Por el Covid-19, los momentos de consumo ahora se dan principalmente en el hogar.

 

Entre los cambios que trajo el confinamiento provocados por el coronavirus, los consumidores muestran una tendencia a preferir servicios a domicilio.

Lo anterior ha obligado a las empresas a repensar sus negocios con apoyo de tecnología, como la realidad aumentada y la inteligencia artificial.

Los hábitos y las ocasiones de consumo han migrado a hacerse virtual, por lo tanto esas formas tienen que estar acompañadas por la misma experiencia.

Tanto la frontera de servicio y consumo o producto se ha empezado a perder para ser uno solo.

Es por esto que las empresas deben de implementar tecnología que les permita obtener los datos necesarios del consumidor para procesarlos con algoritmos de inteligencia artificial para descubrir lo que esperan los consumidores de la experiencia de compra y consumo.