FINSA, líder en desarrollos inmobiliarios industriales, es dirigida por Sergio Argüelles González.

Cuando Sergio Argüelles González inició su trayectoria en FINSA, la compañía que fundó su padre Don Sergio Argüelles Gutiérrez, lo primero que vio fue una serie de posibilidades en el horizonte para que la compañía detonara gracias al dinamismo del sector maquilador mexicano; siempre a la búsqueda de ventajas estratégicas, con mano de obra calificada y, sobre todo, competitiva en costo.

“Teníamos una operación en Matamoros y establecimos la idea de desarrollar un parque muy similar a lo que se acostumbraba a hacer en Estados Unidos, con tecnología de punta y edificios muy bien diseñados, con áreas verdes, recreativas, cafeterías integradas, áreas de maniobras”, recuerda.

La idea inicial era que este concepto, al estilo estadounidense, hiciera que los clientes que visitaban México se identificaran con los servicios. Así fue como FINSA rompió con el viejo concepto de que en México sólo se podían encontrar edificios chatarra.

“Teníamos ese parque industrial en Matamoros y fuimos identificando más plazas en la franja fronteriza para tratar de establecer más presencia en ellas”, señala el directivo.

Agrega que se dieron cuenta que no existían muchos competidores en el sector; los pocos que había eran empresas familiares con escaso nivel de sofisticación en sus procesos y ofrecimiento a clientes.

A estas condiciones se sumaba algo clave: las compañías no contaban con financiamiento lo suficientemente atractivo como para desarrollar activos de clase mundial.

Hoy, a poco más de cuatro décadas de fundada, FINSA opera 26 parques industriales en el país, además de tener presencia en 60 ubicaciones con clientes a quienes da servicio de alta gama con innovaciones, logística y tecnología de punta.

“Si hacemos un mapeo de nuestras actividades, tenemos presencia en gran parte de la República; desde Puebla hacia el norte. Nuestra constructora se ha dedicado a desarrollar edificios a nivel nacional; tenemos una historia de 11.7 millones de metros cuadrados construidos”, asegura.

JUGADOR CLAVE

Gracias a lo mencionado líneas arriba, FINSA ha sabido consolidar su presencia nacional como jugador clave en el sector, con un alto grado de sofisticación en sus productos, que ha crecido de acuerdo a la madurez del mercado.

“Antes nos pedían cierto tipo de edificios y hemos tomado los comentarios del cliente para darle un producto más adelantado a las necesidades.

“Por ejemplo, más altura, áreas verdes, sustentabilidad en su construcción, y sofisticaciones ambientales (green). Nuestra empresa ha desarrollado 30% de edificios industriales certificados LEED en México”, añade.

De acuerdo con Sergio Argüelles, el mercado mexicano ha sido benévolo para su negocio y detalla que ha mantenido una dinámica relación con el de Estados Unidos, y es que sigue existiendo gran necesidad de aperturas de naves industriales dado la reconocida capacidad de la mano de obra mexicana.

“Basado en eso, en FINSA estamos en proceso de lanzar un nuevo vehículo. Contamos con dos CKDs, que ya las tenemos llenas, y estamos a punto de lanzar un tercer vehículo que nos va a posicionar como una empresa que sigue invirtiendo en México y explorando nuevos mercados”, explica.

De entre sus planes destaca reforzar su posición en las regiones Norte (corredor Monterrey- Saltillo), Mexicali y Tijuana, Ciudad Juárez y Bajío, entre otros.

Cuando a Sergio Argüelles se le pregunta acerca de sus principales diferenciadores frente a la competencia, no duda en señalar su vocación sustentable, el gran equipo que lo respalda, y además subraya que son extremadamente cuidadosos en asegurar que apelan a las necesidades de sus clientes.

Para esto establecen una constante comunicación en la parte de campo (en construcción) o en las visitas a clientes con requerimientos de algún producto diferente. Para ello mantienen seguimiento constante con sus equipos de mercadotecnia, nuevos negocios, bienes inmuebles, ingeniería, diseño, y construcción, por mencionar algunos, para establecer métodos de edificación más rápidos, supervisiones más estrictas a través de drones o fotografías aéreas, siempre con la idea de dar una respuesta más eficiente a sus clientes.

“Nosotros siempre estamos buscando mejorar, no sólo el producto, sino también ser más competitivos en la parte financiera para ofrecerles una mejor integración de servicios, condiciones, tasas y plazos más largos”, considera.

PODEROSO MÚSCULO FINANCIERO

Gracias a la estrecha relación que FINSA ha establecido con grupos financieros de la talla de AIG Global Estate, Walton Street Capital, y GE Capital Real Estate, tuvo la oportunidad para acceder a grandes capitales.

Su primera relación con AIG fue cuando se decidieron a salir al mercado internacional en busca de un fondeador de talla global que garantizara intereses y plazos más extensos, además de tasas reducidas. Gracias a este movimiento lograron capitalizarse con expectativas altamente competitivas a nivel internacional.

Por otro lado, GE Capital Real Estate, fue una entidad financiera de la cual fueron los primeros tomadores de deuda (en la década de los 90) y con quien establecieron estrechas relaciones de asociación a lo largo de varias décadas.

De igual manera, poco después Walton Street Capital se convirtió en otro de sus socios capitalistas con un fondo, a través de sus emisiones en Estados Unidos (Chicago), para invertir en América Latina, que finalmente aterrizó en México con FINSA.

Para el desarrollo y construcción de sus complejos, FINSA cuenta con una serie de proveedores estratégicos distribuidos en todo el país, principalmente en las zonas del Norte y el Bajío, con quienes implementan cursos especializados, además de una serie de incentivos con los que reconocen el esfuerzo de su proveeduría tras los consistentes resultados positivos logrados en el negocio al paso de los años.

El artífice del éxito que hoy posiciona a FINSA como líder desarrollador de infraestructura para la industria, asegura que la compañía se encuentra en una posición de alto conocimiento de este dinámico mercado concentrándose en las oportunidades para la creación de nuevos desarrollos.

“Seguiremos invirtiendo en México y creyendo en nuestro país y, sobre todo, en nuestra gente que es espectacularmente buena y trabajadora. En México sí se pueden lograr cosas increíbles”, concluye Sergio Argüelles.