Carlos Slim: la vida desde el Olimpo

//Carlos Slim: la vida desde el Olimpo

Carlos Slim: la vida desde el Olimpo

El mundo escucha cuando Carlos Slim, fundador de Grupo Carso, habla.

Una de las más recientes apariciones públicas de Carlos Slim Helú fue para defender a México, acotar las declaraciones de Donald Trump y fijar postura “política” sobre el nuevo gobernante estadounidense. El magnate mexicano sintió que su deber patriótico era realizar una conferencia de prensa en enero para hablar sobre el estado de su país después de una semana de la controvertida presidencia trumpista.

En sus primeros siete días en el cargo, el nuevo mandatario estadounidense ordenó la construcción de un muro fronterizo entre Estados Unidos (EU) y México, aprobó una serie de políticas antiinmigrantes, creó una crisis diplomática con su vecino del sur a través de Twitter y luego parchó las cosas.

“No se preocupe” fue el mensaje principal de Slim durante una larga conferencia de prensa en la que continuamente se refirió al libro de Trump Crippled America: How to Make America Great Again. “¿Todas esas declaraciones impactantes que Trump hace regularmente? Son sólo parte de su estilo de negociación”, explicó el influyente empresario.

“Trump no es ‘Terminator’”, dijo. “Él es ‘negociador’”. “Lo peor que puede hacer es enojarse”, dijo en otro momento. “Puede que esté provocando la negociación”. Y mientras no se lleven a cabo esas negociaciones, “todo sigue igual”.

Después de su toma de posesión, la charla fue otro acontecimiento surrealista: el hombre más rico de México se convirtió en el principal animador nacional.

Slim, quien amasó su fortuna (tradicional en la lista de Forbes) en el respaldo de las débiles leyes antimonopolio del país, no solo apoyó a México, sino a su asediado mandatario, Enrique Peña Nieto.

“Tenemos que respaldar al presidente mexicano para defender nuestros intereses nacionales”, dijo.

Slim ve grandes ventajas para México si Trump logra el nivel de crecimiento económico que ha prometido para su nación. Personalmente, declaró, sus negocios en EU pueden ganar si el estadounidense lleva a cabo planes para reducir los impuestos.

El empresario mexicano también argumentó que México está en una posición fuerte para sentarse con el nuevo inquilino en la Casa Blanca, a quien calificó de inteligente; con sentido común.

Trump puede insistir en el déficit comercial de EU con México y la migración de empleos al sur de la frontera, pero millones de consumidores de allá se benefician de productos más baratos “hechos en México”, señaló.

Estados Unidos también depende de la mano de obra de su vecino del sur.

“Incluso el muro tendrá que ser construido por los mexicanos”, dijo. “¿Quién más lo va a hacer? Hay que ocuparnos, en vez de lamentarnos”, expresó de manera tajante.

La otra conferencia de prensa a la que convocó Slim ocurrió en abril. Ahora el tema fue la construcción del nuevo aeropuerto en la Ciudad de México (CDMX) que, con las campañas políticas en México, creó una disputa entre los candidatos a la presidencia en México, iniciativa privada y Gobierno Federal. Carlos Slim defendió su construcción y viabilidad, cuya existencia ha sido cuestionada por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Slim, cuyas empresas participan en la construcción de pistas y el edificio terminal del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), dijo que la edificación de esa obra no debe estar a discusión, sino los efectos positivos que traerá a beneficio de los mexicanos y la población aledaña del extinto Lago de Texcoco, en el Estado de México. Está claro que Slim tiene posiciones claras y cuando las tiene que externar se encarga de que haya el suficiente eco.

DE DÓNDE VIENE SLIM

En 1904 Julián Slim, padre de Carlos, junto con su hermano José (13 años mayor que él), se mudaron de Tampico, Tamaulipas, a la Ciudad de México y formaron la sociedad mercantil llamada La Estrella de Oriente, bautizada así en honor a Líbano, su país de origen.

La Estrella de Oriente fue una importante mercería ubicada en la calle de Capuchinas (hoy Venustiano Carranza) que, con el paso de los años y dada la enorme dedicación al trabajo de Julián así como su gran talento empresarial, progresó y creció. En agosto de 1926, Julián Slim y Linda Helú se casaron en la capital del país. Cuatro años más tarde nació su hija, Nour, dos años después Alma, a la que le siguiern Julián y José, Carlos y Linda.

Carlos Slim Helú nació el 28 de enero de 1940 en la CDMX, donde aprendió a muy temprana edad el valor de la familia como prioridad en la vida. También desde muy niño, recibió sus primeras enseñanzas empresariales, ya que Julián les daba a sus hijos una libreta de ahorros junto con su habitual “domingo” y semana a semana, a fin de que administraran sus ingresos y egresos, la revisaban con él, veían sus gastos, compras y movimientos.

Fieles a esta regla, los hijos de Julián llevaban sus propios balances personales e iban viendo cómo se desarrollaba positivamente su propio patrimonio.

A partir de entonces, para el pequeño Carlos la inversión y el ahorro se volvió parte de su vida. Para él esto significó el nacimiento de su vocación empresarial, misma que pronto pondría en marcha al abrir su primera chequera y comprar acciones del Banco Nacional de México, con tan sólo 12 años de edad.

Slim Helú estudió en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde cursó la carrera de Ingeniería Civil, y en la que impartiría la cátedra de Álgebra y Programación Lineal, ésta la daba mientras cursaba la carrera, es decir, que era alumno y profesor al mimso tiempo.

En 1965, cuando tenía 25 años de edad, fincó la base de Grupo Carso. Constituyó Inmobiliaria Carso en enero de 1966, tres meses antes de casarse con Soumaya Domit Gemayel, de ahí que el nombre Carso viene de las tres primeras letras de Carlos y las dos primeras de Soumaya.

Desde la década de los 80, Slim se destacó como empresario en diversos rubros industriales, inmobiliarios y comerciales. En 1982 fue una etapa crítica en la historia del país, con la crisis de deuda, la nacionalización de la banca y las finanzas del país prácticamente paralizadas, Carlos Slim y su Grupo Carso se propusieron invertir en forma intensa y activa.

SLIM A PASO FIRME

Las compras más conspicuas, por prósperas, que hizo Slim fueron indudablemente Teléfonos de México y Radiomóvil Dipsa. En 1990, adquirió Telmex, en sociedad con SBC y France Telecom, e inició una nueva etapa en su desarrollo empresarial, en un sector estratégico a nivel mundial.

A lo largo de 28 años, Telmex ha invertido en infraestructura de telecomunicaciones en el país más de 34,000 millones de dólares y los ingresos reportadas a diciembre de 2017 fueron por $98,502 millones de pesos (4,900 millones de dólares).

La otra empresa fuerte es América Móvil; gran ejemplo de creación de valor para los inversionistas. A partir de 1996 fue pionera e innovadora mundial del sistema de prepago celular.

En 1990, Radiomóvil Dipsa (hoy Telcel, en México; América Móvil en Latinoamérica) tenía 35 mil clientes, para diciembre de 2017 sumaba más de 73 millones de usuarios sólo en México y una plantilla de 57,400 personas. Los ingresos en 2017 fueron por $51,632 millones de dólares.

Carlos Slim ha dejado la mayoría de los Consejos de sus empresas y actualmente se desempeña como Presidente del Consejo de Administración de Impulsora del Desarrollo y el Empleo en América Latina, S.A. de C.V. (IDEAL), Presidente de Fundación Telmex, A.C., Presidente de Fundación Carlos Slim, Presidente del Comité Ejecutivo del Consejo Consultivo de Restauración del Centro Histórico, así como Presidente de la Fundación del Centro Histórico, A.C. Una larga lista, sin duda.

Inspirado en su padre, Slim escribió en papel y con pluma, (no le gusta usar computadora) un decálogo para llevar los negocios de manera ágil, con honestidad y que reporten ganancias tanto a su causa como para beneficio de los usuarios.

  • DECÁLOGO DE NEGOCIOS

  • Mantén estructuras organizativas simples, niveles jerárquicos mínimos; proporciona el desarrollo humano e interno de los ejecutivos; ofrece flexibilidad y toma de decisiones rápida; trabaja con las ventajas de una pequeña empresa.

  • Mantén la austeridad en los buenos tiempos fortalece y acelera el desarrollo de la empresa y evita los ajustes drásticamente amargos en tiempos de crisis.

  • Enfócate en la modernización, el crecimiento, la capacitación, la calidad, la simplificación y la mejora continua de los procesos de producción. Aumenta la productividad y la competitividad, reduce los costos y los gastos mediante el uso de puntos de referencia globales.

  • Las empresas nunca deben estar limitadas por el tamaño del dueño. No te sientas grande en un pequeño corral. Minimiza la inversión en activos no productivos.

  • No hay desafío insuperable trabajando unidos y con visión clara de los objetivos y el conocimiento de las herramientas.

  • El dinero que sale de la empresa siempre se evapora; por eso reinvertimos las ganancias.

  • La creatividad corporativa no sólo se aplica a los negocios, también a resolver muchos de los problemas de la sociedad. a través de las Fundaciones del grupo.

  • El optimismo firme y paciente siempre rinde sus recompensas.

  • Todos los tiempos son buenos para aquellos que saben cómo trabajar y tienen los medios para hacerlo.

  • Nuestra premisa es que nos vamos sin nada. Sólo podemos hacer cosas mientras estamos vivos. Los empresarios crean la riqueza que administran temporalmente.

2018-11-06T19:32:26+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!