Una bocanada de aire fresco

Una bocanada de aire fresco

Praxair, liderada en México y Centroamérica por Josué Lee, va más allá de vender productos, pues provee soluciones.

Los gases industriales son invisibles pero indispensables para la vida cotidiana. El acetileno es fundamental para el proceso de soldadura, el bióxido de carbono para la industria refresquera o el helio líquido que enfría aparatos de resonancia magnética fundamental para el diagnóstico médico.

Por ello el equipo de colaboradores en Praxair México se asegura de llevar su portafolio de gases industriales diariamente hasta las puertas de sus clientes con una combinación de excelencia operacional e innovación.

Josué Lee, egresado de la Universidad Iberoamericana y con posgrados en la Universidad de Columbia y el Tecnológico de Monterrey, menciona que más allá de vender un producto, el papel de Praxair está en proveer soluciones a sus clientes.

“Las necesidades del mercado cambian con el tiempo, la incorporación en sus líneas de producción de nuevos materiales y novedosos procesos industriales”.

Un ejemplo que proporciona Josué radica en una compañía proveedora para la industria automotriz mexicana.

“La empresa comenzó a ensamblar piezas de metal galvanizado y la soldadura empleada presentaba porosidades que degradaban su calidad. Colaboramos en Praxair con los ingenieros de la empresa para crear la combinación de gases de soldadura que impedían la formación de poros”.

Otros clientes a quienes Praxair ha provisto con soluciones de gases industriales son los embotelladores de Coca Cola y Pepsi Cola. Además también Mondelez del sector alimentos, y Katcon, empresa líder en la manufactura de convertidores catalíticos, así como Pirelli y Michelin quienes son productores de neumáticos. O como el caso de los fabricantes de estructuras para los rascacielos modernos como Estructuras Ajax y la empresa tapatía Corey.

La industria del vidrio es ejemplo de los demandantes requerimientos para Praxair.

“Las compañías de vidrio plano funcionan 24 horas del día todo el año y la maquinaria empleada en estas empresas sólo hace paradas de mantenimiento cada década, por lo que el suministro de gases debe mantenerse constante todo el tiempo día tras día por años enteros”.

Pero la manufactura no es la única industria que necesita un suministro constante de gas, “en instalaciones médicas el oxígeno es indispensable, es imposible dejar de suministrarles este gas en momento alguno”, señala Lee. No es casualidad que la empresa desarrolle planes de logística contingente para casos de emergencia como terremotos y huracanes que alteren las cadenas de suministro.

EXCELENCIA OPERATIVA

La necesidad de atender las necesidades de los clientes los ha llevado a fabricar sus productos en las instalaciones de algunos compradores.

“Tenemos en México medio centenar de instalaciones de producción dentro de las fábricas de nuestros clientes”.

Esto les permite reducir sensiblemente costos de transporte y la logística involucrada en las entregas, además de permitirles disponer de los productos de la empresa a una mayor velocidad que si los trajeran de un centro de distribución.

Esta complejidad en la cadena productiva de Praxair le ha hecho invertir intensivamente en tecnología para mejorar sus canales de distribución.

“Monitorear y controlar instalaciones productivas dispersas en el país sería una labor extremadamente compleja, de no ser por el software que hemos desarrollado y que nos permite manejar tales plantas en forma remota”, señala Josué Lee.

Así, una persona puede monitorear el funcionamiento de la planta y, en caso de falla, un encargado puede hacer ajustes remotos. Sólo en caso de una contingencia que lo requiera, un equipo de técnicos de la empresa se dirige para hacer reparaciones en la instalación del cliente.

La cultura de productividad en Praxair se nutre con la comunicación constante que tienen las diversas operaciones que la empresa tiene en más de 40 países.

“Mantenemos una relación de comunicación constante con nuestras contrapartes en otros países. Si tenemos alguna duda técnica siempre podemos recurrir a la experiencia de la empresa en otros países, quienes nos pueden proveer el conocimiento y el expertise con la que podemos proveer las soluciones que requieran”, señala Josué.

No por nada la empresa invirtió en 2017 unos 93 millones de dólares en investigación y desarrollo con instalaciones en Nueva York, Illinois e Indiana.

Pero no todo son máquinas y procesos. La excelencia operacional de una empresa como Praxair requiere el trabajo de personas de carne y hueso, una comunidad de más de 26,400 personas quienes comparten cultura y valores comunes, “algunos de nuestros valores más importantes son la seguridad de las operaciones, la integridad de quienes laboramos en la empresa, la operación en torno a resultados, la satisfacción del cliente, la diversidad y la inclusión, así como la responsabilidad ambiental y social”, explica.

Estos valores le permiten a Praxair modelar una cultura de productividad e innovación con la que ofrece un mejor portafolio de soluciones a sus clientes.

“No somos los proveedores más baratos pero trabajamos por ser los mejores, por medio de programas constantes de soporte a la productividad, así como la atención constante hacia las necesidades de nuestros clientes”, comenta el directivo, quien agrega que, como fruto de sus esfuerzos, han sido reconocidos como Empresa Socialmente Responsable por parte del Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI) así como la revista Expansión, publicación que incluyó a Praxair en su listado de Súper Empresas.

Esto sin contar certificaciones gubernamentales como la de Empresa Segura, otorgada por la Secretaría del Trabajo y la de Industria Limpia, concedida por la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (PROFEPA).

Durante sus cinco décadas en México, la empresa ha hecho aportes que han impactado positivamente en la vida de miles de personas.

“Cuando llegamos al país, hace medio siglo, el oxígeno médico que se usaba en el sector salud era el mismo que se usaba en las industrias, lo que representaba un peligro para los usuarios. Por ello trabajamos junto a las autoridades para crear un estándar de oxígeno para uso médico empleado hasta el día de hoy”.

El compromiso de Praxair está impulsado por perspectivas positivas de crecimiento en los años venideros.

“Esperamos crecer por lo menos al doble que el producto interno bruto del país en los próximos años, en buena medida porque las empresas para quienes trabajamos están comprometidas con proyectos de largo plazo que requerirán de nuestros productos durante muchos años”, apunta Lee, quien reconoce también el papel de proveedores en dos insumos clave para el desempeño exitoso de la empresa.

“La energía es nuestro insumo más importante y hemos logrado desarrollar relaciones fructíferas con nuestros proveedores, así como con las empresas que manufacturan los cilindros con los que llevamos algunos tipos de gases a los clientes y con quienes colaboramos en mejoras para los tanques y que nos permiten innovar constantemente”.

 

EL PODER DE LA INNOVACIÓN

Praxair sigue desarrollando sistemas que mejoran su productividad “en equipos como compresores solíamos cambiar piezas cada determinado tiempo, pero ahora tomamos imágenes termográficas que nos permiten conocer si una pieza sufre desgaste sin necesidad de abrir el equipo. Esto nos permite intervenir los equipos solamente cuando esto es necesario” dice Lee.

De esta manera los costos de mantenimiento se reducen y el personal de la compañía se mantiene ocupado en tareas de alto valor agregado.

Otra innovación incorporada en las operaciones de Praxair está en el análisis de grandes cantidades de datos, conocida como Big Data y que permite a Praxair incluso preveer la demanda de sus clientes.

“Con estas técnicas creamos bases de datos de las compras de nuestros clientes, las analizamos y así podemos incluso enviar suministros a nuestros clientes antes de que ellos mismos lo sepan. Esto además permite diseñar rutas de suministro que disminuyen costos de transporte y evitan gastos innecesarios en combustible”.

La ventaja competitiva de Praxair no sólamente se construye con innovación, también se erige con el cumplimiento de los valores de la empresa por la comunidad que la conforma.

“Las guías de nuestra conducta no son negociables; cada empleado debe cumplir de manera escrupulosa nuestros valores, son la estructura que nos permite servir a nuestros clientes y a México con lo mejor que tenemos”.

Programas de entrenamiento y un ambiente que fomenta una cultura laboral basada en el respeto y en el cultivo de los valores de la empresa incluyen infinidad de temas entre ellos el trabajo seguro.

“La seguridad está en todo en Praxair, incluso en acciones que podrían parecer cotidianas como el uso del cinturón de seguridad que promovemos constantemente”, argumenta.

El crecimiento de las ventas globales de Praxair de un 8.5% durante 2017 augura un panorama positivo para la empresa.

A inicios de año Bill Selesky, del despacho Argus Research, dijo que el crecimiento de la demanda mundial en industrias como manufactura, electrónica y metalurgia, auguraban un 2018 muy favorable para la empresa.

Josué Lee decanta en el mismo sentido del analista: “Estamos en un camino de crecimiento que no esperamos se detenga en los años por venir; trabajamos de la mano con industrias sumamente sólidas y con nuestros colaboradores en la construcción de una de las empresas de gases industriales más importantes del país”, concluye el empresario.