Liderazgo de 24 quilates

//Liderazgo de 24 quilates

Liderazgo de 24 quilates

Agnico Eagle México marca pauta por Luis Felipe Medina, su CEO.

Cuando la minera canadiense Agnico Eagle, una de las empresas de mayor producción de oro en el mundo, volteó la cara a México para expandir su plan de negocio, tuvo en Luis Felipe Medina a la persona ideal para regir el destino de la división, esto debido a que se trataba de un directivo experto como pocos en la industria en cuanto a operación y conocimiento del renglón minero en el país.

La decisión de nombrarlo Director General de Agnico Eagle México, fue clave para el consorcio dado que aterrizaba en una geografía totalmente desconocida, en términos de cultura corporativa y regulaciones de mercado, sólo por mencionar un par de elementos determinantes.

Ante esta situación lo primero que Luis Felipe Medina hizo fue presentar la mejor cara del país y servir a la transición para que esta empresa del norte del continente se integrara, de la manera más suave posible, a una economía muy diferente a la que estaba acostumbrada tradicionalmente, con la idea de establecer una empresa mexicana operada por mexicanos.

“Cuando yo llegué a Agnico Eagle había seis canadienses en puestos directivos que nos ayudaron a transmitir los valores y cultura de esta empresa, a estos valores y cultura agregamos un sabor a México.

“Hoy en día somos cerca de 1,800 empleados, todos nacionales. El reto era ganarse la confianza, porque es una empresa minera de amplio prestigio con más de 60 años en el mercado. Por mencionar un dato, hoy la división México tiene, dentro de la empresa, las mejores estadísticas de seguridad”, puntualiza.

HUELLA EN MÉXICO

La historia de Agnico Eagle en México se remonta al año 2006 cuando llegó al país para comprar un proyecto de exploración avanzada perteneciente a Grupo Peñoles.

Tan solo seis meses más tarde Luis Felipe Medina se integra a la compañía como gerente general de la mina Pinos Altos, luego de una destacada experiencia en proyectos importantes en Zacatecas, San Luis Potosí, Sonora, Sinaloa y Chihuahua.

“Cuando llegué a Agnico, únicamente la mina LaRonde estaba en producción, por lo que me tocó la transición de una sola mina a las nueve que actualmente opera Agnico Eagle”, detalla.

Asimismo, señala que, a escala global, la compañía cuenta con más de 10,000 empleados, con operaciones en Canadá, Finlandia y México, siendo ésta última la única división certificada con el distintivo Great Place to Work. Además, la minera cuenta con actividades de exploración en Suecia, Canadá, Estados Unidos, Finlandia y México.

Luis Felipe Medina hace hincapié en el reconocimiento que ostentan las operaciones de clase mundial desempeñadas en sus minas Pinos Altos (Chihuahua) y La India (Sonora), y el haber sido pioneros en el uso de una técnica específica para el relleno de cavidades subterráneas, además de cumplir con estándares de calidad mucho más exigentes que las tradicionales regulaciones de la industria minera a nivel nacional.

El año pasado ocho minas en el mundo recibieron el reconocimiento “Excelencia al liderazgo” como parte del proceso de certificación “Hacia una Minería Sustentable”, por sus siglas en inglés (TSM) que otorga la Asociación Minera de Canadá entre las cuales seis fueron de Agnico, incluyendo las dos operaciones de México.

Subraya la enorme estabilidad que Agnico Eagle ha demostrado a lo largo de los años, bajo el mando de un CEO global el Sr. Sean Boyd quien ha liderado el consorcio por más de tres décadas, con la consigna corporativa de elevar la calidad de vida de las comunidades en las que tienen presencia.

Sobre este particular, Luis Felipe Medina señala que no concibe un negocio que no aporte a todos los grupos de interés y enfatiza en que siempre busca la mejora operativa con capital humano nacional, aunque también abre las puertas a ideas y soluciones provenientes de fuera con los expertos de talla mundial. Lo anterior lo explica con una analogía futbolera.

“Si yo voy a traer a un extranjero es porque tiene que meter 20 goles en la temporada, no tengo ningún problema con ello”, acota.

Está convencido de que, dado que el oro es un commodity, que vale igual en cualquier parte del mundo, el factor diferenciador de Agnico Eagle en el mercado no puede ser el precio sino factores intangibles de alto valor como que las barras que generan sean libres de corrupción, trabajo infantil, o cualquier otra actividad ilícita.

Es más, la empresa trabaja activamente bajo los lineamientos del World Gold Council (WGC), asociación que aglutina a las compañías líderes en extracción de oro y en la que Agnico Eagle espera ser auditada próximamente y ser una de las primeras empresas en lograr esta certificación en México.

“Estamos en jurisdicciones muy estables como Norteamérica y Europa, en el mundo hay un porcentaje importante de oro extraído sin un proceso en el que se certifique su origen”.

Detalla que en ciertas regiones del mundo, no se tienen los mismos estándares de seguridad, protección ambiental o regulaciones diversas, por mencionar alguno, por lo cual Luis Felipe Medina urge en la necesidad de los certificados de origen en beneficio de la industria, especialmente cuando se trata del único metal con valor bursátil en el mundo.

PLANES A CORTO PLAZO

Al momento, el plan de este estratega es aumentar la vida de las minas propiedad de la compañía.

“Cuando se construyó Pinos Altos en el 2009 tenía una vida de 10 años; al momento nuestras estimaciones nos llevan hasta 2025”.

Medina añade que, si bien están listos a oportunidades de negocio, quieren ser mineros por elección, no por necesidad, y es que prefieren operar con precaución y contar con yacimientos que les permitan enfrentar los tiempos de baja en la cotización de los metales.

Una de las principales fortalezas de Agnico Eagle, destaca el CEO, es la excelencia operativa.

“Los dueños de esta empresa son, en 95-98%, fondos de pensiones, el que más tiene cuenta con menos del 10%, con esto no hay un socio mayoritario que nos diga qué hacer; la empresa mantiene la operación”, apunta, y añade que cuentan con objetivos, bonos y métricas claras, estas últimas orientadas a costos de producción, aspectos sociales, recursos humanos, medio ambiente y seguridad de los empleados.

“En 10 años hemos ganado cinco Cascos de Plata, que es un premio que otorga la Cámara Minera a las empresas de mejores estadísticas de seguridad en el año”, enfatiza.

Luis Felipe Medina destaca la oportunidad de negocio que se presentó con la apertura de la operación minera (en 2010) Crestón Mascota, nacido como proyecto satélite de Pinos Altos y que, tras nueve años de operación, proyecta su cierre en 2020 con la consecuente restauración con sistemas ecológicos innovadores.

“Antes nos quedábamos en sembrar árboles y regarlos; hoy estamos en cambiar la microbiología del suelo usando vacas como una herramienta de fertilización con una técnica conocida como pastoreo de alta densidad, que nos ayuda a dar mayor fertilidad al suelo”, abunda.

El directivo concluye que una de las prioridades de la compañía ha sido la relación con su red de proveeduría nacional, siendo que en general esta industria hace acopio de muchos productos provenientes de diversas partes del mundo.

“Más del 90% lo consumimos de México; sólo traemos cosas muy específicas del extranjero. Hemos formado desde proveedores básicos hasta acuerdos con empresas cementeras locales para productos específicos e importantes distribuidores de combustible de la región”, señala.

Medina aclara que no está a la búsqueda del mejor precio sino del mejor aliado estratégico con socios locales, por ello licitan con empresas chihuahuenses, sonorenses, y sólo alguna excepción foránea.

Agnico Eagle México se consolida cada día más como uno de los jugadores clave en la industria minera del país con un desempeño operativo de clase mundial que no deja de aportar innovación y excelencia operativa en beneficio de todos sus grupos de interés destacando sus empleados, proveedores, regiones donde operamos y accionistas.

2020-01-09T10:43:58+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!