Más BIVA que nunca

//Más BIVA que nunca

Más BIVA que nunca

Como su CEO, María Ariza ha catapultado a BIVA.

Por Luis Alberto Escamilla

Luego de una larga y exitosa trayectoria en la industria de los fondos de capital privado, María Ariza es la pieza clave detrás del despegue de Bolsa Institucional de Valores (BIVA), entidad que recibió la concesión por parte de las autoridades financieras de México en 2017, para competir en un segmento tradicionalmente operado por la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). En su papel de Directora General, ha liderado una dinámica cruzada de atracción de inversionistas y atracción de empresas con miras a robustecer el número de emisoras existente.

“Primero me hicieron una propuesta para ser consejera, cosa que acepté, y después de unos meses me hicieron una oferta para dirigir la bolsa. Yo tenía clarísimo cuáles eran esos espacios en donde yo veía que había una oportunidad y lo sigo reafirmando”, comenta la experta financiera.

Explica que la larga trayectoria que había recorrido en la industria del capital privado le permitió ser depositaria de sugerencias para los actores del sector bursátil, así como reconocer las problemáticas y áreas de oportunidad de este sector.

“Tuve una actividad bastante constructiva con la administración pasada en torno a proponer mejoras en la función bursátil que apoyaran a las empresas a pasar de un estado privado a uno público de manera más natural”, detalla.

Llenaba los espacios de su agenda diaria con sesiones de discusión y construcción de ideas de la mano de los participantes de la industria de capital privado. De dichas reuniones, emanó una agenda regulatoria con iniciativas favorecedoras para el sector, entre las cuales se encontraban propuestas para fomentar el acceso de empresas al mercado público como siguiente paso a recibir capital privado.

“Al sustentar las propuestas con investigación y comparativos con respecto al entorno internacional, pudimos identificar áreas de oportunidad para el mercado bursátil mexicano. La agenda regulatoria que creamos en ese entonces desde la industria de capital privado es una agenda con un sustento muy sólido, basado en investigación, en experiencia tácita.

“Gracias a este ejercicio, yo pude constatar donde estaban las áreas frágiles de nuestro mercado bursátil y dónde podíamos aportar mayor valor. Hoy día hay mucho por hacer, tanto desde el lado de atracción de nuevas emisoras, como del lado de atracción de un mayor interés del inversionista retail, así como un fomento a la cultura financiera en México. Seguiremos trabajando en robustecer principalmente en estas aristas”.

LIDERAZGO A TODA PRUEBA

Ariza es una estratega que encabeza su grupo de trabajo con un estilo dinámico y de entrega.

“Me gusta mucho hacer varias cosas a la vez. Tengo la suerte de estar en un proyecto que puede marcar una gran diferencia con el enorme desafío de enfrentar esta coyuntura de mercados, que no es fácil, el reto grande de enfrentar a un incumbente que está posicionado desde hace muchos años”, subraya.

A poco más de seis meses de haber tomado el timón, María Ariza siente que su trabajo ha redituado notables resultados, luego de un despegue complicado dado que, según explica, las casas de bolsa tuvieron que realizar fuertes inversiones para poder conectarse a BIVA.

“Era algo que no tenían en el radar, ni previsto, y ellos son mis clientes”, recuerda, y detalla que se ha tratado de un proceso gradual de comunicación; de ir ganándose la confianza poco a poco.

Con respecto a la operación, destaca que han tenido excelentes días de participación de mercado, con inversionistas muy a gusto de participar en BIVA, quienes incluso han mandado muy buenas operaciones desde el exterior.

Confía en que, para finales de este 2019, BIVA alcance 20% de participación de mercado y que, en unos dos o tres años, llegue al 30%. Sin duda una meta muy agresiva. “Ya estamos viendo volúmenes incrementales a lo que se venía operando diariamente en la bolsa, también la volatilidad hace su parte, pero estamos viendo que vienen nuevos inversionistas a jugar; están explorando los mercados y viendo si las condiciones les son atractivas”, señala.

La directiva sabe que mientras las condiciones sean apetitosas para generar los rendimientos que los inversionistas esperan, el volumen se mantendrá al alza con la consecuente aceleración de la actividad y el aterrizaje de una creciente cantidad de inversionistas. Además, comenta, que se han acercado a algunos que no estaban operando en México y que ya se encuentran realizando pruebas, para, cuando las condiciones lo permitan, integrarse como jugadores.

Desde el lado del listado y mantenimiento, “hemos tenido listados de todo tipo, más los que vienen en el año.

La coyuntura es bien compleja pero aún así estamos emitiendo fondeo, instrumentos, vehículos y tenemos un pipeline interesante para el próximo año”, abunda. Para ello han desarrollado una intensa labor de campo para acercarse y acompañar a emisores.

Explica que, en términos de listados, pueden contribuir a que el mercado bursátil logre al menos unas 50 colocaciones extra, no necesariamente a través de BIVA “porque yo no puedo controlar dónde el emisor decide colocarse, pero lo que puedo hacer es tener una participación muy activa en la parte de promoción y difusión; de estar en constante comunicación con los emisores, romper paradigmas y mitos. Esto contribuirá a que exista un mayor número de empresas financiándose en los merados, fiscalizándose, haciendo crecer la economía y, al mismo tiempo, generando un número incremental de operaciones”.

POCOS HACEN MUCHO

BIVA funciona con un ejército de sólo 68 personas, un equipo tres o cuatro veces más reducido frente a su contraparte en el mercado.

“Tenemos dos áreas importantes: una es Operaciones y tecnología, que lleva todo el soporte de las funciones, y la otra es Promoción de emisoras, listado y mantenimiento. Hay que ir madurando los procesos, ir tomando más experiencia y planchando nuestros propios procedimientos haciéndonos más eficientes, conociéndonos mejor y que nos conozcan mejor. Es el caminar de una empresa nueva”, argumenta.

Ariza está convencida de que están marcando un importante capítulo en la historia del mercado bursátil mexicano al darle al país una nueva imagen hacia el exterior.

“Creemos que, utilizando la tecnología más moderna y rápida del mundo, y con protocolos de inversión conocidos por todos los inversionistas a nivel mundial y dándole continuidad de mercado, que México subirá de nivel en términos del entorno bursátil y se convertirá en un lugar mucho más atractivo para inversionistas sofisticados”, apunta.

NASDAQ Y FTSE, LOS ALIADOS

 

Un gran diferenciador de BIVA son sus alianzas estratégicas de alto nivel, en el que se cuentan proveedores nacionales e internacionales de la talla de Nasdaq, la segunda bolsa de valores automatizada y electrónica de Estados Unidos, que genera (por hora) el mayor intercambio del planeta. A esta se añade su joint venture con FTSE Russell, poderoso proveedor británico de índices bursátiles de propiedad de la Bolsa de Londres.

“Vamos de la mano de los mejores proveedores. Creemos es la base de la diferenciación que estamos ofreciéndole al mercado. Queríamos salir con una oferta de valor muy superior a la que ya existía, no terminar siendo lo mismo, sino muy superior. Mejorar en todas las áreas en donde veíamos que había un reto; un área de oportunidad”, subraya Ariza, y añade que, sumado a esto, gracias a una serie de adquisiciones cuentan con plataformas de operaciones y vigilancia de mercados muy superiores en eficiencia, además de un sistema de divulgación de información creado inhouse, el cual, sostiene, es uno más de sus diferenciadores.

Su alianza con Nasdaq comprende sistemas tecnológicos y para la parte de listado, un programa que busca fomentar la visibilidad de las emisoras listadas en BIVA con inversionistas de Nasdaq. Las emisoras de BIVA pueden, a través de una emisión de ADRs nivel 1, acceder a toda la plataforma de inversionistas OTC de esta bolsa neoyorquina, tocar la campana de Nasdaq, y contar con toda su cobertura de visibilidad sin necesidad de recurrir a mayores gastos ni regulaciones ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC).

“Esto nos parece muy importante porque les damos una visibilidad distinta a las empresas mexicanas, una ventana a nuevos tipos y perfiles de inversionistas a los que tenemos en México. Esta era una de las motivaciones que faltaban en México: acceder a otro tipo de inversionistas, atraer nuevos participantes. Esto es parte del trabajo que estamos haciendo en BIVA; buscar que haya esa visibilidad para nuestras emisoras para que haya interés de los inversionistas por participar. Tiene que haber este espacio para las emisoras mexicanas que no están en el IPC”, agrega.

Asimismo, con FTSE Russell han creado FTSE-BIVA, que se une a la familia de índices de la entidad bursátil. “Es una alianza muy importante porque es una empresa muy reconocida a nivel mundial; con una metodología muy sólida. A través de estos índices, y en colaboración con el ETF (Exchange Traded Funds) de nuestro índice, a salir el primer trimestre de 2019, vamos a poder distribuir este vehículo a nivel internacional y lograr que las empresas que participen en el índice FTSE-BIVA, también se distribuyan internacionalmente y tengan toda esa atracción de nuevos inversionistas”, adelanta, y destaca la importancia de contar con el segundo asset manager del mundo para conducir sus BitShares (BTI).

NUEVA CULTURA BURSÁTIL

 Para Ariza es muy importante hacerle saber a los empresarios que convertir a su compañía en emisora no es imposible.

“Es un método de financiamiento, y no hay que descartar esta opción por miedo o desconocimiento porque en el pasado no hayan sido sujetos de interés por parte de la bolsa. En BIVA estamos convencidos de que una de las condiciones más importantes para que este país salga adelante es que nuestras empresas puedan tener acceso oportuno a distintos fondos de financiamiento que les ayuden a cumplir sus objetivos de crecimiento”, advierte.

Argumenta que se trata de un complemento a cualquiera de las líneas de fondeo con las que cuentan. Es una fuente de financiamiento profunda que busca empresas de otros tamaños, en proceso de crecimiento y de un amplio crisol de industrias. Explica que la bolsa dinamiza a las empresas para redoblar su potencial y acelerar su crecimiento.

“Hay mucho más que 150 empresas en México que tienen capacidades financieras a través de los mercados y es una condición muy positiva para nuestra economía”, y concluye afirmando que ante esta oportunidad “el servicio de BIVA tiene que ser el mejor, tenemos que ser el aliado, el brazo de los inversionistas, de los empresarios, de las casas de bolsa; aliado, no regulador”.

Por el lado de fomentar la cultura de la inversión, “les decimos a todos aquellos que no participan aún, o no tienen cuenta en una casa de bolsa para poder operar, que consideren esta oportunidad de inversión como algo que realmente pueda generarles un patrimonio a mediano plazo. Hay rendimientos interesantes con los instrumentos adecuados, de la mano de una casa de bolsa que pueda asesorarlos”, recomienda.

2019-10-30T17:40:11+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!