El año pasado, los mexicanos gastaron diariamente un millón de pesos en ordenar comida vía web o applicaciones.

Las ventas de comida online van al alza en México.

En 2016, la venta de comida a través de internet fue por $397.4 millones de pesos, por lo que aumentó un 50% respecto al año previo, según Euromonitor International

Por lo tanto, este año se espera que el crecimiento de venta de comida sea del 35%.

Empresas como Sin Delantal, Rappi y Uber Eats han resultado las más beneficiadas sobre todo en urbes como la Ciudad de México, donde trasladarse físicamente a un restaurante se complica.

“Salir es complicado, pero cuando estás en una oficina con un horario esto es casi imposible.

“Pedir algo por internet es mucho más fácil y práctico así que por eso opto por este servicio”, explicó Leticia Fernández, usuaria de estos servicios.

En 2010 nació en España la empresa Sin Delantal. Tan sólo dos años después la firma llegó a México.

La plataforma no se enfoca en la contratación de repartidores, pues los restaurants emplean a su propio equipo de distribución por lo que Sin Delantal recibe como ganancia un porcentaje por cada una de las entregas que se hizo a partir del contacto de su plataforma.

Además Sin Delantal opera en países como Colombia, Argentina, España, Inglaterra, Francia.

Otra de las compañías es Rappi, la cual surgió en 2015 en Bogotá, Colombia, y entró a México a finales de ese mismo año.

Rappi cuenta con repartidores propios, quienes se quedan con el 100 por ciento del costo del envío, además de sus propinas.

Esta empresa opera en nueve ciudades entre las que están México, Colombia y Brasil.

En tanto, Uber Eats empezó a operar en octubre del año pasado, siendo México el primer país de América Latina en el que comenzó funciones.