Cenagas: energía a todo poder

Cenagas: energía a todo poder

En la nueva era del sector energético en México, David Madero se desempeña como Director General de Cenagas.

David Madero Suárez es uno de esos líderes que están destinados a formar parte de la historia.

Y es que, gracias a la reforma energética, el gobierno federal creó, en agosto de 2014, el Centro Nacional de Control del Gas Natural (Cenagas) y desde entonces David Madero encabeza dicho organismo operando tanto como gestor técnico del Sistema de Transporte y Almacenamiento Nacional Integrado de Gas Natural (SISTRANGAS), y como transportista de gas natural en dicho sistema, operando y manteniendo sus propios ductos.

La misión actual de Cenagas es garantizar la gestión, el transporte y almacenamiento necesarios para el abasto seguro, confiable y eficiente de gas natural en el país, por lo que, sin duda, en 2025 Cenagas será internacionalmente reconocido como un gestor técnico a la vanguardia y como un transportista de gas natural seguro y competitivo.

Los ambiciosos objetivos de expansión en la red nacional de gasoductos, detonados por la presente administración, abrieron la posibilidad de que la inversión privada, nacional y extranjera, participen activamente en la construcción de gasoductos en amplios trayectos del territorio nacional hasta ahora desprovistos de la posibilidad de acceder a dicho combustible.

Cenagas es el organismo responsable de la liberalización del mercado de transporte de gas natural en México y, a la vez, debe supervisar que la infraestructura sea lo suficientemente moderna y acorde con los estándares internacionales de los países desarrollados.

“Buena parte del trabajo que tenemos es garantizar el acceso abierto al sistema de gasoductos y la mayor posibilidad de participación para las entidades privadas en todos sus negocios”, afirma el directivo.

Detalla que el hecho de tratarse de un startup le permite mayor agilidad de operaciones dado que no recibieron herencia de empleados ni pasivos de la época de Pemex cuando fungía como paraestatal monopólica en el sector.

“Lo que sí obtuvimos fue la transferencia de activos para el transporte de gas natural, que incluyen ductos, estaciones de compresión, medición, etcetera”, dijo.

 

ERA DE SUBASTAS PARA RESERVA DE CAPACIDAD Y LICITACIONES

Apenas sentado en su oficina puso manos a la obra y lideró en 2016 la primera subasta de capacidad de transporte en el ducto de internación conocido como NET México Pipeline, del cual se adjudicó 29% de la oferta. En esta histórica subasta participaron compañías de la talla de BP Energía de México, Fábrica de envases de vidrio de San Luis Potosí, e Industria del Alcalí.

“Hemos suscrito más de 30 contratos con nuevos clientes para transportarles gas natural, lo cual cubre su necesidad de usar la capacidad de transporte del sistema, hasta que nos acerquemos al estándar de transportación de gas estadounidense y canadiense”, afirma.

El primer reto que sorteó la recién formada empresa, detalla, fue recibir la transferencia de 8,610.797 kilómetros de ductos, y al mismo tiempo contar con contratos de servicio para continuar con las operaciones sin crear conflicto entre los usuarios.

“Teníamos contratos de servicios diversos con Pemex cuando iniciamos las operaciones en 2015, en materia fiscal, regulatoria, comercial y cumplimiento regulatorio, en muchos servicios; todo lo que se tenía tercerizado”, comenta.

Cenagas actualmenta realiza, por cuenta propia a nivel corporativo, las funciones que requiere en materia legal, financiera y de tecnologías operacionales, por mencionar algunas.

“Estamos trabajando en el desarrollo de la capacidad de esta compañía basada en la satisfacción del cliente. (…) También nos enfocamos en los recursos financieros. Hemos sido capaces de crear una compañía redituable desde su nacimiento y crear dividendos para nuestros accionistas a final de año”, explica, y añade que uno de sus objetivos prioritarios es que la empresa se mantenga como uno de los mejores lugares para trabajar, para asegurar el óptimo desarrollo de las capacidades técnicas de sus empleados, y para cumplir sus expectativas de resultados.

Madero señala que la Subasta de reserva de capacidad de transporte de NET México Pipeline se orientó a ductos del lado estadounidense y son los que abastecen de gas natural desde Texas hasta conectarse con el sistema Los Ramones.

“Hemos logrado crear un ambiente positivo con muchos comercializadores de Estados Unidos y europeos como BP o Shell, por ejemplo, que han estado del lado americano y que han venido a México para aprovechar estas oportunidades”, subraya.

Cenagas cumple con el mandato de atender las necesidades de los consumidores de gas natural para interconectarlos.

En tres años se han realizado 24 interconexiones, 10 están en trámite y se tienen 126 solicitudes. Todos estos trabajos están en procesos de certificación de calidad (ISO 9001).

Madero asegura que en operación y mantenimiento de ductos (ambas tareas de muy alto costo) al menos existen 20 compañías privadas interesadas en participar en el corto plazo. Sin duda una buena noticia para una firma transportista.

Otro reto importante es lograr mantener un alto estándar de calidad en el servicio, sobre todo en un sector tan especializado en el que existen jugadores de alto nivel como TransCanada e IEnova, por mencionar un par.

“Tenemos que operar de una manera más confiable y económica para poder ser la compañía con el mejor reporte financiero. Estamos cambiando el gobierno corporativo de una gran empresa nacional, como Pemex, a una nueva orientada a la rentabilidad, al igual que las privadas. Queremos ser como ellas y luego mejores”, advierte.

Explica que cuentan con media docena de proveedores estratégicos, principalmente orientados a servicios de operación y en construcción de infraestructura para el desarrollo y operación de ductos de gas de alta presión.

“Nuestra relación de proveeduría ha sido un poco dura porque una petrolera estatal como Pemex no tiene el ADN para ser proveedor de servicios, pero luego de la Reforma Energética mucha gente dentro de Pemex lo ha entendido y hemos sido capaces de trabajar muy bien con ellos”, detalla.

Las tareas incluyen rehabilitación y mantenimiento en gasoductos y compresoras, el Sistema de Control y Adquisición de Datos (SCADA), la integridad basada en riesgo, modernización de sistemas de monitoreo y estaciones de medición, y transporte de datos para tecnologías operacionales.

Cenagas sabe que su principal desafío es satisfacer al cliente, algo impensable en una compañía monopólica. En esta realidad en la que se enfrentan a muchos competidores altamente calificados, están conscientes que la excelencia en el servicio es el nombre del juego.

En tanto que internamente el reto es servir de catapulta para que sus empleados crezcan profesionalmente y que la tecnología sea el hilo conductor de la productividad del corporativo.

“Tenemos una serie de retos, pero Cenagas está muy claro en identificar muchas oportunidades tras el legado de Pemex, con ductos de 35 años de edad en promedio. (…) Tenemos un claro plan estratégico para cumplir con los requerimientos de energía de México para garantizar una enorme productividad a la economía mexicana”, concluye David Madero, quien ya prepara su agenda para la segunda temporada abierta de asignación de capacidad.