Seguridad a toda prueba

//Seguridad a toda prueba

Seguridad a toda prueba

Con Camilo Kuri como su Director General, Vallen pisa fuerte en México.

“Fuerte, poderoso o vigoroso” son tres significados para vallen vocablo de latino que representa a la perfección el empuje diario de la compañía Vallen, empresa mexicana que, desde hace más de tres décadas, ofrece servicios integrales de seguridad industrial y que lidera un experto en el segmento como Camilo Kuri, en su calidad de Director General en México de este consorcio perteneciente al corporativo francés Sonepar, presente en 36 mercados del mundo y líder global en distribución de material eléctrico.

La primera huella que la compañía marcó en su larga trayectoria fue a mediados de la década de los años ochenta del siglo pasado cuando inició la comercialización de lentes y gogles de seguridad en los complejos industriales de la zona Altamira-Tampico-Madero, en Tamaulipas.

Posteriormente el crecimiento los llevaría a extender su oferta a entidades como Nuevo León, San Luis Potosí y la Ciudad de México.

“En ese tiempo vimos la oportunidad de traer, a los clientes industriales de México, la más nueva tecnología en equipos de seguridad del mundo. El país tenía cerradas las fronteras y, por eso, la calidad de los productos era muy baja en cuanto a tecnología, así que éramos un puente entre los productores de tecnología y los usuarios; esto a bajos costos de mercado”, recuerda Camilo Kuri.

 

SALTO CUÁNTICO

 En 1992, luego de un crecimiento exponencial, la empresa fue adquirida, al 50%, por la multinacional Vallen Safety Supply, el mayor proveedor en la rama de la seguridad industrial en los mercados estadounidense y canadiense lo cual les permitió fortalecer su menú de productos y servicios, además de engrosar su cartera de clientes sumando a los de esas naciones del norte del continente.

El salto exponencial para la compañía sucedió en 1999 cuando el corporativo holandés Hagemeyer los adquiere en paquete junto a Vallen Safety Supply de Estados Unidos, y Vallen Century de Canadá; momento en el que contaban con 29 sucursales en el país. A partir de ese instante la empresa adoptó su actual nombre comercial Vallen y consolidó su posición en un mercado ávido de soluciones para un segmento industrial cada vez más sofisticado y regulado.

“Los consumidores se han diversificado en servicios técnicos, básicamente en la industria de autopartes manejando materiales indirectos, que es donde vemos mucha oportunidad nosotros como empresa”, afirma Kuri.

Bajo el timón de este estratega, Vallen ha podido innovar en un entorno de constante cambio y en el que ha sabido dar respuesta a través de un esquema de soluciones integrales que le han permitido fortalecer su posición en la competencia.

“Nuestra idea es crecer en todos los segmentos que manejamos; en seguridad premium, servicios técnicos de seguridad, y administración de inventarios de equipos de protección personal. Buscamos incrementar la densidad de los clientes para crecer en todos los segmentos”, detalla, y abunda en que tienen clientes qué sólo usan uno de los segmentos que ofrecen, sin embargo, hace especial hincapié en que, a medida que usan otros, mejoran notablemente sus márgenes operativos.

“Cuando manejan los tres segmentos podemos servir mucho mejor y se convierte en un cliente mucho más rentable para nosotros. Se establece una relación ganar-ganar dado que, mientras el consumidor utiliza más, tiene una mayor variedad de servicios con lo que tenemos clientes más satisfechos del desempeño de sus operaciones, que les resultan más baratas y con mayores retornos”, explica.

Destaca que el gran diferenciador frente a sus competidores es el amplio repertorio de soluciones que ofrecen, a los que les añaden valores suplementarios.

“Ponemos exactamente los productos y servicios que buscan los clientes; no hay ninguna otra compañía que tenga la misma cantidad de servicios. Ponemos los productos, su administración y el mantenimiento de los sistemas”, apunta, y subraya que, desde 1997, han sido fieles a este modelo de negocio que ha dirigido el destino de la compañía que, “en lugar de vender commodities, añade valor a sus servicios en beneficio de los clientes en términos de ahorro”.

Hoy por hoy, Vallen cuenta con 35 sucursales y atiende a más de 3,000 clientes que desarrollan sus actividades de negocio en una multitud de sectores industriales, tales como alimentos, automotriz, autopartes, metalmecánica, minería, petróleo y petroquímica, entre otros.

Una de las claves del éxito de Vallen es la eficiente red de proveeduría que ha establecido con lo que garantiza la excelencia en sus servicios.

“Somos muy selectivos porque establecemos una relación de socios con ellos. Entre ellos figuran empresas como Dupont de quienes hemos aprendido, a lo largo de 30 años. Creemos que la calidad es la base y diariamente nuestro esfuerzo se centra en el servicio, lo cual es crucial en nuestro negocio para ser capaces de ahorrar gastos a nuestros clientes”, concluye Camilo Kuri.

2019-06-10T12:03:45+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!