Negocio con mucha energía

Negocio con mucha energía

Rodrigo Zavala, CEO de Puma Energy Américas, comparte las claves que han hecho a esta empresa líder en la industria.

En tres años (2011 a 2013) Puma Energy, subsidiaria de la suiza Trafigura, pisó a fondo el acelerador en Centroamérica con una dinámica estrategia de adquisiciones en serie que incluyeron las compras de los negocios de la gigante petrolera estadunidense Exxon en Belice, Honduras, Guatemala, Salvador, Nicaragua y Panamá. Además, añadió a su cartera enclaves en el Caribe como Puerto Rico e Islas Vírgenes con activos adquiridos a Texaco, multinacional que operaba con su marca Chevron.

Todo esto bajo el liderazgo de un experto en la materia como Rodrigo Zavala, Director General de Puma Energy para las Américas, empresario que lideró el empuje de la compañía a través de un poderoso plan de inversión encaminado a desarrollar infraestructura para importar combustible a Latinoamérica, un esquema que responde a las nuevas tendencias globales en la industria que han permitido su crecimiento en una región que exigía, cada vez más, la modernización de su mercado a través de la sustitución de refinerías por terminales de servicio importadoras con instalaciones de clase mundial para garantizar la más alta calidad de combustibles para el público consumidor.

“El reto que enfrenté al llegar fue básicamente integrar todas las adquisiciones y construir la infraestructura que nos permitiera importar combustibles de la manera más confiable y eficiente en la región de las Américas. Hemos invertido más de un billón de dólares en esto y en el crecimiento orgánico”, señala Zavala.


 

TEMPORADA DE INVERSIONES

La actividad de Puma Energy abarca mucho más de lo arriba descrito, también incursionó en el renglón de la aviación y ahora ya figura como jugador de prestigio en la mencionada geografía con la operación de nueve terminales aéreas.

“Además nos expandimos en gas Licuado de Petróleo (LPG) desarrollando una planta de energía en Puerto Rico y otra en Paraguay”, apunta.

El directivo destaca que la sólida base estructural que han desarrollado les ha permitido colocarse como una de las líderes en el mercado de las Américas. Todo esto, considera, es gracias a una adecuada inversión en infraestructura de punta con instalaciones de última generación en tecnología y automatización.

“Nos permite trabajar con bajos costos de operación y con mayor confiabilidad y calidad en los productos que entregamos”, argumenta, y subraya que en aquellos países en los que tienen presencia han establecido un sistema de redundancia lo que les permite contar con rutas de suministro alternas a la hora de cualquier imprevisto o emergencia, como pueden ser huracanes o cualquier otro tipo de eventualidad. En Paraguay y Puerto Rico tienen tres terminales, en tanto que en Guatemala cuentan con cinco.

“Esto es una gran ventaja comparativa y una oportunidad también por haber construido una sólida presencia en el mercado y haber desarrollado infraestructura confiable a bajo costo de gasolinas de alta calidad, sumada a una serie de habilidades comerciales en el retail y en el mercado B2B”, explica.

Para el estratega es clave que Puma Energy en América, que arrancó en Argentina en 1929, se acerque cada vez más al consumidor a través de una ejecución consistente de su imagen y oferta de servicio, así como de una profunda penetración en el mercado. Cuando Rodrigo Zavala fija su mirada en el mediano y largo plazos vislumbra infinidad de oportunidades, más allá del crecimiento orgánico de la compañía.

“Hay mercados en los que no tenemos presencia y otros en los que tenemos 30% de participación, en los que la oportunidad es crecer comercialmente; incrementar la preferencia del consumidor hacia nosotros y ser capaces de penetrar hacia ese consumidor que ya conoce a Puma”, argumenta.

Señala que también existen enclaves en los que su participación ronda el 20% del mercado y en el que panorama es de lo más promisorio por lo que afinan estrategias enfocadas a su crecimiento. Entre estos figuran Guatemala, Panamá y Paraguay, y recientemente Perú se ha sumado a la lista, luego del reciente aterrizaje de Puma Energy al mercado, y en el que ostenta el 2% en el pay de la competencia.

 

Luego de operar favorablemente su negocio en 12 mercados latinoamericanos, Puma Energy sabe que las puertas están abiertas para muchos más puntos con necesidad de importar sus productos y en los que prometen ser un proveedor confiable en gasolinas de alta calidad. Se completa el esquema con la vanguardia de la tecnología digital e inteligencia de negocios.

“Nuestra agenda digital es muy grande en la cadena de suministro; desde la manera en la que contactamos a los clientes o en la forma en que entran en contacto con nosotros, hasta la forma en que el consumidor final interactúa con Puma y nuestros empleados al interior de la compañía”, comenta.

Dado que la compra estratégica más importante que realizan se reduce a la adquisición de combustible (campo en el que Puma Energy se distingue frente a las distribuidoras tradicionales) se han abocado a cambiar la mentalidad de la cadena de suministro con una estructura específica que les ha resultado por demás exitosa.

“Una tendencia fue sustituir las refinerías por terminales de importación, así que la red mundial que hemos desarrollado nos permite obtener el combustible de donde sea más competitivo garantizando la mejor calidad y precio”, detalla, y añade que esperan que sus proveedores prueben las nuevas tecnologías y conceptos que les permita continuar evolucionando en la industria y liderar el sector.

Destaca que una de las características que distinguen a esta empresa es su incansable ímpetu innovador, como pionero “en una industria en la que pareciera ya no hay nada nuevo que inventar luego de más de un siglo de existencia. Nosotros siempre hemos encontrado cómo hacer las cosas de manera distinta, con tecnología, pasión y alto desempeño; sin duda es algo que nos separa de la competencia”, señala Zavala.

Este visionario empresario deja claro que Puma Energy desarrolla proyectos significativos de clase mundial que faciliotan la vida de sus consumidores en las estaciones de servicio y en beneficio de las comunidades en las que se asientan.

Hoy, más que nunca, vienen a su mente las palabras que el fundador de este grupo industrial le dijera cuando llegó a la compañía en 2014: “Rodrigo, no debes manejar América; tienes que venir a soñar América”… y a eso le dedica las 24 horas del día.