Polpaico, solidez a toda prueba

//Polpaico, solidez a toda prueba

Polpaico, solidez a toda prueba

Polpaico crece por la visión de su CEO, Javier Moreno.

Cuando Javier Moreno Hueyo aceptó la gerencia general de la empresa chilena Cementos Polpaico, ésta se encontraba a la baja y muy rezagada en comparación a sus competidores. Recientemente había sido adquirida por Grupo Hurtado Vicuña, experto en la transformación de compañías pequeñas a líderes del mercado en sus diferentes rubros de operación.

“La combinación de esos dos aspectos me resultaron muy atractivos para embarcarme en Polpaico, sabiendo las dificultades que tenía”, recuerda Moreno Hueyo, y añade que la empresa enfrentaba una pérdida de 2,600 millones de pesos chilenos en junio de 2016.

Hoy Cementos Polpaico es una compañía más que sana que comercializa productos a granel y ensacados, a medida de las necesidades de sus clientes, con los que ha hecho historia como participante de las obras de infraestructura más emblemáticas de Chile, entre las que se cuentan Central Hidroeléctrica Ralco, Parque Eólico Canela 2, Metro Vespucio Norte, el Centro de Justicia Región Metropolitana, Autopistas Urbanas Metropolitana, Centro Cultural Palacio de la Moneda y Túnel San Cristóbal, entre otras.

Actualmente, Polpaico está posicionada en lo más alto de la industria en la región, con un extraordinario reconocimiento de marca (la mayor en el mercado de la construcción) gracias a su enorme trayectoria en el país y ampliamente reconocida por sus clientes por su cercanía y servicio, lo cual es uno de sus activos más importantes.

En esta etapa de consolidación, Javier Moreno Hueyo destaca la importancia que ha revestido para la empresa el compromiso de sus recursos humanos.

“Hicimos una renovación y el Comité Ejecutivo es totalmente nuevo. Trajimos muchos gerentes tanto a nivel ejecutivo como a segundo nivel de gerencia; profesionales nuevos que lograron meter una energía nueva a la compañía”, destaca.

Muchos de estos profesionales provienen del segmento de las líneas aéreas, industria experta en servicio al cliente, logística, y que practica una impecable ejecución de los procesos.

Si bien la fuerza laboral proveniente del medio aeronáutico no conocía el sector cementero, señala, les sirvió para complementar el conocimiento interno que tenía la compañía para, de esta manera, conformar una organización poderosa.

“Los ejecutivos propios, que teníamos desde antes en Polpaico, han florecido en su desempeño y eso hace que tengamos un equipo que combina muy bien la experiencia del mercado del cemento y de otras industrias y, sobre todo, mucha energía y entusiasmo por llegar a donde Polpaico tiene que estar”, asegura.

MEJORAR RENTABILIDAD, LA PRIORIDAD

Polpaico cuenta con activos físicos muy importantes que consisten, entre otros, en tres plantas cementeras, además de hormigoneras, así como una serie de marcas y una importante red de distribución.

“Nuestro foco, hoy día, está en mejorar la rentabilidad. No estamos pensando en salir a hacer compras. Creemos que los activos que tenemos tienen que dar una rentabilidad mucho más elevada y en eso es en lo que esperamos crecer en el corto plazo”, afirma.

Moreno explica en que a esto se le suma la apertura de nuevas plantas en la industria, como de hormigón, por ejemplo, sin embargo, las califica de marginales dado que “no vemos nuestro crecimiento de footprint de hormigoneras con una multiplicación importante. El mayor desarrollo va a venir por el crecimiento de activos propios”, apunta.

Después de ello, la agenda de la empresa se enfocará en la diversificación de productos.

“Tenemos una marca súper importante; la gente la reconoce por su calidad, trayectoria y confiabilidad. Hay muchos productos derivados de la industria del cemento en los cuales nosotros podríamos incursionar”, comenta.

La experiencia laboral y académica de Javier Moreno Hueyo han sido piezas claves para que Polpaico mantenga su paso ascendente de la industria. Este estratega es Ingeniero Industrial por el Instituto Tecnológico de Buenos Aires y egresado del Master of Business Administration (MBA) de la reconocida escuela de negocios Wharton en Filadelfia. Cuenta con conocimiento en el segmento de la consultoría luego de una productiva experiencia previa en la multinacional MacKinsey & Company.

Desde su llegada a Polpaico, en agosto de 2017, la empresa ha vivido un salto cuántico en torno al desarrollo de iniciativas para agregar valor al corporativo. Entre ellas, destaca la mencionada renovación del equipo de trabajo, a la que se añadió el elemento motivador luego del desgastante proceso de tres años que se desencadenó desde la venta por parte de Holcim hasta el control del nuevo comprador.

“Se le dio un propósito a la entidad en la que estábamos trabajando y se tocó la tecla del orgullo de los trabajadores de Polpaico, que quieren a su compañía. Empezaron a creer en el nuevo proyecto de llevarla a ser número uno en la industria y se entusiasmaron. La combinación de ejecutivos nuevos con otras prácticas para trabajar junto al entusiasmo de los existentes, fue un cambio súper radical”, asegura.

Destaca que, además, el cliente también fue depositario del beneficio de esta nueva era, dado que empresas como Polpaico, que cuentan don un ADN industrial: nacieron siendo fábricas que una vez que superaban las dificultades técnicas habían cumplido su misión para que el cliente recogiera el saco de cemento.

“Eso ha cambiado, sobre todo en Chile, donde el 60% del cemento que se vende es importado, entonces los niveles de competencia son muy altos; los márgenes de Ebitda en Chile son los más bajos del mundo en esta industria, por lo que hay que lograr enfocarse en los clientes”, asegura.

Recuerda que algo que le llamaba la atención era la enorme cantidad de gerentes que la industria exigía en puestos operacionales en comparación con los pocos enfocados a las áreas comerciales.

Ante esta realidad se dio a la tarea de fortalecer estas últimas y alivianar las operacionales.

“Tenemos una agencia de marketing y gerencia de planificación comercial, cosas que no existen mucho en esta industria. En la gerencia de marketing tenemos gente que trabajaba en Unilever, por ejemplo, y en planificación comercial con quienes venían de MacKinsey, con lo que fortalecimos el área comercial”, señala. Con esto, el cliente quedó al centro de sus operaciones.

Sumado a esto, otra parte relevante de su fórmula es abocarse a trabajar con estándares de excelencia en los procesos para lograr ser impecables con las necesidades de los clientes, especialmente bajo las exigencias de la metodología Lean en la industria que conlleva importantes ahorros de costos dado que “permite dar una mejor predictividad y confiabilidad en nuestros servicios, lo cual es súper relevante. Hemos estado trabajando mucho en esa mejora de procesos. Por ejemplo, nuestra entrega ontime in full de los sacos de cemento subió del 85% al 98%”.

Para esto ha sido de especial relevancia el funcionamiento de un Centro de Control Operacional donde cuentan con visibilidad de todas las entregas que realizan y los niveles de cumplimiento presentados en una serie de monitores con indicadores que se calculan instantáneamente; una práctica “importada” de la industria aeronáutica, segmento que la utiliza para el efectivo control logístico de las aeronaves.

“Eso ha logrado la motivación que hay detrás del objetivo de satisfacer al cliente, lo cual ha sido distintivo”, afirma Moreno.

En esta transformadora agenda la reducción de costos ha sido factor clave. Las acciones se enfocaron al Comité Ejecutivo, Operaciones, Administración, Sindicato.

“Nuestro costo de cliente bajó 20% respecto al pasado. Influyó una importante renegociación del contrato eléctrico con cambio de proveedor y significativas bajas de costos”, argumenta.

Especialmente en una industria como la cementera, la sostenibilidad es tema obligado. En este tema Moreno Hueyo es consciente que la empresa del siglo XXI tiene que cumplir un papel en la sociedad.

Por eso el año pasado Polpaico lanzó su Estrategia de Sostenibilidad con siete metas definidas por la ONU y en la cual identificaron objetivos claros para cada una, con expectativa de cumplimiento en 2025.

“Llevamos la delantera en Chile. Somos la única empresa cementera que tiene una central de compra de quema de residuos en el horno”, afirma. Confía en que con la tendencia global en torno a la protección al medioambiente los clientes se den cuenta de la relevancia de la sostenibilidad y los prefieran por ello. Destaca su apoyo a las poblaciones en las que tiene incidencia su negocio, como es el caso de la comuna de Til Til en donde llevan a cabo un programa permanente de sostenibilidad.

Sumado a esta responsabilidad social, el ejecutivo destaca que Polpaico trabaja para lograr una clara diferenciación frente a su competencia en el mercado. La meta es lograr ser impecables en la ejecución de procesos hacia sus clientes para ser los más confiables en la entrega de la mayor calidad en el servicio y experiencia de atención, tanto en cemento como en hormigón.

“Vengo de visitar una cementera líder en México para entender todas sus evoluciones tecnológicas y estamos realizando operaciones en Europa y otros lugares”, aclara.

Subraya que una parte sustancial de la gestión de Polpaico para con sus inversionistas es la rentabilidad de los activos, lo cual es todo un reto dado que se trata de una industria muy intensiva en términos de capital que demanda muchas inversiones a los accionistas.

“El año pasado invertimos el mismo monto del Ebitda prácticamente. Esta industria requiere que uno tenga una mirada muy aguda para asegurar niveles de rentabilidad sobre los activos invertidos que permitan la sostenibilidad de la empresa a largo plazo”, advierte, y asegura que esto garantizará su crecimiento.

ESTRATEGIA CON PROVEEDORES

Cuando Moreno Hueyo arribó a la compañía, se encontró con que la estrategia de cadena de suministro dependía de un área de abastecimiento centralizada que dotaba de lo necesario a los distintos puntos de Chile con lo que las áreas perdían poder. Esto, dado que no podían cerrar acuerdos de negocio por su cuenta, sino que era el área central la que lo hacía. Finalmente, decidió reconfigurar este proceso.

“Hubo todo un cambio de filosofía en términos de empoderar a las áreas del frontline que atienden al cliente. Por ejemplo, todas las sucursales de hormigón hoy tienen un encargado de las sucursales que responden por sus estados de resultados y que tiene gran parte de las decisiones, respondiendo a un comité. Hemos descentralizado esto y lo mismo nos pasa con la operación minera en Cerro Blanco, que es nuestra planta de cemento, en la que el superintendente y el gerente de operaciones negocian los contratos”, explica.

Con esto dice que han logrado tener mayor responsabilidad, empoderamiento e involucramiento de la gente que aprecia tener esta oportunidad con resultados altamente satisfactorios para la empresa.

Si bien Polpaico es autosuficiente en gran cantidad de productos, también cuenta con una cadena de suministro importante que le ha permitido mantener asociaciones con proveedores de alto valor estratégico en la industria como en el caso del clínquer, insumo fundamental de la industria.

“Tenemos una red de contactos; existe un mercado de traders con quienes terminamos eligiendo los clínquers. Además, aprovechamos sinergias porque tenemos una empresa hermana, por lo cual podemos comprar de manera conjunta y lograr mejores ventajas operativas”, comenta. Otros de sus insumos imprescindibles son los áridos que desarrollan con fuentes propias, así como relaciones de largo plazo con fuentes de este insumo que han ido seleccionando con el tiempo para conseguir confiabilidad y competitividad económica.

BENEFICIOS DE TENER ALIADOS

Para Javier Moreno Hueyo estos acuerdos estratégicos generan valor compartido y pone de ejemplo a las cadenas de ferreterías, negocios que cada vez entienden más en su forma de operar, así como sus necesidades, para mejorar la facilidad para interactuar y optimizar costos administrativos en su relación con Polpaico.

“Un aliado estratégico son las cadenas que nos eligen todos los días y trabajamos para hacerlas más productivas para que nuestra relación sea más provechosa para ambas partes”, afirma.

Destaca que otro aliado importante es su empresa hermana Hormigones Bicentenario, con quien realizan operaciones en común como la adquisición de clínquers, y la compra-venta de cemento que les permite optimizar los resultados de ambas compañías.

La empresa, si bien lleva poco viviendo esta etapa de crecimiento sostenido, ya es referente en el continente.

“Polpaico está despertando. Hemos hecho avances importantes, nuestro Ebitda mejoró 52% (de 2017 a 2018) y seguimos siendo igualmente ambiciosos para este año en el que esperamos mejoras de esa magnitud. Lo que nos quita el sueño es poder atender mejor a nuestros accionistas y clientes, por eso estamos enfocados y avanzando de manera muy profesional para lograr atenderlos mejor. Ya vieron buenos resultados, pero esperamos tener un Polpaico sostenible en el que nuestro servicio de mañana sea mejor que el de hoy. La experiencia del cliente es clave para nosotros y estamos trabajando en eso con mucho entusiasmo”, concluye.

2019-05-09T10:41:54+00:00

About the Author:

Olivia Toledo
error: Content is protected !!