Ante el Covid-19, las empresas deben adaptarse, aprovechar oportunidades y reimaginar su futuro.

Por Héctor Meza*

 

Cuando la pandemia comenzó, muchas personas adoptamos las recomendaciones sanitarias con la idea de que tratábamos con medidas pasajeras, y que todo volvería a la normalidad en poco tiempo. Sin embargo, hemos avanzado más de la mitad del 2020 y en los negocios ya se han comenzado a adoptar nuevas prácticas.

Esta situación ha obligado a empresas y a organizaciones de todos los tamaños a explorar qué significarán tales transformaciones y cómo podrían adaptarse.

La nueva normalidad variará de una empresa a otra y la manera de abordarla dependerá de las variables económicas, sociales, salud pública, y desarrollo, además de las implicaciones de los cambios estructurales creados por el Covid-19.

Un análisis reciente de McKinsey estimó que el tiempo de recuperación para diferentes sectores podría extenderse hasta 2025. Si bien esto sugiere un período prolongado de transición, los negocios necesitan estar preparados y adaptarse a ciertas tendencias que se vislumbran en todas las industrias para afrontar de forma exitosa esta transformación.

 

Oficinas móviles

Para mantener la distancia social, múltiples empresas permitieron a sus colaboradores instalar su oficina en casa hasta que la situación se superara. Sin embargo, esta disposición provisional se ha extendido por más tiempo y algunas organizaciones han comenzado a repensar sus políticas de trabajo remoto. Un ejemplo de ello se presentó en Twitter, que desde mayo autorizó a sus empleados trabajar de forma remota para siempre, si así lo decidían.

Ya sea que te decidas por una modalidad híbrida o 100% remota, tendrás que reconsiderar todos los procedimientos, desde el reclutamiento, los instrumentos para monitorear las labores, hasta el reporte de actividades generales. También deberás reconfigurar digitalmente tus estrategias de comunicación interna para mantener motivación entre los empleados, así como recordarles la misión y los valores de la empresa, para vincular los objetivos de negocio con sus labores y resaltar la importancia de su colaboración.

 

Economía de bajo contacto

La nueva normalidad ha obligado a las empresas a transformarse para prosperar en una economía de bajo contacto (o low touch economy), es decir, a operar y brindar servicios con el mínimo contacto humano, lo que representa la reducción de reuniones, restricción de viajes, disminución de la interacción con los clientes y proveedores, entre otras medidas, con el objetivo de continuar operando de manera exitosa mientras se reducen los riesgos para la salud.

Ante esta situación, será necesario fortalecer las estrategias de comunicación integral, a través de un modelo de medios propios-ganados-compartidos, para mantener la relación e interacción con los clientes a pesar de la distancia.

En este sentido, el social listeningque consiste en el monitoreo y evaluación de las conversaciones alrededor de tu marca y de tu competencia, que tienen lugar en las redes sociales- será elemental para conocer lo que se dice de tu marca, desarrollar una mejor estrategia de marketing, mejorar la atención al cliente e identificar influenciadores de tu nicho. Así, podrás ofrecer contenido de calidad que ayude a cubrir las nuevas necesidades de los clientes, mantenerlos informados sobre el uso de tus productos y asegurar el éxito del cliente. Lo que demostrará un interés auténtico por los clientes e incentivará un sentido de comunidad.

 

Presencia digital

La gente ha optado por comprar en línea en lugar de salir de sus hogares. Según un reporte de la Asociación Mexicana de Venta Online, la emergencia sanitaria ha generado que un 55% de los consumidores adquieran productos en línea. Por lo cual, contar con un sitio web optimizado y nutrido con todo el contenido necesario que atraiga a tus clientes habituales y potenciales, será crítico para mantener a tu empresa en funcionamiento.

Para mejorar tu rendimiento en línea, no es necesario ser un gigante del comercio electrónico. Este podría ser el momento perfecto para mejorar el sitio web de tu empresa, lo que incluye: revisar tu contenido para asegurarte de que refleje las necesidades actuales; optimizar tu sitio web para que las personas puedan encontrarlo en línea; y asegurarte de que esté habilitado para cualquier tipo de dispositivo y que sea amigable.

 

Cultura de innovación y resiliencia

La pandemia obstaculizó el funcionamiento de muchas organizaciones. Sin embargo, la historia ha demostrado que solo las empresas innovadoras se adaptan, sobreviven y se recuperan con más fuerza ante los siempre cambiantes ambientes económicos y competitivos, así como de las crisis.

De acuerdo con McKinsey: “Las organizaciones que mantuvieron su enfoque en la innovación durante la crisis financiera de 2009, emergieron más fuertes, superando el promedio del mercado en más del 30 por ciento y continuaron generando un crecimiento acelerado durante los siguientes tres a cinco años”. Es por esta razón, que la constante búsqueda por la innovación será imprescindible.

Hay muchos ejemplos de empresas que modificaron sus modelos de negocio para sobrevivir. Ahora es un buen momento para mirar hacia el futuro en busca de oportunidades comerciales a corto, mediano y largo plazo en la nueva normalidad. Empieza por centrarte en tu mercado objetivo actual y piensa en cómo podrían haber cambiado las necesidades y el comportamiento de compra del consumidor. Solo las empresas que dediquen algún tiempo a esto, encontrarán las oportunidades disponibles.

 

Cuidado de la salud

Según un estudio de Accenture, el 78% de las personas se preocupa por la salud personal y el 80%, por la salud de amigos y familiares. Cuando entren a un espacio físico, tus clientes querrán saber que se encuentran en un entorno limpio y seguro. Las empresas que proporcionen medidas higiénicas e integren el mejor saneamiento de su clase, ganarán la mayor confianza entre los clientes.

Tranquilizar a los clientes sobre la seguridad de tus productos o servicios puede hacerse mediante una comunicación constante y clara sobre los procedimientos de desinfección y cuidado en las instalaciones de tu empresa. De igual manera, garantizar que los trabajadores están seguros dentro de tus instalaciones y de la  cadena de suministro, te ayudará a proteger la reputación de tu marca y generar confianza.

Sin duda, la humanidad vive uno de los mayores desafíos de estos tiempos, y las empresas deberán observar cuidadosamente el entorno, tener la capacidad de adaptarse a los cambios, aprovechar las oportunidades disponibles y reimaginar su futuro.  Como dice una frase célebre del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry: “No se trata sólo de prever el futuro, sino de hacerlo posible”.

*Héctor Meza es Director General de InfoSol.