La biofarmacéutica AbbVie apuntala su liderazgo en Latam con Felipe Palacios, Gerente General Región Norte.

 

AbbVie forma parte del top ten entre las biofarmacéuticas más grandes del planeta con operaciones en más de 175 países. Nacida en 2013, producto de un spin-off de Laboratorios Abbott, la compañía hoy se consolida como líder en el desarrollo de medicamentos para enfermedades complejas de alta necesidad médica.

“Nacemos con un legado de más de 130 años en el mercado farmacéutico. Somos una compañía muy enfocada en ciencia e innovación y lo que nos diferencia es este enfoque muy apasionado respecto al paciente, que es el centro de todo lo que hacemos”, detalla Felipe Palacios, Gerente General Región Norte de AbbVie.

Destaca que, en AbbVie, el foco estratégico es inmunología, oncología, virología y neurociencia, disciplinas a las que la compañía inyecta cantidades muy importantes de recursos en ciencia e innovación.

“Se invierten más de 5 billones de dólares al año a nivel global en investigación y desarrollo de moléculas que, muchas de ellas, hoy representan el estándar de cuidado en salud a nivel global”, subraya el directivo, asentado en las oficinas de la multinacional en Colombia, país desde donde comanda el destino de la firma de la Región Norte que comprende 23 naciones, entre las que se cuentan Colombia, Ecuador, Perú, Centroamérica y las islas del Caribe, por mencionar algunas; geografías en las que tienen el reto de hacer llegar medicamentos innovadores a un importante número de pacientes.

Felipe Palacios señala que AbbVie se caracteriza por establecer alianzas de largo plazo lo cual significa que invierten mucho tiempo en sus equipos de trabajo para entender lo mejor posible las necesidades de los pacientes y sus clientes.

“Nuestro equipo está siempre fuera de la oficina, en la calle, hablando con los clientes. Eso nos da un ángulo de entendimiento del negocio diferente de nuestros competidores. Eso hace una diferencia porque entendemos muy bien las necesidades del mercado en el día a día y, con eso, podemos traer a la mesa soluciones innovadoras de alto valor para todas las partes, lo que llamamos el ganar, ganar, ganar; para industria, clientes y, en especial, el paciente”, apunta.

Un ejemplo de estas alianzas es su programa de pacientes, reconocida iniciativa en la industria, no sólo por haber sido pionera sino también por su altísimo nivel de excelencia que, incluso, ha tratado de imitar su competencia.

“Son programas holísticos; atienden muchas de las necesidades que los pacientes tienen hoy en día y que van más allá de simplemente la medicina. Ese entendimiento de 360 grados del paciente nos permite hacer la diferencia en el mercado”, asegura.

De acuerdo con Felipe Palacios, el fuerte de AbbVie es su pipeline, que consiste en satisfacer las necesidades del mercado a través del crecimiento de su portafolio de moléculas en investigación. Por ejemplo, en inmunología cuentan con más de 20 moléculas en investigación, en tanto que, en oncología, suman una cifra superior a los 200 estudios clínicos activos a nivel global, actividades que les asegura un futuro altamente competitivo y promisorio en la industria.

 

Planes a mediano y largo plazo

En los próximos tres a cinco años, AbbVie espera lanzar más de una decena de nuevas moléculas e indicaciones (a nivel mundial) de alto impacto en las áreas terapéuticas mencionadas líneas arriba.

“Nuestra meta es seguir teniendo el liderazgo indiscutible en inmunología. En oncología, área que es relativamente nueva para nosotros, pensamos ser líderes en tumores líquidos (hemato-oncología), con moléculas que ya hemos lanzado y que esperamos lanzar en un futuro cercano”, explica Felipe Palacios.

Destaca que uno de los factores determinantes en el éxito de la compañía es la excelencia operacional de sus funciones, que parte de una eficiente cultura organizacional (derivada de una compleja matriz corporativa) en la cual los líderes de la compañía y de sus afiliados, se desempeñan en un ambiente laboral que permite el trabajo en equipo de las diferentes áreas funcionales al interior de la organización, tales como mercadeo, médica, acceso, pacientes, regulatoria, ventas, etcétera.

“Eso es cultura, es el mindset; la forma cómo le damos entrenamiento a nuestros empleados para que sean muy abiertos mentalmente. Que tengan esa capacidad de trabajar conjuntamente, poder alinear objetivos y poner lo que llamamos All for one AbbVie, siempre por delante. Antes de nuestra responsabilidad funcional está nuestra responsabilidad corporativa, nuestra responsabilidad ante el paciente”, detalla.

Para garantizar un eficiente trabajo en equipo, AbbVie ha ideado el concepto de brand teams (equipos de marca) que, a diferencia de los demás en la industria donde, en las estrategias dominan las áreas comercial y de mercadeo, estos son los arquitectos y directores de la estrategia de marca.

“En esa mesa se sientan todas las áreas funcionales, y ese trabajo en equipo, esa forma de ver el negocio desde diferentes ángulos, es lo que trae ideas nuevas, diferentes, que nos hacen superiores cuando vamos a hablar con nuestros clientes y, finalmente, atender a nuestros pacientes”, explica.

Un paso adelante

Una de las tareas primordiales de AbbVie es contar con la habilidad estratégica para anticiparse a los constantes cambios de la dinámica industria farmacéutica latinoamericana. Para ello, Felipe Palacios detalla que, en la Región Norte, la compañía se aboca a fortalecer la mentalidad estratégica de los empleados, para que ésta no nazca del gerente general o del cuerpo directivo, sino desde debajo de la organización.

“Debemos visualizar el futuro y ese futuro tiene que ser visto de una manera uniforme. Tiene que estar alineado entre todos y poder coordinar, entendiendo hacia dónde se va a mover el mercado. La capacidad y mentalidad de pensamiento estratégico es algo que estamos haciendo muy bien, pero seguimos impulsándola porque creo que es algo que nos va a fortalecer mucho a largo plazo”, asevera el directivo.

Para Felipe Palacios, otra de las grandes fortalezas de la compañía, además de sus innovadores portafolios de medicamentos y moléculas en investigación, es su envidiable cultura AbbVie, la cual genera una fuerte atracción y retención de talento.

“Aquí en Colombia la rotación de talento en la industria es de alrededor del 10%. Nosotros estamos en la mitad de eso, lo que quiere decir que logramos retener y atraer el mejor talento en la organización y en la industria, y esa es la cultura”, afirma, y añade que además de unos competitivos paquetes de compensación, sus empleados cuentan con una recompensa emocional importante al ver, con orgullo, la diferencia en la vida de los pacientes.

“Los empleados en AbbVie se caracterizan por ser aquellos que dan el 200% en todo lo que hacen”.

Otro punto sólido de AbbVie es contar con una sofisticada cadena de suministro global y plantas de manufactura con tecnología de punta que asegura los más altos estándares de calidad en la industria mundial.

“Los productos llegan al país y nosotros nos encargamos de la distribución y la comercialización. Trabajamos con proveedores locales para toda la distribución, el proceso de transporte”, comenta el estratega, y añade que en este proceso la compañía se ciñe a sólidos principios éticos y de cumplimiento tanto de leyes como de normas locales y de sus políticas internas.

“En AbbVie decimos que 99.9% no es suficiente, tiene que ser 100% todos los días, y eso también es algo que nos diferencia y que nos da una calidad muy fuerte en la parte logística de la empresa”, apunta. Uno de los logros más importantes que AbbVie ha tenido en la región, de la mano de sus socios estratégicos, ha sido agilizar la compañía y para ello, bajo el liderazgo de Felipe Palacios, crearon un hub donde opera su back office. La administración quedó anclada en Colombia y crearon brazos comerciales en los demás países.

“Para nosotros fue un factor crítico de éxito para poder manejar una región con 23 países, 23 gobiernos, 23 sistemas de salud; es un modelo de gran complejidad y la única manera de hacerlo exitosamente es con una gobernanza simple”, advierte.

Explica que en todos los países en los que operan cuentan con equipos de campo (infield teams) distribuidos geográficamente, mientras que el cerebro de la compañía se localiza en Colombia, favoreciendo la agilidad y dinámica de la organización lo cual redunda en la satisfacción de las necesidades de sus clientes.

Con la solidez de una estrategia de esta envergadura, AbbVie se apresta a seguir consolidando su liderazgo en la región y continuar marcando la pauta de la industria con una incansable agenda de productos innovadores basados en los más altos estándares de investigación científica y enfocados a un creciente número de pacientes.

“Nuestro mantra es: nosotros no sólo hacemos medicinas, sino hacemos la diferencia”, concluye Felipe Palacios.