Los principales índices accionarios de Estados Unidos tuvieron el lunes 5 de febrero su mayor caída en 6 años.

Las acciones en la Bolsa de Nueva York se derrumbaron el lunes en una sesión altamente volátil.

La caída registrada fue de hasta casi 1,600 puntos en el Promedio Industrial Dow Jones, por lo que los inversionistas lidiaron con un incremento del rendimiento de los bonos y un posible repunte de la inflación.

El índice S&P 500 y el Promedio Industrial Dow Jones sufrieron sus mayores caídas porcentuales diarias desde agosto de 2011 .

Entre los sectores más afectados se encuentran el financiero, cuidado de la salud e industrial con descensos ampliamente generalizados debido a que los 11 sectores principales del S&P perdieron al menos 1.7%.

Además, los 30 componentes del Dow Jones cerraron en negativo.

Con dicho retroceso, el S&P 500 anuló las ganancias del 2018 y ahora acumula una pérdida de 0.9% en el año.

 

El esperado anuncio

Desde hace meses, muchos inversionistas se prepararon para un retroceso luego de que Wall Street marcara un récord detrás de otro, con subidas alentadas por datos económicos positivos y perspectivas de utilidades corporativas.

El reporte de empleo de enero publicado el viernes generó temores por inflación y un repunte de los rendimientos de los bonos del Tesoro, así como preocupaciones respecto a que la Reserva Federal subirá las tasas a un ritmo más rápido de lo esperado.

El Promedio Industrial Dow Jone perdió 1,175.21 puntos. El ídice S&P 500 bajó 113.19 puntos.