En México, el consumo de refrigerios fuera del hogar se ha incrementado un 9.9%

 

El gasto en bebidas y alimentos fuera del hogar (OOH, por sus siglas en inglés) ha aumentado a nivel global.

De acuerdo con el estudio “Winning food & drink occasions Out-of-Home” de Kantar, el desembolso que se realiza en comida para llevar y bebidas calientes representa el 12.3% del gasto total de OOH en Reino Unido, Francia y España.

El consumidor promedio gasta en dicho rubro entre 15 y 17 euros en cada pedido.

Un dato a destacar es que en México el 56% del consumo de alimentos y bebidas Out of Home se realiza por gusto y que un 46% dentro de consumo en el hogar por hábito.

La venta de snacks y bebidas fuera de casa se ha incrementado un 9.9%, es decir, los mexicanos gastan aproximadamente $2,366 pesos tanto en bebidas no alcohólicas como en refrigerios.

De dicho monto, el 45% (alrededor de $1,065 pesos) lo destinan en bebidas refrescantes.

“A diferencia del consumo en casa versus, el que se hace fuera de ella es un gasto individual (69 % de las ocasiones), se comparte con otros, pero menos que en casa (93 % son compartidas).

“Es un consumo en donde las decisiones las toma el mismo individuo, a diferencia del consumo en casa en donde muchas veces el ama de casa o la mamá tienen mayor injerencia para decidir lo que se consumirá o lo que no en el hogar”, explica Mariana Cruz, Out Of Home & Usage Food Manager de la División Worldpanel de Kantar México.

En cuanto al consumo de refrigerios fuera de casa, Kantar también encontró diferencias entre hombres y mujeres.

Las mujeres gastan más en categorías como helados, postres refrigerados (gelatinas, flanes, natillas) y en chocolates. Y también son ellas, las que más comparten con otros, un 35 % de las ocasiones o incluso compra para otros, mientras los hombres es un 27 % de las ocasiones.

En cuanto a edades, los más jóvenes (entre los 10 y 17 años) del 100% de lo que gastan fuera del hogar en alimentos y bebidas el 41 % lo hacen en botanas saladas. Mientras que los mayores a 49 años adquieren más que le resto en galletas (22 %) y yogurt (15 %).