El comercio se está recuperando más rápido que respecto a la crisis de 2008.

 

El comercio internacional sufrió a principios de año, cuando apareció el Covid-19, su caída más grande desde la Gran Depresión.

Expertos advirtieron de un incremento en el proteccionismo y que algunas empresas hablaron de reconsiderar las cadenas de suministro en el extranjero, pues podrían resultar vulnerables a impactos inesperados.

Aunque el comercio aún permanece por debajo de los niveles previos a la pandemia, este se ha recuperado de forma robusta y para el mes de junio ya había recobrado alrededor de la mitad de su pérdida histórica, según cálculos del Instituto de Economía Mundial de Kiel.

Además los hogares están gastando en bienes importados, lo que es una buena señal y ha animado a los mercados.

China, cuyas fábricas fueron de las primeras en reabrir tras suspender actividades por el Covid-19, registró un crecimiento del 9.5% en envíos salientes en agosto respecto al año anterior.

Además, el puerto de NingboZhoushan, uno de los más grandes del mundo, ha visto al volumen comercial rebasar los niveles del 2019 con mayor frecuencia desde julio, de acuerdo con la compañía de datos QuantCubeTechnology.

La recuperación no se siente uniformemente en todas partes, pues el comercio aún enfrenta grandes retos, incluyendo un posible resurgimiento del Covid-19 este otoño, pero se ven señales de que no todo está perdido para este año y eso son excelentes noticias.