De Colombia para el mundo

//De Colombia para el mundo

De Colombia para el mundo

José Manuel Daes dirige Tecnoglass, empresa colombiana de vidrios sofisticados que cotiza en NASDAQ.

Con experiencia que se remonta a 1984, Tecnoglass es una compañía colombiana, asentada en Barranquilla, que ha desarrollado los vidrios más sofisticados, lo mismo para edificios de tamaño mediano como para grandes rascacielos en diversas partes del mundo, especialmente en las ciudades más importantes de Estados Unidos.

Su fundación se debió a la gran demanda que generaba su compañía hermana C.I. Energía Solar ESWindows, que se desempeñaba estupendamente en el renglón de vidrio para ser instalado en ventanas de edificios y casas habitación.

Una de las grandes ventajas competitivas de Tecnoglass es que los vidrios de alta calidad, que fabrican en un moderno complejo industrial de 260 mil metros cuadrados, son hechos a medida de las necesidades de los proyectos inmobiliarios de sus clientes.

“Nos sentamos con ellos y realizamos, junto con el arquitecto, varios diseños para cada proyecto. Ofrecemos los tiempos más cortos en la industria porque estamos integrados y podemos hacer diseños para ventana (con aluminio) en 30 días en el mismo sitio de trabajo; algo que es único en la industria”, señala José Manuel Daes, CEO de Tecnoglass.

La empresa se posiciona en el liderazgo en cuanto a transformación de vidrio arquitectónico en América Latina y segundo fabricante más grande en Estados Unidos.

Cuenta con un creciente número de clientes en el Continente Americano, geografía a la que el mercado estadounidense aporta la mayoría de los ingresos.

Su menú de soluciones abarca usos múltiples tan amplios que van desde fachadas, y unidades de refrigeración, hasta electrodomésticos, entre muchos otros. Se suman al repertorio productos como vidrios acústicos ideados para espacios con control de temperatura y reducción de ruido, además de vidrios laminados de alta tecnología.

HUELLA EN EL CONTINENTE

Tecnoglass ha dotado de sus productos, entre otros, al Aeropuerto el Dorado (Bogotá), el Centro Médico de Imbanaco (Cali), Trump Plaza (Panamá), Trump Tower (Miami) y The Woodlands (Houston).

“Ahora contamos con la experiencia para seguir moviéndonos hacia mercados más grandes. El futuro de la empresa es seguir creciendo geográficamente, internándonos con una compañía más integrada en el proceso de nuestro propio vidrio”, detalla el empresario.

Tecnoglass manufactura en su complejo de Colombia con el más estricto estándar de fabricación de vidrio para mantener la fidelidad a su eslogan: “El poder de la calidad”.

Gracias a este rigor en la fabricación hoy sus vidrios lucen en el rascacielos más alto de la Costa Oeste de la Unión Americana, además del 50 United Nations Plaza de Nueva York, y la Universidad de Chicago, sólo por mencionar unos cuantos.

“Ahora estamos creciendo nuestro mercado residencial en Florida, donde es muy fuerte dado que el de rascacielos ha ido a la baja”, señala Daes.

Toda esta experiencia es la que ha posicionado a la compañía en el liderato en términos de innovación en la industria lo que les ha permitido desarrollar un novedoso software con el que agilizan enormemente el desarrollo y entrega de proyectos en beneficio de la empresa y de sus clientes, a quienes acortan sensiblemente los tiempos de entrega.

PROVEEDORES, FÓRMULA DEL ÉXITO

Para el posicionamiento de Tecnoglass ha resultado factor clave el hecho de contar con una eficiente cadena de suministro basada en exigentes estándares de calidad.

“Recibimos el vidrio de muchos proveedores, en tanto que el aluminio es un commodity que adquirimos de diversos vendedores en muchos países. Hemos desarrollado una importante relación con la proveeduría lo que hace que entiendan nuestras necesidades.

“Por ejemplo, nuestro proveedor de vidrio lo almacena en su bodega con lo que evitamos tenerlo en nuestro inventario, lo mismo sucede con los del aluminio, pintura, y varios accesorios. Desarrollamos relaciones fuertes y duraderas para el mutuo beneficio”, comenta.

Daes destaca que siempre escogen a sus proveedores en base a confiabilidad sin escatimar en costos.

La idea es “mantener una cadena de suministro estable de productos de calidad. Nunca vemos el precio porque, como empresa, consideramos tener al proveedor con la calidad más alta porque cualquier cambio del producto o por reemplazos, afectan y resulta más caro”.

Expresa, y afirma que en la larga trayectoria de la compañía han trabajado de la mano de multinacionales de la talla de Dupont, entre otros proveedores familiarizados con el día a día de sus actividades.

Para las operaciones clave del negocio, Tecnoglass cuenta con tres proveedores de vidrio, otros dos o tres de aluminio, y otros más para accesorios, silicón, cascos, etcétera.

“Todo es fundamental porque la más pequeña pieza puede dañar la ventana completa”, apunta Daes, quien calcula que la empresa destina anualmente unos 200 millones de dólares en gasto de proveeduría.

Daes resume el éxito de Tecnoglass en el valor único de la calidad.

“Esta es nuestra clave de crecimiento. No perdemos muchos clientes, al contrario, los ganamos todo el tiempo y están muy agradecidos”, concluye.

Con esta idea Tecnoglass se apresta a seguir agigantando su portafolio de clientes e innovación en productos para una nueva era en la industria.

2019-10-18T11:19:42+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!