Café artesanal hecho por manos mexicanas

Café artesanal hecho por manos mexicanas

Tiger Orchid Coffee apoya a pequeños productores de café orgánico, no sólo a comercializarlo, sino a mejorar sus actividades agrícolas.

Por Karla Omaña

Estar dispuesto a pagar más por una taza de café no es una decisión fácil. Aunque los mexicanos han demostrado cada vez ser mejores consumidores del aromático, no muchos estarían dispuestos a desembolsar más por un valor agregado.

Si bien el consumo per cápita de café en México se ha duplicado en los últimos 10 años, y se consumen 1.2 kilogramos al año, todavía hay mucho terreno por conquistar. Esto motive (hace dos años) a Roberto Delgado Treviño, a crear Tiger Orchid Coffee Company, empresa dedicada a la producción, distribución y venta del café de calidad en México, hecho por manos nacionales.

La compañía trabaja con pequeños productores, a quienes les ofrece soluciones de negocio sostenibles para quienes desean trascender más allá de la venta del café.

“Los ayudamos a mejorar sus actividades agrícolas y las capacidades de producción, también compramos su café y los comercializamos con clientes que aprecien este esfuerzo y valor agregado del producto”, señala Delgado.

Tiger Orchid Coffee coordina el proceso completo, desde la adquisición de semillas para viveros, hasta la entrega de bolsas de café verde certificadas a los tostadores estadounidenses.

“La compañía está dedicada principalmente a proveer un modelo de negocio sustentable para productores que quieran ir más allá de sólo cosechar y sembrar”, explica el empresario.

Sin embargo, para Roberto, el principal reto de ser productor de café de calidad en el país es la limitada infraestructura, que hace que la venta se complique. “En México se producen 6 millones de sacos de café de 69 kilos y casi todos son convencionales. El porcentaje de productores que realmente lo están haciendo ellos mismos es muy reducido”, advierte, y añade que el consumidor tiene que estar dispuesto a pagar los precios que ameritan este esfuerzo, “por eso gran parte de nuestro trabajo es la exportación a consumidores que realmente estén dispuestos a pagar esos precios”, asegura.

 

TRABAJO ARTESANAL POCO RECONOCIDO

Un reto es que, en México, al consumidor le cuesta trabajo pagar entre 45 y 50 pesos por una taza de café, aún si este es de alta calidad y amigable con el medio ambiente.

“La percepción del café mexicano ha cambiado debido a que no se ha invertido en el campo y no se ha logrado posicionar con base en las demandas del mercado, por ello nuestra misión es reposicionarlo”, comenta Delgado.

El modelo de negocio de Tiger Orchid Coffee, por su naturaleza, es más lento, ya que puede tardar hasta cinco o seis años en cosechar una semilla.

Para que una mata de café sea productiva deben pasar entre tres y cuatro años, razón por la que los productores abandonar la labor.

“Es por ello que el consumidor debe saber que está pagando por una bebida con valor agregado, que no es industrializada”, subraya.

Roberto está convencido que el mercado del café en México tiene alto potencial de desarrollo, por lo que urgen alianzas estratégicas entre productores y empresas, para que el beneficio se comparta de forma equitativa por ello Tiger Orchid Coffee desarrolla marcos de negocio para compensar a las comunidades dedicadas a su cultivo, especialmente en Puebla, Veracruz, Guerrero y Oaxaca. Sus operaciones incluyen importación y exportación a Estados Unidos, luego de un proceso verificador con estándares de calidad especializados.

 

+++ Si quieres conocer más acerca de este proyecto o quieres recibir una muestra GRATIS de alguno de estos cafés, manda un mail a contacto@colectivacafe.com o visita nuestra página www.colectivacafe.com (limitado a 100 bolsas de 250 gms).