Colmillo para emprender

///Colmillo para emprender

Colmillo para emprender

Eduardo y César Camón crearon el primer holding de servicios odontológicos en México.

Por Karla Omaña

 

Lo que nació en 1969 como un consultorio dental en el garaje de una casa en la Ciudad de México, hoy es un proyecto empresarial que ha logrado posicionarse como una de las cadenas dentales más importantes del país.

Después de varios intentos de emprendimiento, y tras varios proyectos fallidos, fue en 2011 cuando Eduardo Camón decidió continuar con el negocio de César, su padre, uno de los odontólogos más reconocidos en el país.

“Los dentistas saben curar, para eso estudiaron, pero no saben hacer negocios, es por ello que creamos Capital Dental, el primer holding de servicios odontológicos en México”, afirma Eduardo, director general de Capital Dental.

Buscar la excelencia en la atención odontológica del cliente y hacerlo de forma colaborativa fue el motor que movió a este joven empresario para reconfigurar el ecosistema de los consultorios dentales en México, dejando atrás el formato tradicional, formado con base en distintos consultorios con un mismo nombre.

Capital Dental funciona como una asociación de consultorios ya establecidos en los que la compañía adquiere el 25% y recibe parte de los ingresos generados. Mediante esta sociedad, la empresa asegura a los odontólogos un portafolio continuo de clientes, actualización profesional y consejería empresarial.

“Nos asociamos con dentistas y ellos lideran sus propias clínicas en sociedad con nosotros”, explica Camón.

Caza vez el entorno se vuelve más competitivo, por lo que resulta más difícil montar un consultorio, es por ello que Camón buscó una solución mucho más rentable.

“Al año se gradúan 6,500 dentistas, y de ellos 85% no tiene un consultorio propio, por lo que representa una gran oportunidad para crecer”, añade este innovador empresario.

La compañía trabaja bajo dos esquemas: uno es la operadora de servicios para dentistas que incluye laboratorios, certificaciones y actualizaciones, entre otros, y el otro funciona como una operadora de clínicas dentales multiformato con centros odontológicos especializados, unidades móviles, y renta de consultorios. Esta división llamada Smile Centro Odontológico brinda servicios de odontología a organismos públicos y privados en unidades móviles especializadas.

Sumado a lo anterior ofrecen cursos de marketing, contaduría y estructura financiera, mediante la división OdontoCoach, que se dedica principalmente a alinear los procesos de las clínicas asociadas a la red y de dar capacitación constante.

 

La unión hace la fuerza

Ante la llegada de una nueva cadena española de odontología a México, Eduardo considera que el panorama es muy prometedor, ya que hay muchos dentistas con potencial de crecimiento y esa es un área de oportunidad.

“Separados somos fuertes pero juntos invencibles”, afirma Eduardo al subrayar que con su negocio se genera unidad y por lo tanto más posibilidades de éxito.

“El dentista por sí solo es un como un lobo solitario, pero bajo nuestra propuesta la idea es jugar en manada, en equipo, y así poder hacerle frente a la competencia”, añade.

Cuenta con clientes de la talla de Bimbo, Alstom y GM, Novartis e instancias oficiales como el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

Con 13 sucursales en el área metropolitana de la CDMX, bajo el modelo de operadoras clínicas, Eduardo aún tiene mucho territorio que conquistar, pues su visión para 2019 es lograr abrir 50 sedes para festejar su 50 aniversario.

2018-01-23T15:59:40+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!