Mike Boggs, CEO de Michelin México, explica la estrategia con la que el grupo francés consolida su presencia en el país.

Michelin, la segunda fabricante de llantas más grande de todo el mundo, lleva más de 20 años operando en México. Con más de 850 empleados en el país, sus oficinas centrales se encuentran en la Ciudad de Querétaro. Como parte de sus operaciones comercializan llantas para automóviles, camionetas, camiones, minería, infraestructura, maquinaria agrícola y vehículos recreacionales.

De la mano de su director general, Mike Boggs, la empresa de origen francés ha consolidado su presencia en México. El directivo explica la estrategia con la empresa logrará un mayor crecimiento en los siguientes años.

“El mercado en México de neumáticos es el octavo más grande del mundo, mientras que el de neumáticos para camiones es el sexto mayor del planeta. Una de nuestras grandes oportunidades es el crecimiento y seguir vendiendo las llantas de la marca Michelin. También tenemos la oportunidad de ser más centrados en el cliente.

“Con la retroalimentación que recibimos de nuestros clientes nos aseguramos de que podamos hacer nuestros procesos internos tan amigables para ellos como sea posible; nuestra ubicación estratégica, tener la oportunidad de incrementar nuestro papel en servicios compartidos y mejorar las líneas de comunicación para servir a nuestros clientes y socios con el fin de expandir nuestra ubicación de mercado”, señala Boggs.

Pese a las presiones del presidente estdounidense, Donald Trump, para que los fabricantes se retiraran de México, el grupo francés anunció en 2016 que invertiría 510 millones de dólares en la construcción de una planta en León, Guanajuato, enfocada a la producción de neumáticos de alto desempeño.

Michelin espera que este complejo previsto para iniciar operaciones en este año tenga una capacidad de producción anual promedio de entre cuatro y cinco millones de unidades.

De acuerdo con estimaciones de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), se espera que México produzca 5.1 millones de autos en 2020, lo que representa un amplio mercado para la conquista de la llantera francesa en el futuro cercano.

“México es un mercado con el tamaño y la oportunidad para crecer, pero también la ubicación. La habilidad de conectar con otros mercados como el de Estados Unidos y América Central, ciertamente pone a México en el lado correcto de los negocios”, destaca el director general.

Michelin tiene presencia en Centroamérica y el Caribe desde el año 2000. Su oficina central se encuentra en Panamá, donde cuenta con un equipo de soporte administrativo y de marketing, así como una fuerza de venta que está distribuida en los principales países de la zona. Además, representa en la región a las marcas BFGoodrich, Tigar y Kleber. Sus principales líneas de producto se conforman de llantas para autos y camiones, camiones y buses, equipo pesado para industria, ingeniería civil y minería, motocicletas, y equipo agrícola.

 

MICHELIN EN EL CANAL DE PANAMÁ

La empresa francesa actualmente participa en el proyecto de expansión del Canal de Panamá, que conecta los Océanos Atlántico y Pacífico. A través de sus distribuidores suministra los productos que se necesitan en la operación de la que es hoy en día la mayor obra de infraestructura del planeta.

Dichas obras requieren llantas capaces de soportar diferentes condiciones de suelo, así como la tracción y robustez suficientes para mover máquinas y vehículos que cargan varias toneladas, por lo que Michelin es la mejor opción para formar parte de esta gran obra.

Una de las ventajas competitivas de esta compañía es su incansable sello innovador, lo que le ha dado la posibilidad de adjudicarse proyectos de la magnitud del Canal de Panamá.

Los beneficios operativos clave son el costo de las operaciones, asegurarte de que estás comprando el material correcto al precio justo, pero también en las operaciones de las plantas nos aseguramos que tengas la calidad y el producto identificado.

Con un flujo eficiente y minimizando el trabajo, tenemos el concepto de inventarios más bajos, con los costos más reducidos, y optimizando procesos. Como las cadenas de suministro son consistentes y de alta calidad, la eficiencia siempre es un gran asunto para nosotros; tener procesos estándar y correctos que hacen que la planta funcione mejor es nuestro objetivo final.

Dado que sus operaciones son internacionales, también lo es su cadena de suministro. Por tanto, más allá de contar con una cierta cantidad de proveedores clave, la hazaña de la fabricante de neumáticos es la sofisticada integración que ha logrado.

Añade que, en torno a la cadena de suministro, su escala ofrece una gran ventaja.

“Nuestros procesos de adquisición están integrados en todo el mundo, por lo que tomamos ventaja de muchos de los volúmenes que compramos. Nuestra detallada atención nos ha distinguido del resto; trabajamos estrechamente con la gente innovando en investigación y diseño, en tener los productos correctos, el respeto en determinados procesos.

“Cultivar sus estándares es como cultivamos hacia afuera nuestro negocio. Garantizamos nuestra consistencia, nos aseguramos de tener diferentes proveedores que puedan mantener nuestras instalaciones operando y nuestro producto llegando a las manos de los clientes de la forma en que lo quieren”, asegura Boggs.

La clave de Michelin no es solamente la producción de llantas con la más alta tecnología y calidad del mercado, sino la atención especializada que brinda a sus clientes lo que la ha posicionado como líder en la industria de los neumáticos.

Su éxito, señala el directivo, se debe en gran medida a su excelente fuerza de ventas y equipo de mercadotecnia. Aunado a esto, señala, la capacidad para proporcionar una red de servicios que atiende a diversas necesidades de mercados como el mexicano y, sobre todo, una fuerza de ventas especializada en proporcionar la mejor experiencia al cliente.

“Lo primero es nuestro contacto con los clientes, nuestra innovación en tecnologías, la medición de las necesidades del mercado con la variedad de neumáticos que producimos, el ecosistema, la agricultura, la minería, todo ese tipo de cosas donde trabajamos estrechamente en el área técnica.

“Nos aseguramos que nuestras tecnologías cumplan con las necesidades de los clientes en términos de durabilidad, alto rendimiento, manejo, desarrollo de productos para nuestros consumidores. Es realmente importante”, apunta el directivo.

Detalla que a corto plazo la compañía trabaja globalmente en la noción del enfoque en el cliente y cómo sus empleados encajan en eso, qué pueden hacer ellos todos los días para mejorar la experiencia del cliente.

“Nuestra fuerza de ventas altamente capacitada ofrece grandes ofertas y servicios de administración para ellos, a quienes les ayudan a gestionar fuerzas conociendo las características que necesitan. Debo decir que nuestra fortaleza número uno es la gente, nuestra talentosa fuerza de trabajo. Nos enfocamos en que las personas tengan un ambiente de trabajo saludable. Es una parte muy grande de nuestros diferenciadores con los competidores”, asegura.

Sumado a ello, Michelin sabe que el liderazgo de su gente es fundamental para diferenciarse en el mercado.

“El empoderamiento de nuestra gente es clave. Es un desafío para las acciones a las que el equipo se ha comprometido para entender que todo lo que hacemos es en beneficio directo para el cliente. Nuestro amplio rango de empoderamiento, también medido, o la participación de los empleados, es muy importante para nosotros. Lo medimos de diferentes maneras actuando hacia un equilibrio y una fuerza de trabajo saludable.

“Nos parece muy importante que nuestros empleados pasen tiempo con sus familias, que se vayan de vacaciones; eso incrementa su participación y nos brinda mejores resultados. Así también nos aseguramos que nuestra gente tenga la capacidad de tomar decisiones rápidas para reaccionar a las necesidades de los clientes”, subraya.

LÍDERES EN LA ERA DIGITAL

Otro aspecto muy importante para Michelin ha sido entrar con toda la artillería en el juego de la digitalización de las empresas, por lo que una de las áreas específicas en las que se han enfocado es la cadena de suministro y las aplicaciones logísticas que pueden brindar a sus clientes para que tengan una mejor perspectiva de ello. Los inventarios de llantas, el producto final, su ubicación, tiempo, y todos los procesos que implican una gran cantidad de sinergias combinadas, así como la cadena de suministro, es lo que garantiza que el cliente tenga acceso eficaz y oportuno a la información.

“Vivimos en un momento digital en el que las aplicaciones nos tienen informados, y queremos que sea fácil para nuestros clientes acceden a la información que es clave a medida que trabajamos para implementar nuevos sistemas de inventario para que el cliente pase su tiempo ahí de la forma más sencilla”, abundó.

En ese sentido, la marca francesa ha trabajado mucho en mejorar y mantener actualizados sus sitios web, desarrollando servicios y soluciones para que sus clientes alrededor del mundo tengan a la mano toda la información posible sobre su oferta de productos y que además sea una experiencia amigable para ellos.

“Queremos trabajar con nuestros clientes para darles la oportunidad de acceder a la información que tenemos sobre los niveles de existencias, inventario, trabajo en la planta, y asegurarnos así de darles el resultado correcto del negocio,” subrayó.

Pero el emporio líder de neumáticos va más allá de la calidad e innovación en la producción de llantas, la excelencia en la atención al cliente, un ambiente de trabajo saludable para sus empleados y la digitalización de su catálogo. También retribuye sus ganancias a la sociedad con acciones en favor del medio ambiente.

“Donamos dos días de trabajo cada año para ayudar a las comunidades. Queremos trabajar estrechamente con entidades gubernamentales y no gubernamentales para mejorar la movilidad, enseñarle seguridad a la gente, crear entornos seguros, cuidar los espacios verdes, mejorar las oportunidades de las universidades locales. Sumado a esto realizan actividades de reciclaje y somos participes en las campañas nacionales de recolección de llanta de desecho”, detalló.

De acuerdo con Boggs, en este compromiso también están activamente involucrados los niveles corporativos. Con estas iniciativas Michelin deja claro que es una empresa conformada por ciudadanos con la tarea de devolver y ayudar a mejorar los espacios en los que trabaja diariamente.

“Este es un objetivo crítico para Michelin en todo el mundo. Buscamos vivir en armonía con las comunidades donde operamos”, asegura el directivo.

Michelin es un consorcio comprometido por la sustentabilidad y el impulso a las energías renovables, aun antes que se impusieran estándares obligatorios en la industria. Como resultado de este impulso, entre 2005 y 2011 redujo 20% las emisiones de carbón por tonelada de producto en todas las operaciones del grupo.

Además, en 2012, lanzó la Michelin Energy E-V, diseñada para aumentar su autonomía en autos eléctricos. Al día de hoy ya desarrolla su quinta generación de llantas ecológicas.

La meta de la empresa es mejorar el rendimiento del combustible por lo menos un 2% y reducir las emisiones de CO2 con cada línea nueva.

“Mejorar la movilidad es nuestro enfoque central. Tratamos de entender qué tipo de flota tiene nuestro cliente y cómo puede mejorar su experiencia en movilidad. México está madurando, es una nación bien posicionada porque es un país en crecimiento con oportunidades muy interesantes”, concluye Boggs.