Beber té, ritual milenario

///Beber té, ritual milenario

Beber té, ritual milenario

El té forma parte de la vida diaria de millones de personas que están enamoradas de su variedad aromática y sabores.

Por Renata Barragán

 

En el Reino Unido se bebe té a todas horas. Con el desayuno, a media mañana, en la tarde, y té entre todos los demás tés. Se puede tomar acompañado de todo tipo de galletas, pasteles y postres, o bien si se prefiere, solo.

El solo acto de hervir el agua, esperar a la infusión y agregar leche y azúcar (si se prefiere) tiene algo de hipnótico, relajante y profundamente tradicional.

Si bien su consumo se remonta a la China del 250 a.C., innumerables crónicas refieren a que la costumbre de tomarlo en Europa comenzó en el Siglo 18 cuando un miembro de la aristocracia británica empezó a tomar una merienda ligera entre las dos comidas principales, desayuno y cena.

Poco a poco esta costumbre, que tenía lugar alrededor de las cinco de la tarde, se convirtió en un evento social y fue evolucionando para incluir los bocados dulces y salados, típicos de la región.

Degustar una taza de té significa ser partícipe de una tradición milenaria que va mucho más allá del simple disfrute de la bebida.

En el Japón del Siglo 16, por poner un ejemplo, las casas de té disponían de unas puertas tan diminutas que obligaban a los visitantes a entrar a gatas, y para lo cual era necesario despojarse de la espada y dejarla en el exterior. De esta manera se garantizaba una actitud humilde por ambas partes y asimismo la promesa de un encuentro civilizado, exento de intenciones violentas.

Actualmente beber té tiene muchas variaciones y carece de un protocolo para hacerlo. No sólo los europeos lo toman durante sus meriendas, también así lo hacen los asiáticos en una forma muy particular, antes de la comida. Uno de los estilos más populares de la comida china es el famoso dim sum, originario de la región cantonesa que se acostumbra a acompañarlo con una aromática taza de té.

 

EL RITUAL

El dim sum no sólo se trata de comida, significa un momento en el que los amigos o familia se reúnen para tomar té y conversar, a veces durante horas. El ritual del famoso dim sum involucra tanto al té como a la comida.

El té es la clave para disfrutar del dim sum porque permite tener un tiempo más largo de conversación y por lo tanto de un mejor proceso digestivo. Los cantoneses incluso lo llaman ‘yum cha’, que básicamente significa beber té.

Muchas costumbres sociales han evolucionado en torno a esta antigua costumbre, sin embargo, para hacerlo de la manera correcta se deben seguir ciertos pasos que aún se practican en muchos restaurantes tradicionales de dim sum.

En la tradición popular china se acostumbra a servir el té al resto de los comensales antes de llenar la taza propia y según la costumbre cantonesa, para agradecer a la persona que sirve el té, se debe golpear la mesa con el dedo índice. Ese gesto se traduce como un acto de reverencia.

Normalmente los dim sum acompañan a una clase de esta bebida que es muy popular y que ayuda a la buena digestión: el té bolay, que es una variante del fermentado.

Otros tipos de té que se suelen asociar con el dim sum son el negro, jazmín, crisantemo, oolong y el famoso verde chino.

La razón de combinar este plato con té es, según los chinos, el poder astringente que limpia la boca dejándola para apreciar el dim sum al máximo.

2018-05-22T17:29:20+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!