trabaja. Las piezas cambian cada tres o cuatro meses.

 

  1. No tienen teléfono, ni televisión. La gente que llega es 95% extranjera por lo que sólo van a descansar, conocer y disfrutar la Ciudad.

 

  1. La decoración tiene una mezcla de muebles nuevos con antiguos, combinación de épocas, artesanías y plantas. Tiene un poco de todo.

 

  1. Sus aliados comerciales ofrecen diferentes tours por la capital con un costo extra.
2018-02-12T18:49:57+00:00

About the Author:

Andrea Peniche Tesche
error: Content is protected !!