José Antonio Rojo es el gran estratega de BEHR México.

Cuando José Antonio Rojo asumió el cargo de Director General de BEHR México lo primero que notó fue la enorme oportunidad que ofrecía el país para transformar la categoría de pinturas.

“Había una oportunidad de traer muchísima innovación, principalmente en productos y mucha tecnología”, explica.

Justo esa ha sido la vocación de BEHR, desde su fundación en 1947, y lo que le ha permitido transformar espacios que no sólo se vean bien, sino, que se sientan bien con el compromiso de crear productos de calidad y alto rendimiento.

Con equipos de investigación y desarrollo trabajando en laboratorios de India y Estados Unidos, BEHR es un incansable creador de innovación para la industria.

“En los dos años y medio que llevo liderando la empresa ese ha sido uno de los caminos principales, y otra oportunidad que vi cuando asumí el cargo de Director General era aumentar la participación de mercado a través de mayores ventas y transformar la experiencia del cliente”, recuerda.

La oportunidad que vislumbraba en el punto de venta era la posibilidad de contar con vendedores que tuvieran no sólo el conocimiento técnico necesario sino la capacidad de transformar la experiencia del cliente y generar un segmento Premium que poco desarrollo tenía en el mercado.

ALTA TECNOLOGÍA

Para José Antonio Rojo, una de las ventajas que posicionan fuerte a BEHR es que la nanotecnología que desarrollan en sus laboratorios les da la posibilidad de ofrecer a sus clientes productos de alta seguridad y confiabilidad “con acabados que no generen microbios, resisten a hongos, que no generan compuestos orgánicos volátiles que, de pronto, hagan sentir olores fuertes”, comenta.

Con apenas ocho años en el mercado, BEHR es una marca que ha sabido posicionarse muy sólidamente en el mercado y en instituciones de la talla del Museo Mexicano de Diseño que le solicitó su pintura por considerarla la única capaz de preservar su sede, un edificio colonial de incalculable valor histórico ubicado en el Centro de la Ciudad de México.

Otro ejemplo es el reconocido Instituto Nacional de Ciencias Médicas Salvador Zubirán, que prefirió los productos de BEHR dado que garantizan un confiable nivel sanitario, un imperativo en inmuebles dedicados a la salud.

A lo anterior se suma una reciente invitación para renovar las emblemáticas esculturas de la llamada Ruta Olímpica de 1968, en la Ciudad de México, gracias a la alta resistencia que ofrecen los materiales con los que está creada su oferta de pinturas.

“Es parte de ese posicionamiento que vamos a seguir haciendo, acompañado del nivel más alto del mercado en el Net Promoter Score (NPS), que no es más que una forma de medir la satisfacción y recomendación del cliente, lo cual nos da mucho orgullo”, apunta, y destaca que BEHR quiere seguir haciéndole ver a sus clientes, de los segmentos Profesional y Hágalo usted mismo, la importancia de contar con una pintura y un recubrimiento de alta calidad, y paralelamente buscando posicionarse como una marca que se preocupa por el bienestar de las personas.

La expansión de BEHR ha sido tan dinámica que hoy ya detenta cerca del 7% de participación de mercado en el segmento Premium, sin embargo, para mantener este ritmo echa mano de sistemas de gestión y métricas que le permite anticipar el desempeño del mercado y una serie de herramientas de previsión muy características de la cultura BEHR.

“Si de pronto nos damos cuenta de que tenemos una oportunidad para poder eficientar la carga en un camión aplicamos unas de estas herramientas enfocadas a mejorar el proceso operacional.

“Esta herramienta presenta equipos colaborativos, comerciales y de operación. Invitamos a nuestros socios y proveedores a subirse a estas sesiones y buscamos áreas de mejora continua. Nos planteamos objetivos mensuales para buscar eficiencias en el proceso, y eso es lo que nos permite anticiparnos al crecimiento”, subraya.

DIFERENCIADORES EN EL MERCADO

De acuerdo con el directivo, uno de sus grandes diferenciadores en la industria es la consistencia de color que ofrecen sus productos, algo clave para aquellas compañías de las ramas constructora, hotelera y hospitalaria, por mencionar algunas, que buscan mantener un mismo color en todas sus instalaciones, lo cual les da identidad a lo largo del país, y que BEHR les garantiza dado que cuenta con una fuerza comercial propia que les asegura esa consistencia.

Otro gran diferencial de BEHR es la alta tecnología que existe detrás de sus colores. José Rojo la compara al ejemplo de los colores en televisión en donde la definición de la imagen mejora a medida que se suman más puntos de color.

“Nosotros dividimos una onza (de pintura) hasta en 400 partes, cuando la competencia no siempre lo puede hacer eso te habla muchísimo de la diferenciación”.

La manera en la que BEHR transforma la experiencia del cliente es algo distintivo de la marca que le ha permitido posicionarse muy fuertemente a través de su fuerza comercial y de la experiencia en el punto de venta. Comenta que BEHR cuenta con ocho centros de distribución en EU y siete plantas.

“Tenemos que ver continuamente cuál es la mejor manera de traer los productos adecuados a México. Debemos cuidar los tiempos, los temas con aduanas, y tránsito, para eficientar el capital de trabajo”, explica.

Con sus proveedores y clientes hacen uso de herramientas de mejora continua y operacionales que incluyen modelos predictivos.

“No es un tema que hagamos necesariamente solos, sino que lo traemos a la mesa de discusión. Hacemos este tipo de sesiones colaborativas que no se quedan en una sola reunión, sino que es todo un proceso de seguimiento a través de estos indicadores”.

Hace hincapié en que no todos los proveedores califican para trabajar con ellos dado que cuentan con robustos procesos de cumplimento que incluyen temas de lavado de dinero.

Luego de cerca de una década en México, BEHR ya cuenta con cerca de 7% de participación de mercado, con crecimientos de doble dígito.

“Con nuestros socios estratégicos buscamos alineación; somos una compañía orientada al crecimiento, muy rápida, que no deja de ser muy familiar; si bien es internacional pero todavía tiene ese ADN, y eso es lo que buscamos en nuestros proveedores y socios con relaciones de largo plazo”.

Destaca que las discusiones con sus proveedores son orientadas a que ambos inviertan dado a que vislumbran una gran oportunidad en México.

Por otro lado, José Antonio Rojo señala que la efectividad de la cadena de suministro se garantiza gracias a que BEHR México reporta a un equipo internacional del cual toman las mejores prácticas, no solo de operación en Estados Unidos, sino también de Latinoamérica (Chile, Panamá) y China.

Por lo pronto BEHR se enfoca en continuar transformando la categoría de pinturas Premium en México tanto en el segmento Profesional como en el Hágalo usted mismo, a través de un esfuerzo permanente por generar innovación y tecnología de punta para sus clientes.

“Una diferenciación clave para nosotros es transformar la experiencia de nuestros clientes cuidando siempre la calidad, rendimiento y consistencia en el color con productos amigables con el medio ambiente”, concluye.

Con los elementos citados líneas arriba, BEHR se consolida como puntal en la transformación de los estándares de la industria de pintura de alta gama en México, y en el mundo, desde su fundación en 1947 de la mano de su creador Otto Behr Jr.