Patricia Martínez es la Presidente de Enerflex Latinoamérica, empresa de procesamiento de gas natural.

 

Apenas hace una década, la industria del gas natural en Latinoamérica estaba dominada por compañías estatales, sin embargo la historia cambió y, hoy en día, son las empresas privadas las que le han dado un auge muy importante al sector con una amplia variedad de grandes consorcios internacionales y los llamados juniors (compañías pequeñas) que han mostrado un creciente interés en exploración y producción en la región, de los que se destacan, por sus importantes reservas y potencial de producción, países como México, Colombia, Brasil y Argentina.

Lo anterior nos lo dice una experta en la materia: Patricia Martínez, Presidente de Enerflex para Latinoamérica, compañía líder en soluciones integrales de compresión, procesamiento de gas natural, y generación de energía eléctrica.

Señala que la transición en la industria latinoamericana, que ha dado lugar al apogeo de los mercados independientes, “ha conllevado un cambio en la visión de cómo se concibe el diseño y la construcción de facilidades de tratamiento y producción, que es básicamente el enfoque de Enerflex”, explica.

La empresa, detalla Martínez, ofrece soluciones integrales desde la boca de pozo hasta los mercados de consumo, como gasoductos para distribución y consumo industrial o residencial, generación de energía eléctrica y fraccionamiento de productos como gas LPG y condensados, entre otros.

“Esto nos ha permitido posicionarnos en la cadena de valor del gas en el área de midstream en Latinoamérica que anteriormente no existía por estar dominado por grandes compañías estatales.

“Inclusive hoy es un mercado muy incipiente, en el cual Enerflex ha podido capitalizar su know how global de diseño y fabricación de plantas, con su experiencia local de construcción e instalación de las mismas, capturando así rápidamente la oportunidad de mercado”.

Apunta que, quitarle al operador el dolor de cabeza de lidiar con facilidades de producción y ponerlas en las expertas manos de Enerflex, que las diseña, construye, y opera de manera más eficiente y dinámica, permite agregar valor a la industria dado que se acortan los tiempos de desarrollo de proyectos y monetización del recurso.

De esta manera se permite llegar más rápido a los mercados de consumo que, en el caso de los latinoamericanos se encuentran en desarrollo de consumo de energía, esto es fundamental para traer prosperidad a las comunidades.

 

SOCIO MÁS QUE PROVEEDOR

De acuerdo con esta estratega de la industria, Enerflex cuenta con un posicionamiento único luego de una presencia de 13 años en el mercado, de los cuales ha dedicado el último lustro a poner en funcionamiento el modelo BOOM (build, own, operate and mantain) por sus siglas en ingles.

“No somos solo un proveedor sino un socio estratégico permitiendo que nuestros clientes logren sus objetivos de producción y distribución en forma más rápida y más eficiente. Esta trayectoria de cumplir con nuestra promesa de valor en tiempo y forma, ha sido el ancla para el posicionamiento que tenemos hoy dentro de este mercado de midstream en Latinoamérica”, afirma.

Hoy en día, con su propia infraestructura, Enerflex mueve diariamente alrededor de 1.5 billones de pies cúbicos de gas natural.

“Mirando al futuro, planeamos incrementar significativamente esta capacidad de infraestructura instalada en Latinoamérica con oportunidades tangibles a partir de la necesidad en la región de producir más gas natural localmente y, de esta manera, transformarlo en energía dando prosperidad a la sociedad.

“Vemos al gas natural como el combustible del futuro, no solo en el rol que tiene hoy en generación y consumo de energía sino también el rol en el que juega y jugará como combustible de transición a la energía del futuro en los próximos 20 años”, apunta.

 

 

Patricia Martínez subraya que, en la región latinoamericana, Argentina y Brasil son grandes potencias de gas natural.

Vaca Muerta (Argentina) se destaca como la segunda reserva probada más grande de gas natural no convencional (shale gas) en el mundo, lo cual hace que el potencial de infraestructura necesaria para monetizar esas reservas sea enorme.

En Brasil sucede algo semejante tras una serie de inversiones que se han ejercido desde el comienzo de siglo para la producción de petróleo costa afuera, su gas asociado tiene el potencial de transformar la industria brasilera del gas a través de su uso para generación eléctrica, consumo industrial y residencial, incluyendo posibilidades de exportación en el mediano plazo.

Por su parte, México cuenta con un alto potencial, sin embargo, se encuentra en un proceso de transición producto de la reforma energética emprendida por el gobierno en el 2015, lo cual determinará la rapidez de la transformación de la industria.

Asimismo, Colombia, goza de una buena perspectiva también gracias a sus importantes recursos con gran potencial de desarrollo en los próximos años.

Para la directiva, el hecho de que Enerflex sea una compañía multinacional, establecida en 17 países y con una trayectoria de más de cuatro décadas, le da la posibilidad de capitalizar constantemente en las eficiencias de economía de escala.

“Este know how tanto de ingeniería, diseño, fabricación, como de operación de infraestructura de gas natural, es compartido a través de las regiones y podemos capitalizar en ello para hacer que la curva de aprendizaje sea mucho más rápida”, detalla, y añade que a esto se suma un importante track record local, sumado a las alianzas estratégicas que han consolidado al paso de los años, con lo cual han llegado a una posición en la que pueden ejecutar sus proyectos y operaciones de la mejor manera.

Enerflex fabrica los equipos de generación eléctrica en Canadá, y, en Estados Unidos, lo que tiene que ver con equipos de compresión, tratamiento y proceso de gas natural.

“El resto es todo procura local. Nuestra cadena de abastecimiento local se basa en compañías de ingeniería, construcción, y proveedores de equipo y productos de fabricación local como válvulas, tuberías, instrumentación y consumibles.” comenta.

Los equipos críticos tanto de tratamiento de gas o de generación de energía eléctrica son fabricados en Norteamérica porque Latinoamérica carece de economías de escala que hagan posible obtener volúmenes de producción de equipos a costos competitivos.

De esta manera, los proyectos cuentan con componentes de equipo crítico 30-40% de Norteamérica y el resto es valor agregado localmente.

 

LÍDER REGIONAL

La estratega identifica varios elementos clave para el éxito de Enerflex en la industria, como su capacidad para entregar proyectos en tiempo y presupuesto, lo cual sería muy difícil de lograr sin su red de alianzas estratégicas, especialmente en áreas remotas, por ejemplo de Colombia o Brasil.

Otros elementos son la consistencia de calidad del producto y servicio que ofrece la compañía.

“Cuando uno entra en un proyecto sabiendo que lo que espera es lo que va a obtener, es mucho más fácil poder ejecutar con confiabilidad. Las alianzas nos permiten llevar a cabo la promesa y los valores de Enerflex a nuestros clientes”, acota.

Patricia Martínez hace hincapié en que, si bien la industria se caracteriza por ser muy tradicional, Enerflex evoluciona de la mano de la tecnología con lo que vislumbra una importante oportunidad para generar valor, no solo mejorando la eficiencia operativa y reducción de costos, sino también agregando valor a sus clientes, dándoles mayor visibilidad en torno a la operación y transformación del ciclo del gas natural.

“Nos hemos embarcado en una iniciativa en la cual estamos digitalizando nuestra plataforma completa de activos.

“Ejecutando un gran programa tecnológico de vanguardia en el que toda la infraestructura operada en el mundo estará digitalizada permitiendo así visibilidad y transparencia operacional en tiempo real, lo cual será capitalizado sin duda por todos los actores en la cadena de abastecimiento, incluyendo el cliente final”, afirma.

La ejecutiva concluye compartiéndonos la idea de que Enerflex es una compañía siempre enfocada en sus valores para crecer de manera sostenible y crear valor, no solo a la empresa sino también a sus clientes y las comunidades en las que opera.

Bajo su mando, sin duda Eneflex ha consolidado una posición única como compañía líder en la industria y ejemplo a seguir en la geografía latinoamericana.