El secreto de la receta ganadora

//El secreto de la receta ganadora

El secreto de la receta ganadora

KFC México consolida su liderazgo con Artemio Santos como CEO.

Por Sebastián Villamil

Cuando Artemio Santos tomó las riendas de KFC México, ya era un amplio conocedor de la marca y de sus estrategias, luego de un historial de siete años en la compañía desempeñando diversos cargos con un sinfín de responsabilidades, por ello, recuerda que cuando llegó el momento de encabezar la compañía (hace tres años) sabía que su deber era poner a esta emblemática marca en el lugar que le corresponde, “en el corazón de los consumidores, porque veo muchas conexiones emocionales”, afirma de manera categórica.

Resalta, que gracias a su rol en la empresa, ha tenido la fortuna de convivir; aprender de la operación, del día a día del negocio y de los clientes, quienes le hacen saber de primera mano el gran potencial que tiene la marca cuando se hacen bien las cosas.

Este líder enfatiza en que, desde que KFC fue fundada por el Coronel Sanders, se han mantenido vigentes sus conceptos y valores hasta el día de hoy.

Desde el inicio, asegura Santos, el objetivo del padre de la marca era preparar una deliciosa comida casera con tono sureño estadounidense de manera consistente y, al mismo tiempo, cocinarla de forma ágil y rápida respetando la receta original.

“Tenemos el reto creciente de lograr estas expectativas que tienen los consumidores y traducirlas en realidad en nuestros restaurantes”, señala, y añade que hay espacio a futuro con productos diferentes y tipos de experiencias distintas.

Una característica importante de este nombre es que apela a una gran diversidad de consumidores.

“El Coronel Sanders decía que sus mesas estaban hechas para que se sentara un chofer de camión y un empresario a degustar sus productos hechos con el corazón, y esa filosofía sigue vigente el día de hoy”, asegura.

De acuerdo con Artemio Santos KFC México ha acelerado su tasa de crecimiento (nuevos restaurantes) y confía que se mantendrá un ritmo sostenible hacia los próximos seis a ocho años, lo que representa 40 nuevos restaurantes de manera anual.

“La expectativa este año alcanzaba el número de los 400 restaurantes, y estar creciendo a una tasa de 10% en nuevas unidades habla de llegar a un par de pequeñas localidades donde la marca no había tenido presencia o mejorar nuestra posición de marca en diferentes ciudades con una alternativa de formatos”, apunta, y abunda en que la marca es muy flexible en cuanto al tipo de restaurantes que pueden construir dependiendo las necesidades de sus consumidores, desde las áreas de comida de las plazas comerciales, hasta restaurantes solos, en medio de una ciudad, que se convierten en destinos familiares.

Explica que la marca KFC nació con una pasión no negociable con la calidad tanto en procesos como en ingredientes.

“Está en el ADN de cómo trabajamos en los restaurantes de KFC, la parte incuestionable sobre no tomar atajos, de hacerlo de la manera difícil, como decía el Coronel Sanders, forma parte del día a día de nosotros cono operadores de restaurantes”, argumenta el empresario, quien considera que el trabajo duro genera réditos.

Comenta que, si bien son muy estructurados en sus procesos, gracias al uso de la tecnología han sido capaces de desarrollar mejoras y es que una buena parte del aprendizaje de los ejecutivos dentro de la organización proviene del día a día, de parte de sus chefs y expertos en la gestión de negocios, con quienes detectan oportunidades que algunas son replicables.

“Hacemos pequeños grupos interdisciplinarios lo más abiertos posible para tener el mayor nivel de input de todas las áreas”, argumenta, y enfatiza en que mucha de la curiosidad que tienen los colaboradores para hacer mejor las cosas, y la apertura de puertas hacia el 100% de los colaboradores, es parte sustancial de su metodología hacia la mejora continua, sin dejar de lado la base tradicional de procesos y elaboración de productos heredada desde tiempos de su fundador.

SABOR CONSISTENTE

Al día de hoy, KFC se enfoca primordialmente en la experiencia de sus invitados (clientes), y es que la industria se ha preocupado mucho en la estandarización de los productos.

“El mayor reto que vemos en KFC es asegurar que quien decide venir con nosotros y visitarnos se sienta bienvenido y que entienda que nos alegra verlo y que logramos transmitirlo de forma consistente en todas sus visitas”, señala.

Santos asegura que una buena parte de sus colaboradores solo han trabajado en KFC, por lo cual han tenido la oportunidad de dominar la operación desde a dentro de la compañía y son quienes al día de hoy son quienes dictan las políticas y estrategias de la organización.

“El número de gente que tenemos en estas condiciones en KFC es muy alto y el espacio que les hemos dado para influir en el negocio también lo es. Eso se ha traducido en tasas de rotación de personal que hoy en día son de las más bajas en la industria.

“Significa que un chico que trabaja con nosotros tiene más tiempo para realizar sus labores con más destreza, ser más funcional y feliz, lo cual termina en un producto delicioso, consistente”, detalla.

Una de las aristas determinantes de KFC es la buena relación con sus socios comerciales, con quienes han signado compromisos de largo plazo, de los cuales destaca el proveedor de su principal insumo que es el pollo, además de un buen número de vegetales, por ejemplo, para su famosa ensalada de col, y demás productos icónicos como el puré de papa y el bisquet. Como complementarios figuran las bebidas y empaques de los distintos productos.

Destaca que la relación que tienen con sus proveedores alcanza, en muchos casos, un nivel de madurez tan alto que entienden los procesos a profundidad y adaptan sus líneas de producción para alinearlos a las prácticas de los restaurantes de KFC.

Por ejemplo, en el empaque de la materia prima, su material y la cantidad de insumo que contienen, así como procesos que se puedan transformar para uso industrial.

“La alianza estratégica con los proveedores tiene un elemento muy importante en asegurar economías de escala y costos pero, al mismo tiempo, cuando es profunda y de largo plazo, nos permite asegurar consistencia de experiencias y producto”, subraya, y añade que cuando KFC entiende, a su vez, los procesos de sus proveedores (labor del supply chain manager) logran sustanciales eficiencias en las compras.

Artemio Santos detalla que, dentro del universo de proveedores con los que operan, existen seis que considera claves para el negocio, sin embargo, recalca que lo que buscan es dar el mismo lugar a todos, incluso a la proveeduría más pequeña porque, a su entender, también es determinante a la hora de completar una orden completa de su menú de opciones.

Un común denominador entre los colaboradores al interior de KFC es su pasión por el sabor.

“Tenemos la deliciosa responsabilidad de ofrecer productos riquísimos. Hemos mantenido una receta secreta a lo largo de muchos años, que seguimos cuidando y trabajando con pasión, y que es de los secretos mejor guardados del mundo”, asevera.

Señala, además, que sus alimentos, aparte de balanceados en proteínas, requieren de una labor muy ardua que incluye una efectiva cadena de suministro, pero sin dejar de ser un proceso artesanal en el que intervienen una gran cantidad de personas.

De la mano de Artemio Santos, KFC México ha sabido posicionarse como un sólido líder en el mercado con una consistente oferta de sabor que cumple estrictamente los lineamientos heredados del legendario Coronel Harland Sanders.

2019-09-10T18:49:33+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!