Empresa con corazón y ritmo

//Empresa con corazón y ritmo

Empresa con corazón y ritmo

En 1980, Beatriz Fernández fundó la cadena Crepes & Waffles.

Cuando una mujer en Colombia espera un bebé se siembran varios árboles para compensar los que se cortarán para su cuna. Cuando la criatura nace, la placenta y el cordón umbilical se entierran en el monte y se le siembra un árbol encima.

De los árboles y los animales del bosque se sacan parecidas diminutas que se le ponen en el ombligo al bebé, para que crezca con las propiedades de la naturaleza, como la fortaleza del guayabo, la agilidad de la anguila, y así sucesivamente. Esto ocurre en
distintos lugares del pacífico colombiano. Se llama, ombligar.

Estar ombligado es estar conectado, ser uno con el entorno, con el territorio, tener un árbol para cuidar y visitar porque existe una conexión irrompible, el ombligado y el árbol nacieron juntos.

En Crepes & Waffles se declaran ombligados a Tumaco, a su gente alegre y digna, a su música y a sus bosques húmedos, a las aguas que lo bañan y las ballenas que lo visitan, a su cacao fino y de aroma ganador en salones de chocolate de París, Tokio y Nueva York.

Esos cafetaleros de Tumaco son aliados de la empresa Crepes & Waffles, en particular las organizaciones locales Cortepaz, Corpoteva y el Consejo Comunitario Bajo Mira, que cosechan, fermentan, secan y comercializan un cacao nativo regional, sosteniendo tradiciones ancestrales que se resisten a morir frente a la expansión de los cultivos de uso ilícito.

Crepes & Waffles ha sumado fuerzas con Cacao Hunters para comprarle a las organizaciones locales este aromático de sabores únicos y convertirlo en el helado Dulce Tumaco y la Chocolatada caliente, productos que garantizan un mercado y un precio estables para familias comprometidas con la conservación del Bosque Húmedo Tropical.

NEGOCIO BOYANTE

Al cierre del 2015, la cadena vendió $268.823 millones de pesos colombianos (78 millones de dólares) y anualmente, en promedio, sus ventas crecen a un ritmo de 10%. Los números de ese año fueron extraordinarios.

Según el informe a la Superintendencia de Sociedades, Crepes & Waffles tenía un patrimonio neto de $97.552 millones de pesos colombianos (28 millones de dólares), activos por $165.284 millones de pesos colombianos (48 millones de dólares) y utilidades anuales de $20.570 millones de pesos colombianos (casi 6 millones de dólares), lo que le daba a esta empresa de origen familiar la categoría de toda una ‘joya’, con altas expectativas de crecimiento.

La cadena hoy da empleo a 4,000 personas, que están repartidas en ocho países (Colombia, España, Ecuador, Perú, Chile, Brasil, Panamá y México), tiene más de 150 puntos de venta y 22 millones de clientes atendidos al año.

Crepes & Waffles posee 99 locales comerciales en Colombia ubicados en Barranquilla (6), Bogotá (31), Bucaramanga (6), Cali (14), Cartagena (8), Medellín (26), Mosquera (1), Pereira (3), Santa Marta (3) y Villavicencio (1), entre restaurantes y heladerías.

Un video que circuló por redes sociales y que fue publicado en febrero de 2017 por la cuenta de YouTube de una persona identificada como Jazmín Tangarife, muestra una entrevista que le hacen a Beatriz Fernández, CEO de la empresa y creadora del exitoso concepto junto con su ex esposo Eduardo Macías.

Después de la entrevista circularon una serie de rumores acerca de su situación marital, que Fernández se encargó de acallar de forma particular: hizo un rap donde canta y baila y en la letra reclama a los medios la creación y difusión de mentiras sobre la venta de la exitosa marca. Fernández silenció esos rumores y actualmente se mantiene como CEO.

LA FUNDACIÓN

Beatriz Fernández fundó en 1980 junto con su entonces novio y futuro marido, Eduardo Macías, la cadena Crepes & Waffles, a partir de un pequeño local en Bogotá, durante su época universitaria en el Colegio de Estudios Superiores de Administración (CESA).

El crecimiento inicial fue a través de expansiones de locales en Colombia, posteriormente en el exterior, donde a través de aliados operan alrededor de 40.

Fue en 2018 la principal cadena de comida en ventas en Colombia, con $529.040 millones de pesos colombianos (153 millones de dólares) y un crecimiento de 6,9 % con respecto al año anterior.

Posterior a la separación de la pareja hace tres años, Beatriz Fernández siguió como CEO de esta empresa líder en cadenas de comidas en el país.

“Hacer empresa es difícil, mantenerla aún peor, ser exitoso es de gigantes, pero hay que creer”, dijo Fernández durante una entrevista en video.

Uno de los mantras de Fernández es precisamente la frase de la Madre Teresa de Calcuta donde dijo que “las águilas no cazan moscas, deja que los envidiosos se revuelquen en el fango y tú sigue adelante con tu corazón alegre y con el alma en paz”.

2019-09-10T18:22:01+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!