Alga, un negocio disruptivo

/, Nuestra recomedación/Alga, un negocio disruptivo

Alga, un negocio disruptivo

En Algal Tech han trabajado 25 años para introducir al mercado el alga aonori.

Perseverar resulta clave para quienes deciden emprender en cualquier área y Algal Tech, empresa que se dedica a producir algas a través de la tecnología que desarrolló un equipo multidisciplinario de México y Estados Unidos, es el mejor ejemplo.

En 25 años, Armando León, Benjamín Moll y Javier Echeverría, han invertido alrededor de 15 millones de dólares para producir e introducir al mercado el alga aonori como un producto orgánico de alto valor nutricional.

Ciertamente el camino que han recorrido para que una innovación disruptiva como esta vea la luz no ha sido nada sencillo.

“Cuando uno anda tratando de aprender a volar sin instructor es muy difícil, sin embargo, sí se puede”, explica León.

El emprendedor señala que, después de más de dos décadas, este es el primer modelo viable de negocios que desarrollan para salir al mercado a producir el alga como un alimento de alto valor nutritivo y funcional.

Una de las metas de Algal Tech es ayudar a combatir la crisis de obesidad en México, país en el que 70% de los adultos sufre de sobrepeso u obesidad, según el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

“La razón por la que estamos en esto es por el potencial que vemos de desarrollar una nueva industria de un producto de alto valor nutricional que se puede producir aprovechando las costas mexicanas, o de otros lugares del mundo, para resolver problemas de salud. Eso es lo que nos motiva”, detalla el empresario.

Algal Tech cuenta actualmente con dos opciones para generar ingresos: buscar capital para crear la primera granja comercial para el cultivo del alga aonori, con la ventaja de tratarse de como un ingrediente de alto valor nutricional para ser adicionado a otros alimentos, y licenciar la tecnología que desarrollaron en Japón.

“Puede ser un empresario o alguna compañía grande japonesa la que utilice nuestro sistema para que en ese país se desarrolle este cultivo con nuestra tecnología dado que ha habido intentos infructuosos de una universidad en especial, que es la de Kochi, por buscar producir esta alga; esta alga ulva, de una manera más industrial y, con ello, abatir su costo”, abunda.

Dicha tecnología, detalla León, es completamente disruptiva para Japón.

“Nuestro costo de producción es como el 20% de lo que les cuesta allá producirla, entonces pensamos que licenciando la tecnología podemos tener ingresos en forma importante que nos permitan poder invertir en la primera granja propia aquí en México”, acota.

Pese a que ya ha pasado un cuarto de siglo desde que inició su camino como emprendedor junto con sus socios, Armando aconseja, a quienes apenas comienzan, que se rodeen de los mejores para poder concretar su sueño.

“Hay que rodearse de personas capaces, de socios capaces que sepan mucho más de lo que hay que hacer que uno. No hay que tratar de hacerlo solos pues no vamos a llegar”, concluye.

2019-06-18T08:25:01+00:00

About the Author:

Olivia Toledo
error: Content is protected !!