Innovación y arte en cada pieza

//Innovación y arte en cada pieza

Innovación y arte en cada pieza

Víctor Almeida, CEO de Interceramic, revolucionó la industria de pisos.

Las grandes empresas, especialmente aquellas que cotizan en los mercados bursátiles suelen tener vidas azarosas. Cada trimestre deben presentarse frente al tribunal de los analistas financieros para explicar lo sucedido y anunciar las estrategias por venir. Por ello no es raro que las compañías cambien directivos y estrategias constantemente para mantenerse al ritmo de las expectativas de sus inversionistas.

Por eso destaca de manera especial el liderazgo de Víctor Almeida, quien probablemente es uno de los directores generales más longevos en México, fungiendo en dicho puesto desde la década de 1980 en una exitosa empresa como Interceramic, que ha cotizado en la Bolsa Mexicana de Valores por más de tres décadas.

Almeida ha estado involucrado en Interceramic virtualmente desde el día su su graduación en Administración de Empresas por la Universidad de Texas, en Austin, en 1979, aunque fue en la década siguiente cuando tomó formalmente el mando de la compañía.

“Desde 1982 asumí el papel de director general y hace 10 años me convertí en presidente del Consejo de Administración, tras el retiro de mi padre”, señala el ejecutivo, quien se convirtió en factor fundamental para convertir a Internacional de Cerámica, nombre oficial de Interceramic, en uno de los productores más grandes de loseta cerámica y recubrimientos no sólo en México, sino en toda la región de Norteamérica.

El crecimiento del consorcio no se explica sin el papel de la innovación, que ha acompañado a la empresa desde sus inicios.

“En 1979 introdujimos una tecnología nueva llamada single firing, que nos permitió mejorar la calidad, resistencia y dureza de las losetas, pues la capa superior se convierte en una suerte de vidrio de alta dureza y resistencia bajo un proceso que llamamos vitrificación”, explica.

El proceso que detalla Almeida involucra la compresión de las losetas a presiones de varios kg/cm2 y horneado a temperaturas superiores a los mil grados centígrados. Así, las losetas se tornan más resistentes mecánicamente y, al vitrificarse la superficie superior, se pueden crear colores más vivos y una gran diversidad de texturas con una mayor resistencia a los golpes y al paso de las personas.

CREATIVIDAD, EL SELLO DISTINTIVO

La innovación fue la clave que permitió a Interceramic cruzar las turbulentas aguas de las crisis económicas en la década de los años ochenta.

“Tuvimos la oportunidad de ofrecer productos mejores con precios similares a los de nuestros competidores, esto nos permitió invertir y crecer, tomando ventaja de oportunidades estratégicas”, señala el estratega.

Una vez pasados los tiempos de crisis, adentrados en la década siguiente, la empresa encontró que el mercado comenzaba a mirar a los recubrimientos como un elemento decorativo más que como meramente constructivo.

“El mercado buscaba productos más sofisticados, por lo que comenzamos a lanzar productos de nuevos tamaños, terminados y colores, así como decoraciones en las losetas” apunta el ejecutivo.

La loseta se consideraba como un material de construcción, por lo que su promoción era virtualmente inexistente. Interceramic decidió cambiar eso, de la mano de su director general, quien recuerda que “fuimos la primera empresa en Norteamérica en anunciarse en televisión, así como en revistas femeninas y de moda durante la década de 1990”.

Al hacer esto, lo que hasta ese momento había sido un anodino recubrimiento se convirtió en un producto similar a la vestimenta.

“Creamos conciencia de marca para un producto que no solía tenerla, y nos ha dado un reconocimiento muy superior al de nuestros competidores”, expresa el timonel de la compañía.

La estrategia de construcción de la marca fue complementada con la creación de una red de tiendas, diseñadas como salas de exhibición para sus productos.

“En 1995 creamos una franquicia con tiendas exclusivas, lo que nos permitió crear una experiencia de compra cercana a la de una boutique, con un ambiente de sofisticación. Esto nos convirtió en referencia para el sector”, destaca.

Lo anterior marcó un hito en la industria; y es que los elementos de construcción como losetas y recubrimientos solían estar dentro de casas de materiales, virtualmente invisibles para quienes no tuviesen una relación directa con el producto. Estas aperturas no sólo han servido para darle una imagen distinta a los productos Interceramic, sino que además sirvió para acercar a consumidores muy diversos.

“El comprador de Interceramic puede ser lo mismo un arquitecto que un ama de casa en busca de cambiar la apariencia de su cocina”, señala.

Esto hace que el listado de losetas y recubrimientos de la empresa, parezca más un catálogo de moda, con multitud de modelos y de combinaciones de tamaños, colores y texturas.

Al ser Interceramic una empresa de origen chihuahuense, ha aprovechado la cercanía con el vecino del norte para llevar exitosamente sus productos hacia el mayoreo de Estados Unidos (EU).

“El mercado norteamericano es probablemente del doble de tamaño que el mexicano, por lo que en los últimos tres años hemos realineado nuestra estrategia para abordar ese mercado con un excelente paquete de productos, materiales de mercadotecnia para promoción y servicio”, dice el ejecutivo.

En el norte del continente la compañía ha desarrollado el concepto Interceramic Tile and Stone Galleries, con la que tiene presencia en todo el territorio de EU y Canadá.

“Deseamos que en los próximos cinco años la porción de las ventas proveniente del país vecino crezca hasta ser la mitad del total de las ventas”, advierte el empresario. 

PROVEEDURÍA DE CLASE MUNDIAL

Para satisfacer las demandas del mercado, Interceramic requiere una cadena de producción y suministro altamente coordinada que permita un constante ciclo de innovación para las cambiantes demandas del público. El sentido de innovación involucra lo mismo al talento humano de la empresa como a los proveedores de la maquinaria que hace las losetas que Interceramic lleva a las cuatro esquinas del mundo.

La fabricación de losetas es un proceso milenario; los vestigios más antiguos datan del año 1,300 antes de Cristo y se ubican de la región iraní de Juzestán, y su creación responde a los mismos principios con los que las losetas se fabrican en nuestros días. Un mecanismo desarrollado ante la escasez de materiales pétreos que se transformó, quizá por accidente, en un proceso para la creación de losetas con propósito decorativo.

Con el paso del tiempo el proceso se ha sofisticado no sólo gracias a los avances tecnológicos, sino por las necesidades cambiantes del público.

“Productos como las losetas ahora responden a un ciclo de diseño no muy alejado al de otros productos como la ropa. Gracias a internet los consumidores están pendientes de las últimas tendencias en la arquitectura y la decoración, por lo que desean que nuestros productos estén acorde a tales exigencias cambiantes”, indica el director general de la compañía.

Agrega que, en este rol, la tecnología ocupa un papel extremadamente importante, y es que “gracias a socios tecnológicos como Oracle, con quien tenemos una alianza de trabajo desde hace 15 años, podemos saber desde la tienda el producto que mejor se está consumiendo, el volumen de ventas, y acorde a ello ajustar nuestra cadena de logística y distribución”, señala.

 

DIGITALIZACIÓN EN CADA DISEÑO

Los sistemas digitales de Interceramic no sólo interactúan con los de análisis de demanda de productos, sino que prácticamente abarcan todas las áreas del consorcio.

“Del lado de la producción tenemos digitalizado el control de inventarios, historiales de ventas, y planeación de la producción, por lo que podemos adaptarnos rápidamente a las necesidades de los clientes”, apunta el directivo. Pero la colaboración no se limita a los sistemas digitales, pues otros proveedores son parte de una cadena productiva que incluye la materia prima e, incluso, la maquinaria para la elaboración de las losetas y demás productos de Interceramic.

La proveeduría de materias prima clave, como arcillas y esmaltes, especialmente requieren de una colaboración estrecha con Interceramic.

“Analizamos a conciencia la compatibilidad de los materiales, su aspecto y características físicas, y además producimos lotes de prueba que nos permiten saber si el producto tendrá las características necesarias y se podrá integrar a nuestras líneas de producción”, explica.

Víctor Almeida, quien destaca que, además de los proveedores de materias primas, los fabricantes de equipo tienen un papel fundamental para la innovación en Interceramic.

“En conjunto con los proveedores de equipo diseñamos la maquinaria con la que manufacturamos nuestros productos”.

Estos procesos, previos a la producción en gran escala, toman meses y requieren de un constante flujo de información, por lo que, incluso, uno de los proveedores de equipo lo ha invitado a exponer el modelo de trabajo en conjunto entre ambas empresas como ejemplo a seguir en el tema de colaboración para un fin común.

La misión de la empresa señala a la letra: “exceder las expectativas de nuestros clientes en el mercado de cerámica, muebles de baño, piedras naturales y materiales de instalación ofreciendo los diseños más innovadores con los productos de la más alta calidad”. Compromiso que ha cristalizado en múltiples ocasiones a lo largo de su historia.

Un reciente ejemplo es el inicio de operaciones, este año, de su planta en la localidad guanajuatense de San Luis de la Paz, “probablemente la fábrica de losetas más moderna y productiva en el mundo, gracias al equipamiento de punta con el que contamos y que nos permitirá enfocarnos al mercado mexicano, al tiempo que otras de nuestras plantas se concentrarán en la producción para el mercado estadounidense”, afirma el líder de Interceramic, lo que les garantizará seguir creciendo su capacidad de producción que, en cuanto a loseta se estimó en 44 millones de metros cuadrados para el año 2017, según cifras de su reporte anual.

Más allá de la maquinaria y los sistemas informáticos, el activo más importante de Interceramic es un equipo de trabajo superior a las 5,500 personas que día tras día laboran en una decena de plantas que se suman a otra multitud de tiendas de la compañía en los territorios mexicano y estadounidense.

“Nuestro personal tiene amplios conocimientos y experiencia laboral, por lo que para nosotros representan el activo más valioso que nos permite seguir innovando para responder a las preferencias de nuestros clientes”, asevera el ejecutivo, quien añade que el factor humano tiene una relevancia central porque permite a la empresa ofrecer producto con una calidad de manufactura y de entrega superior a la competencia.

“Se pueden traer azulejos y losetas de países como China, pero nosotros podemos garantizar un suministro estable y a tiempo con un producto cuyas características y calidad se mantienen superiores, lote tras lote”, señala orgulloso.

ÉTICA EMPRESARIAL

La preocupación de Interceramic por la integridad de su talento y por las relaciones de la empresa con otros públicos clave es de tal grado que es de las pocas organizaciones en México que cuentan con un código de ética para los colaboradores de la empresa.

El documento inicia con un mensaje de Víctor Almeida donde indica que “asumimos el compromiso de desempeñar nuestras operaciones eficientemente y de acuerdo a los principios de responsabilidad social empresarial”.

Con tales fundamentos no extraña que la empresa ve con el mayor optimismo los próximos años.

“Buscamos mantener la consolidación de nuestra presencia de mercado tanto en Estados Unidos como en México con una estrategia para incrementar nuestra red de distribución y mejorar la experiencia de compra para nuestros consumidores”, prevé el director general del consorcio.

Los objetivos que describe Víctor Almeida son ambiciosos.

“Tenemos planes, para los próximos tres a cinco años, tanto aumentando nuestra capacidad productiva como mejorando nuestro desempeño ambiental, incorporando tecnologías que disminuyan el consumo de gas y electricidad por metro cuadrado de producto”, señala el directivo, quien revela que las estrategias para incrementar la producción de azulejos se complementan con iniciativas para mejorar la presencia de marca de Interceramic en sus diversos mercados.

“Relanzamos nuestra estrategia de mercadotecnia junto con la imagen de nuestra marca y deseamos mejorar todavía más la experiencia de compra para nuestros productos”, subraya.

Con un reconocimiento de marca muy superior a sus competidores, catapultado con estrategias de eficiencia en manufactura y de expansión del nombre Interceramic en constante crecimiento tanto en el mercado estadounidense como mexicano, esta compañía chihuahuense está recubriendo el sendero de su propio éxito de la mano de su director general, un líder orgulloso de sus raíces norteñas y de su compromiso con el desarrollo de México.

2018-10-03T12:01:30+00:00

About the Author:

Leonardo Peralta
error: Content is protected !!