Sanofi crece en México con Fernando Sampaio, su Country Chair.

Sanofi, líder mundial en producción de vacunas, tiene la meta de mantenerse en el top ten de las compañías farmacéuticas del planeta y lo logra a partir de la innovación y excelencia operativa.

“Nuestra ambición en México es ser el aliado número uno del sector de salud pública. Contamos con un amplio portafolio que nos permite prevenir y controlar varias enfermedades y mejorar la calidad de vida de la población en el país”, dice categórico Fernando Sampaio, Country Chair de Sanofi México y Director General de Sanofi Pasteur.

Para Sanofi, la oferta de vacunas es un pilar, pero también trae al país medicinas de alta especialidad para enfermedades raras y para otros padecimientos crónicos.

Luego de 90 años de presencia en México, la gigante farmacéutica europea consolida su posición de liderazgo en áreas como diabetes, inmunología, salud del consumidor, y prevención, esta última de la mano de su unidad Sanofi Pasteur.

“Estos pilares nos permiten posicionarnos como laboratorio líder para cubrir las principales necesidades de la gente en México con soluciones de salud de alta calidad”, abunda.

La farmacéutica cuenta, comenta Sampaio, desde hace décadas, con un par de plantas de producción en el país, lo cual les garantiza contar con una sólida presencia en términos de fabricación, dado que, en uno de estos complejos produce casi 160 millones de unidades al año enfocadas a hipertensión, diabetes y analgésicos.

La otra planta industrial (la más grande de la compañía en Latinoamérica) se enfoca en la producción de antígenos para vacunas contra la influenza; una de las cuatro que Sanofi tiene en operación en el mundo y que reproduce más de 30 millones de unidades al año, con lo que cumplen al 100% la demanda de la nación.

Por si fuera poco, la empresa desarrolla una tercera planta, también enfocada en vacunas contra la influenza, pero estas 100% mexicanas, a diferencia de la que actualmente opera que sólo se enfoca en la producción de antígeno que, posteriormente es enviado a la planta de manufactura en Francia para completar el proceso y regresar listas para su distribución a México.

Una vez terminadas las nuevas instalaciones, en el Estado de México, Sanofi contará con aun más ventajas competitivas, no sólo en cuestión de logística para proveeduría, sino que, en términos de seguridad: significa un pilar para México dado que, para el país, es fundamental contar con este activo en caso de enfrentar una eventual pandemia.

“Estamos invirtiendo una cantidad cercana a los 130 millones de euros. Con la nueva fábrica vamos a promover 170 nuevos empleos de alto nivel, de manera directa, y otros 600 adicionales.

“Vamos a incrementar la capacidad de producción y, quizá también, de exportación de vacunas contra la influenza. La opción no sólo es producir para México, sino expandir la producción para Latinoamérica”, destaca.

Globalmente, Sanofi es una de las compañías líderes en innovación de productos para la cual destinan 6 mil millones de euros al año en el desarrollo de nuevas moléculas, sin duda un importante motor de su desarrollo.

“Los estudios clínicos locales que tenemos en México son muy importantes para nuestro crecimiento a futuro. Estamos generando datos, conocimiento y conclusiones en torno a soluciones para la salud.

“El año pasado invertimos 200 millones de pesos en historias clínicas, fase dos y tres, y, en 2019, estamos cerca de 300 millones de pesos”, apunta.

Para Fernando Sampaio, una de las grandes diferencias de Sanofi frente a su competencia, en México, es su capital humano y la reputación de la compañía construida a lo largo de cerca un siglo de apoyo a la salud en el país, calificada como de altísima calidad en la industria.

Además de, recientemente, haber sido reconocida en 2019 como una de las mejores empresas para trabajar nacional e internacionalmente.

Para mejorar todavía más su eficiencia operativa, el directivo explica que han puesto en marcha un par de procesos de mejora, no solo al interior de sus oficinas, sino también en el campo, con su fuerza de ventas.

Del lado industrial, basan su estrategia en el modelo Lean manufacturing, metodología de gestión enfocada en agilizar las operaciones y minimizar las pérdidas de los sistemas de manufactura, al tiempo de elevar al máximo la creación de valor para el cliente.

El ejecutivo subraya que otra de las prioridades de la compañía es la colaboración entre sus distintas áreas. Sampaio está convencido de que el éxito de un desempeño depende del trabajo en equipo y de una gestión con visión interdisciplinaria.

“Movemos a los talentos entre las áreas y de las unidades de negocio. Esta función cruzada de desarrollo de talento es algo muy rico y potencia la colaboración entre los equipos y el entendimiento de la compañía”, detalla.

Destaca que, en una extensa geografía como la mexicana, el tema de la logística se torna complicado, por ello echan mano

de Proyecto Azteca, un acuerdo a largo plazo entre Sanofi Pasteur y la Secretaría de Salud enfocado en generar el acceso completo de vacunas contra la influenza y el combo pediátrico (vacuna infantil), con producción local, lo que genera grandes beneficios a la cadena de suministro porque reduce los tiempos de entrega hasta en 30 días y permite introducir al país nuevas tecnologías.

“Con las vacunas producidas en México se reducen los tiempos de entrada al mercado, así como el costo de las vacunas y la logística”, subraya.

Sampaio explica que participan en un muy importante programa de inmunización en el país, que encabeza el gobierno, en el que han traído una nueva vacuna hexavalente para niños y bebés que es seis vacunas en una. Con ello se mejora la tasa de cobertura inmunológica a través de tecnología fácil de aplicar y que reduce el número de inyecciones en los niños.

Esta asociación con el gobierno de México, señala el ejecutivo, demuestra el fuerte compromiso de Sanofi Pasteur con la salud pública, en un esfuerzo por salvar vidas, traer nuevas propuestas, dar acceso a vacunas, y enfocarse a la prevención de muchas enfermedades.

Para garantizar la agilidad de las operaciones, Sampaio señala que se dieron a la tarea de desarrollar un plan de trabajo en conjunto con sus aliados estratégicos para integrar las funciones de diversos departamentos, como compras, o ventas, por ejemplo, que son apoyados en un control de inventarios en línea con el objetivo de maximizar la disponibilidad de productos para sus clientes.

Por otra parte, comenta que para el empaque de sus productos han suplido a su anterior proveedor en Francia por uno del mercado nacional.

“Hacemos casi todo el proceso de producción internamente gracias a la dimensión de nuestra huella en la industria en México”, destaca.

Como experto en la industria, Fernando Sampaio sabe que México es un país que ofrece muchas oportunidades para una compañía de la talla de Sanofi que cuenta con la capacidad suficiente para mejorar la calidad de vida y la prevención de enfermedades de la gente.

“Uno de los más grandes retos que tenemos es entender las necesidades de la población para lo cual debemos ser maestros de la adaptación. Pasamos por un cambio político-administrativo en este país y debemos entender su visión y estrategia, y adaptarnos a su nueva demanda. Si lo logramos vamos a ser exitosos en el país, incrementando la calidad de vida de la gente y siendo exitosos como compañía de negocios”, concluye.