Dionisio Garza Sada, CEO de Grupo Topaz, es ejemplo de management en Latinoamérica.

 

Uno de los mejores ejemplos de liderazgo joven es el del mexicano Dionisio Garza Sada, quien dirige Grupo Topaz, conglomerado que engloba tres prominentes unidades de negocio: Talisis, Jaguar E&P y Topaz Bienes Raíces, concebidas desde su origen en 2012, para cumplir un impacto social, más allá de centrarse exclusivamente en la rentabilidad de negocio.

Nacido en Monterrey, Nuevo León, cuenta en su ADN con una incomparable capacidad en estrategia de negocios heredada de una de las familias empresariales más notables en la historia de México. Egresado de la facultad de Ciencias de la Gestión e Ingeniería de la Universidad de Stanford y de la Escuela de Negocios de Harvard, su experiencia corporativa, previa a la dirección de Grupo Topaz, siempre se cimentó en compañías del más alto nivel a escala internacional, como el despacho Boston Consulting Group (BCG), y Nemak, gigante proveedora de innovadoras soluciones para la industria automotriz.

Tecnología de punta

En torno a Talisis, Garza Sada explica que se trata de una iniciativa de aprendizaje y desarrollo de capacidades enfocada a la innovación y profesionalización, a través de tecnología de punta y experiencias significativas, desde los primeros años de estudio hasta la educación superior.

“Por medio de una plataforma de desarrollo de capacidades de alta calidad, tecnología, y digitalización, entre otras cosas, creamos este emprendedurismo de impacto social con el que ya participamos en otros países, además de México”, asegura.

Talisis, a lo largo del tiempo fue haciendo importantes adquisiciones que la han robustecido grandemente y diferenciado de manera importante de su competencia en el mercado. Se tratan de Harmon Hall (enseñanza del idioma inglés), IE Salud (especialidad en enfermería), Universidad Interamericana para el Desarrollo, UNID y Universidad Regiomontana, U-ERRE (educación superior), y Advenio (educación infantil).

Talisis, palabra que significa catálisis, por su enfoque catalizador en las comunidades donde tiene presencia mediante la formación de las personas, cuenta con un amplio programa de trabajo con emprendedores pertenecientes a una creciente red de universidades en Latinoamérica que incluyen el segmento de emprendimiento estudiantil, e incubadoras donde los participantes reciben el suficiente coaching para que sepan desde cómo realizar funciones administrativas y legales, hasta la manera de levantar fondos para el financiamiento de sus productos o servicios.

“Muchas prácticas profesionales se hacen en empresas de los emprendedores lo cual les ayuda a desarrollarse rápido porque ahorran costos”, señala.

Uno de los distintivos de Talisis es su exclusivo esquema de aprendizaje diseñado para responder a las necesidades de generación de conocimiento y habilidades, con el que los alumnos, maestros y profesionales, tienen a la mano las mejores herramientas para su desarrollo personal y, por supuesto, del país en el que se encuentren. Además, Talisis tiene la ventaja de funcionar con programas personalizados para las empresas.

En su arranque, la compañía se abocó a la innovación, de la mano de U-ERRE, con herramientas enfocadas a resolver los problemas contemporáneos. Sumado a esto, gracias al uso de datos y la analítica, Talisis cuenta con herramientas que miden la eficiencia de los distintos programas (ver cuadro), como el que predice el desempeño de los alumnos para evitar la deserción universitaria.

Es importante destacar que las actividades de los alumnos se basan en proyectos en los que enfrentan retos reales, además de que reciben instrucción de parte de maestros con experiencia en el sector empresarial, lo que les permite crecer como emprendedores con propósitos sociales ayudados por eficaces programas de incubación.

Uno de los secretos de Topaz parece radicar en la capacidad de atraer y retener al mejor equipo del mundo.

“Reconocer el mérito de los demás… y señalarlo de manera espontánea, pronta y pública, es la característica del verdadero líder”, era una de las frases de don Eugenio Garza Sada, práctica que Nicho “como lo conocen” ha tomado como bandera de su familia en un ecosistema que equivocadamente ha apostado en la individualidad.

 

Energía y bienes raíces

JAGUAR E&P (Exploración & Producción), la otra compañía de la tríada de empresas que conforma Grupo Topaz, nació en la coyuntura de la reforma energética lanzada por el gobierno mexicano en 2013 en la que ofreció, al sector privado, participar en una serie de proyectos programados por la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

JAGUAR esta enfocado en contribuir a fortalecer la industria energética en México e impactar positivamente en las comunidades en las que opera. Siendo además el ganador más visible de contratos de operación en tierra, ganó 11 bloques en tierra en las Rondas 2.2 y 2.3. Es hoy un estandarte 100% mexicano entre los jugadores más sólidos y activos en el sector.

“Era importante para nosotros participar en extracción y desarrollo de petróleo, gas y líquidos”, detalla el líder empresarial. Las operaciones de este consorcio se asientan a lo largo de los estados mexicanos de Tamaulipas, Veracruz y Tabasco, en los que tienen presencia.

Al momento esta iniciativa empresarial se encuentra en proceso de inversión para distintos proyectos a realizarse en el mediano plazo. Para ello, Dionisio Garza Sada considera clave el entender el mercado, tener la inversión requerida y contar con el más experto y profesional capital humano.

Bajo su directriz y visión empresarial, Jaguar E&P se posiciona oportunamente en el marco de las demandas energéticas (especialmente de gas) de los mercados de la región norte del continente como un eslabón clave para la transición a energías mas limpias y la autosuficiencia energética que tanto requiere nuestro país.

Asimismo, la otra división del grupo, Topaz Bienes Raíces, surge a raíz de la necesidad de modernizar la infraestructura urbana de la ciudad de Monterrey, Nuevo León (México), y para lo cual se dieron a la tarea de generar un importante portafolio de predios para el desarrollo de megaproyectos “que no fueran una torre, sino un lugar que genere mejor calidad de vida”. La idea de esta iniciativa es transformar el centro de la ciudad con un macroproyecto distinto enfocado en un nuevo estilo de vida. “Las tres divisiones (de Grupo Topaz) impactan positivamente a las comunidades donde estamos”, puntualiza Dionisio Garza Sada.

Bajo la batuta de este líder empresarial, Grupo Topaz se posiciona como puntal en el desarrollo económico y ejemplo a seguir en el marco empresarial latinoamericano, a través de una sólida estrategia corporativa, el uso de tecnología de punta y, lo más importante, con una visión social como un ejemplo claro de la nueva vocación de empresarios que requiere nuestro país.