La minera SQM obtiene litio del salar de Atacama, que representa el 70% de las reservas mundiales de dicho mineral.

En las aguas subterráneas del desierto de Atacama, el lugar más seco de la Tierra, en el norte de Chile, la mayor minera no metálica del país, SQM (Sociedad Química y Minera de Chile), encontró un salvavidas cuando más lo necesitaba.

Allí están las salmueras que se extraen para obtener el litio, un mineral que, con la creciente demanda por parte de la industria de los autos eléctricos y dispositivos electrónicos, aumentó su precio 80% en 2016 y ayudó a recuperar el negocio de la compañía tras un lustro marcado por golpes en varios frentes.

El salar de Atacama, donde SQM tiene derechos de explotación sobre 196,000 hectáreas, es la punta de mayor producción del llamado “triángulo del litio”, un área geográfica que conforma con el sur de Bolivia y el noroeste de Argentina y que representa 70% de las reservas mundiales de ese mineral y las de mayor calidad.