México invierte mal (y poco) en salud

/, Opinión/México invierte mal (y poco) en salud

México invierte mal (y poco) en salud

La corrupción y el mal manejo de los recursos públicos tienen a México rezagado en materia de salud.

México necesita urgentemente replantear la forma en la que invierte en el sector salud, pues lo que destina en dicha materia no es suficiente.

De acuerdo con el doctor Miguel Ángel Villatoro, Especialista en Medicina del Enfermo en Estado Crítico, la gran desigualdad de ingresos y la mala distribución de bienes tienen al país en la urgente necesidad de replantear la forma en la que se invierte en el sector salud.

“Siendo una de las economías más fuertes de América Latina y el mundo, México debe replantear y reforzar su inversión hacia la salud, de lo contrario, continuará la gran deficiencia en los servicios, en las instituciones y en la cobertura”, subrayó.

En 2016, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la inversión en el sector salud fue equivalente al 5.6% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, alcanzando la cifra de 1 billón 127 mil 431 millones de pesos.

Pese al monto de dicha inversión, las enfermedades crónicas degenerativas, la hipertensión, y la obesidad, entre otras condiciones, van en aumento, por lo que se debe planear mejor la distribución del presupuesto para atender mejor y a más población.

“A pesar de que se ha visto un incremento de 0.6% este año para la inversión pública en el sistema de salud en México con respecto al 2017, esto no ha podido ni sabido traducirse en mejor salud, ni mejor desempeño de la industria”, abundó.

 

Se gasta más en corregir, que en prevenir

Si algo está fallando en México, en cuanto a materia de salud, es invertir en la prevención de enfermedades.

“Nos falta universalizar los servicios de salud e invertir más en la prevención”, resaltó Villatoro.

La generación de sistemas de salud, es decir, la capacitación y formación de los actores de la industria, de acuerdo con el experto, recibe el 2% del total de los ingresos.

En tanto, los programas preventivos reciben el 4%, mientras el gasto en seguro popular recibe 27%; y la atención al daño, es decir, cuando una persona ya está enferma y debe buscar un tratamiento inmediato, percibe el 65% de lo que se desembolsa dentro del sector público.

“No es tarde para empezar, pero se necesita mayor cobertura y accesibilidad porque también la falta de equipo es preocupante, no hay suficiente dinero para mejores aparatos de resonancia magnética o tomografías computarizadas, por ello es vital que se redirija el gasto y se redefinan las prioridades dese el gobierno federal, empezando por el sistema de atención primaria, al menos en México”, aseguró.

2018-05-31T15:50:08+00:00

About the Author:

Pablo Hernandez
error: Content is protected !!