Innovación, el sello de Bosch

//Innovación, el sello de Bosch

Innovación, el sello de Bosch

Bosch en México marca pauta en innovación y responsabilidad social con René Schlegel, su CEO.

Por Karla Omaña

Siendo uno de los proveedores líderes a nivel mundial, Grupo Bosch se posiciona como una de las mejores compañías en innovación. Actualmente emplea a 390 mil asociados en todo el mundo y, tan sólo en el 2016, la empresa germana generó ventas por 73,100 millones de euros.

Sus operaciones se dividen en cuatro sectores de negocios: soluciones de movilidad, tecnología industrial, bienes de consumo y energía y tecnología para la construcción.

Bosch sabe que el crecimiento sostenido en una empresa de su magnitud, no sólo se limita a lo económico, sino también a la capacidad y visión por incorporar nuevas soluciones, que satisfagan las necesidades de todo consumidor.

La diversidad del negocio ha demostrado ser una gran ventaja para Bosch, y por ello el futuro de la empresa radica en la habilidad de adaptar sus productos a las nuevas demandas del mercado.

“Bosch se ha distinguido por su espíritu innovador, tecnología de punta, soluciones conectadas y responsabilidad social”, declaró René Schlegel, Presidente de Bosch México.

El lema de Bosch es simple: “Innovación para tu vida” y es justamente lo que distingue a la compañía sobre muchas otras: su visión por brindar productos de alto nivel.

 

ADAPTABILIDAD AL MERCADO

Bosch se beneficia tanto de la diversificación de su tecnología como de su amplia variedad en la industria y su especialización sectorial.

Adaptar cada uno de sus productos a un mercado en específico no es tarea fácil, por lo que ha sido uno de los grandes retos para la compañía. En México, por ejemplo, se ha distinguido en el terreno de la tecnología automotriz, la tecnología industrial y los bienes de consumo.

El entorno cambia, la globalización crece y los mercados demandan soluciones. “En el caso de México, la clase media está cambiando, ya que actualmente tienen un gusto más sofisticado por los productos, ello como consecuencia de la cercanía con Estados Unidos y de la necesidad de obtener productos de la misma gama; un reto al que debemos ser capaces de responder con productos de alto nivel, pero al alcance del usuario”, advierte Schlegel.

El desafío recae en saber adaptar la industria a nuevos mercados como el de México, que requiere de un tratamiento distinto y de productos adecuados a sus necesidades.

“Debemos pensar qué es lo que querrá el consumidor del futuro, cómo se transportará y cuáles serán sus necesidades diarias, con base en ello, debemos ser capaces de ofrecer productos y servicios de modo que sea accesible y costeables”, afirma categórico René Schlegel.

Añade el directivo que México, como otros países, tiene gran potencial de desarrollo. “Bosch debe saber aprovechar este momento crucial, sobre todo en un mercado tan importante como el mexicano”, asegura.

 

PODER REGIONAL

Bosch inició sus operaciones en México desde 1955 importando para el mercado local productos automotores, eléctricos y diésel, tanto de repuesto como de equipo original. Desde entonces la firma ha participado en el desarrollo industrial del país mediante inversiones, expansiones y modificaciones e innovaciones en sus plantas industriales.

Entre 2012 y 2015, Bosch invirtió alrededor de 360 millones de euros para la expansión de las instalaciones de fabricación y actividades de desarrollo en México. De esta cantidad, una gran parte se destinó a las plantas de Mobility Solutions en Toluca y Juárez, así como a la planta de Sistemas de Seguridad localizada en Hermosillo, donde se pusieron en operación nuevas líneas de fabricación.

Estas plantas fabrican para el mercado local así como para Norte y Sudamérica. Además, en 2014, Bosch inauguró una nueva planta de termotecnología en Tepotzotlán, en la que se fabrican calentadores de agua instantáneos de gas para México y América Latina.

En 2016, el foco de la inversión se situó en las plantas ubicadas en Aguascalientes y San Luis Potosí. En ambos casos, además de crear nuevos empleos y de incrementar la producción, se instalaron nuevas líneas de fabricación con tecnología de punta y un centro de desarrollo de ingeniería.

En 2017, la compañía ha realizado una inversión de 80 millones de dólares para iniciar operaciones en su nueva planta en Querétaro. Este complejo será el sexto en México para el mercado automotriz y la decimoprimera para Bosch en el país. Ello para reforzar la estrategia local con la que Bosch ha creado una huella industrial en el país.

La nueva planta se enfocará en la producción de productos para sistemas de dirección. “La construcción de esta nueva planta de producción automotriz es simplemente otra forma de demostrar que Grupo Bosch tiene confianza en el potencial de crecimiento futuro y el desarrollo del país”, comenta Schlegel, y subraya que esto también refuerza la estrategia local-for-local, con la que Bosch ha sabido crear una notable huella industrial en México.

Además, la firma también planea invertir más de 200 millones de pesos para equipar sus nuevas instalaciones en la Torre Sania, ubicada en Guadalajara.

Actualmente, Bosch cuenta con 450 colaboradores en su centro de desarrollo de ingeniería y soluciones empresariales en Jalisco y el objetivo es llegar a mil asociados para el año 2020.

 

VISIÓN A FUTURO

La compañía también ve un gran potencial a largo plazo en el mercado mexicano. El país es la decimoquinta economía más grande del mundo y tiene una importancia similar en el comercio internacional. El miembro de la zona de libre comercio del TLCAN es el séptimo mayor fabricante de automóviles y el cuarto país exportador más grande de la industria automotriz mundial. Después de registrar un crecimiento del 2.5 por ciento en 2015, el Fondo Monetario Internacional espera que la economía mexicana crezca de manera similar en los próximos años.

2019-06-10T12:14:25+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!