Analistas prevén que el virus provoque una baja en la actividad económica de China y esto impacte internacionalmente.

Por Bruna Cavalcanti

 

El brote de coronavirus ha generado una enorme preocupación en el mercado financiero mundial.

Con el avance del virus y la muerte de varias personas en Asia, diversas bolsas de valores en todo el mundo han registrado pérdidas, además de que múltiples monedas de economías emergentes se han devaluado.

El MSCI Emerging Markets Index presentó, durante esta semana, la mayor pérdida registrada en cinco meses.

El mayor temor que se tiene, a nivel económico, es que con el coronavirus se repitan las pérdidas financieras causadas por la crisis del SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave) en 2003.

Durante la crisis provocada por el SARS, las pérdidas que se registraron fueron calculadas por analistas entre los $40,000 millones y $50,000 millones de dólares.

A través de un reporte, Stephen Innes, principal estratega de AxiCorp para Asia, analizó el impacto que podría alcanzar el coronavirus.

“Para la economía global pudiera ser enorme en términos de PIB negativo si este brote se convierte en epidemia”, indica el documento

Empresas como General Motors, Ford y HSBC ya están limitando los viajes de sus empleados a China.

El coronavirus también representa una amenaza para el turismo mundial, el consumo en el corto plazo y la actividad industrial.

Además, la preocupación de que no se pueda contener el virus aumenta ya que el 25 de enero se festejará el  Año Nuevo en China.

Durante este período, que dura 40 días, se registra, en China, más de 3 mil millones de viajes.

 

¿Qué se sabe hasta el momento del coronavirus?

Los coronavirus reciben este nombre debido a los picos que sobresalen de sus membranas, las cuales asemejan a la corona del sol.

El virus, que puede infectar tanto animales como seres humanos, está siendo considerado similar al de la Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SRAS), que en 2014 causó la muerte de más cerca de 800 personas.

De acuerdo con la OMS, el virus es de una cepa nunca vista y pertenece a una amplia familia de virus cuyas reacciones provocan desde un resfriado común hasta enfermedades respiratorias más graves.

Los síntomas del coronavirus son parecidos a de un resfriado común y pueden venir acompañados de fiebre, tos, dificultad para respirar, neumonía y dolor en los músculos.

Hasta el miércoles (22 de enero), más de 500 personas habían sido contagiadas y 17 habían muerto ha causa de la enfermedad.

El virus ya fue confirmado en al menos 13 provincias chinas, además de lugares como Hong Kong y Macao.

Además de China, otros casos ya fueron confirmados en Tailandia, Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y Taiwán.

También existen casos de sospecha del virus en países como Brasil.