La vacuna rusa Sputnik V cuenta con un 92% de eficacia según resultados de un ensayo con 20,000 participantes. Ya está registrada en Argentina, Venezuela, Paraguay y muy pronto en México.

La relevante revista médica The Lancet señala que la vacuna rusa Sputnik V ha demostrado una efectividad de 92% en sus dosis, de acuerdo con un ensayo realizado a 20,000 participantes. Esta vacuna ya ha sido autorizada en 16 países (Bielorrusia, Serbia, Argentina, Bolivia, Argelia, Palestina, Venezuela, Paraguay, Turkemistán, Hungría, Emiratos Arabes Unidos, Irán, Guinea-Conakri y Armenia). En México, está por ser autorizada por COFEPRIS formalmente.

De acuerdo con el moscovita Instituto Gamaleya, no se han reportado efectos secundarios de consideración. Por su parte, los expertos británicos independientes, Ian Jones y Polly Roy, de la Universidad de Reading y la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres respectivamente, detallaron en entrevista con The Lancet que, si bien la vacuna Sputnik V ha sido puesta en tela de juicio por haberse lanzado en poco tiempo y con escasa información acerca de su desarrollo, ha demostrado su eficacia.

Una de sus grandes ventajas es que no requiere de una refrigeración extrema dado que su almacenamiento puede darse en temperaturas de entre dos y ocho grados (igual que un frigorífico convencional). A esto se le suma el costo que es muy accesible, y es que ronda los ocho euros por dosis, más barata que las de AstraZeneca, Pfizer y Moderna.

La vacuna Sputnik contra el COVID-19 usa dos tipos de adenovirus del resfriado humano que han sido modificados genéticamente a partir del nuevo coronavirus. Se inyecta una clase de adenovirus y 21 días después se inocula un refuerzo con el otro tipo.