Chocolate con impacto social

//Chocolate con impacto social

Chocolate con impacto social

Camilo Romero es CEO de Luker Chocolate, empresa familiar colombiana.

Una compañía familiar como Luker Chocolate, históricamente afincada en Colombia y compitiendo en ese mercado, logró el salto cuántico de integrarse al mercado global a partir de la llegada de Camilo Romero, en calidad de CEO, dentro del marco de una estrategia de valor compartido.

“Quiere decir que, a medida que el negocio iba creciendo, su impacto social, económico y ambiental, en el campo colombiano iba creciendo y eso nos daba la posibilidad de crear un círculo virtuoso, de manera que, si uno crecía, el otro crecía más, y eso es lo que estamos viendo en el mercado”, asegura el estratega.

Para Camilo Romero la calidad y sabor de sus productos marcan la diferencia que los distingue de la competencia, y es que están elaborados con cacao fino de aroma. Luker Chocolate ofrece a sus clientes el unirse a la cadena, dado que integran desde los cultivos de cacao hasta el producto final, mismo que elabora para las marcas de sus clientes, lo cual les permite conectar a sus consumidores con el impacto positivo que eso conlleva en el campo y en los distintos territorios de Colombia.

“Hoy en día es una oferta de alto valor porque una aspiración de todo consumidor es que lo que está consumiendo tenga un impacto positivo en el mundo. Esa combinación hace que nuestro chocolate sea único en el mundo”, detalla.

Explica que Luker Chocolate carece de imagen frente al consumidor dado que fabrica marcas de terceros e ingredientes de chocolate para la industria, y lo que hacen es brindar la posibilidad a sus clientes, que sí tienen marcas, para crear productos con propósito y convertirse en factor clave de la estrategia de los clientes.

Luker Chocolate fabrica productos de valor agregado medio, que son ingredientes básicos, y también chocolates terminados, que son los de mayor valor agregado. En estos renglones ha sabido liderar el mercado y para consolidar posición se aboca a llevar a cabo agresivos planes de crecimiento en el corto y mediano plazo.

“Nos quedan seis meses para terminar la ampliación (duplicando) de la planta de producción. Y en la parte alta de la cadena estamos creciendo en nuestros cultivos empresariales propios de campos de cacao que forman unos clusters en diferentes regiones”, afirma.

Sumado a lo descrito arriba, el empresario detalla que, apalancados en los cultivos empresariales, que constan de entre 500 y 1,000 hectáreas en cada región, desarrollan una estrategia de medianos y pequeños productores para completar su oferta, desde el principio de la cadena para, con esta base, profundizar principalmente en los mercados de Norteamérica (desde México hasta Canadá) y el europeo.

MODELO DE PRODUCCIÓN ÚNICO

Desde el inicio de la cadena es cuando Luker Chocolate integra a sus proveedores como parte de sus eslabones brindándoles, y transfiriéndoles conocimiento y tecnología para que sus cultivos de cacao produzcan de una a dos toneladas, dependiendo

de las prácticas que adopten, cuando, en promedio los productores en el mundo generan sólo 300 kilos por hectárea.

“Basados en este crecimiento, primero de la cantidad, y después de la calidad del cacao, es lo que nos lleva a mayores eficiencias

en nuestra operación de producción. Hacemos alianzas con el campo colombiano para el impacto positivo en sus regiones y también para aumentar su productividad”, asevera Romero.

Por otra parte, explica que realizan alianzas y colaboraciones con clientes para la cocreación de productos y para lo cual entienden

la estrategia de sus clientes y de sus marcas para entregarles el producto más adecuado según su perfil de negocio.

Al momento Luker Chocolate enfoca sus operaciones en seguir desarrollando capacidades, especialmente en innovación de productos, dado que son conscientes que compiten en un mercado muy dinámico. Para concretar esta meta confían en que la experiencia de más de 110 años que han fincado en el segmento sea clave para poder adaptar esas ventajas competitivas con las que cuentan y cumplir con el reto de lanzar al mercado cada vez más productos innovadores.

De acuerdo con Camilo Romero, uno de sus diferenciales más importantes frente a la competencia se encuentra en la cadena de suministro.

“No hay ninguna compañía en el mundo, que juegue en este mercado, que tenga el grado de integración de toda la cadena de suministro como la tiene Luker Chocolate”, señala el directivo.

A esto se suma, según el estratega, que el exclusivo sabor de su chocolate les permite a los clientes diferenciarse, a su vez, de sus competidores. Esta combinación, señala, permite que el chocolate sea con propósito dado que su consumo genera un impacto positivo en los territorios colombianos, y es que 95% del aromático que Luker Chocolate adquiere proviene de pequeños productores de este país sudamericano. A este insumo se añaden otros como azúcar, leche, los empaques, y una serie de maquinaria nueva para su planta de producción.

Todo esto lo logran a través de las mencionadas alianzas estratégicas, que resultan claves para el negocio porque hacen que se conecten mejor desde el consumidor hasta la primera parte de la cadena de suministro.

“Permiten estrechar mucho más la relación con los clientes y transmitir mucho mejor ese mensaje que viene desde el campo en la medida que hay una confianza con la alianza que se genera, ellos se apropian de esas historias en el campo colombiano que pueden transmitir a su mercado”, subraya.

Destaca que, dado que el mundo del cacao se “alimenta” de pequeños productores, Luker Chocolate se aboca a afianzar la cadena de suministro a través de las llamadas alianzas productivas, un sistema que garantiza la óptima administración. Éstas se realizan con una red aproximada de 15 asociaciones de pequeños productores regionales, como las de Tumaco y Huila, por mencionar un par, las cuales se distinguen como importantes focos de desarrollo para la compañía.

De la mano de Camilo Romero, la estrategia de Luker Chocolate es un caso único en la industria en la fabricación de productos con propósito que dotan no sólo de beneficios económicos para los involucrados en la cadena de valor, sino además en la aportación de mejoras en los segmentos sociales y ambientales.

Una organización de este tipo sin duda es ejemplo global gracias a que su estrategia genera un círculo virtuoso en el que de igual manera gana la empresa y las comunidades regionales de pequeños productores de cacao en Latinoamérica.

2019-07-11T07:43:03+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!