A través de regulaciones y mecanismos, el sector de gas y petróleo en México ha cambiado en su organización y operación.

 México es el octavo país productor de crudo y es el principal proveedor de crudo a Estados Unidos, sin embargo, importa más de 50% de las gasolinas.

A nivel internacional la industria de los hidrocarburos afronta retos considerables, ya que la demanda mundial sigue poniendo a estos escasos recursos naturales bajo una implacable presión de aprovechamiento. Además, las empresas que conforman la cadena de valor, también tienen que adaptarse a una serie de nuevas regulaciones y tecnologías, que les significa enfrentar serios retos para su crecimiento y desarrollo.

Particularmente en México el sector de gas y petróleo, tanto privado como público, ha sufrido importantes cambios estructurales en su organización y operación, a través de regulaciones y mecanismos que modifican completamente sus estrategias y proyectos de inversión.

México tiene un legado prolongado de dependencia del petróleo. Hasta mediados de la década del 2000, las actividades relacionadas con este recurso (incluidos productos petroquímicos y derivados del petróleo) representaban alrededor de 13% del PIB.

Sin embargo, durante la última década, la disminución de extracción de crudo de la empresa petrolera nacional (Pemex) tuvo un efecto importante sobre la contribución del petróleo al PIB, que bajó a cerca de 8% en 2016.

La industria energética en México se encuentra rezagada. Los principales campos petroleros del país están alcanzando su etapa de maduración y declinación. La tecnología y los recursos con los que cuenta Pemex no permiten acceder a nuevos yacimientos de petróleo y gas natural no convencionales.

Pero ya se consumó la reforma energética, junto con otras más, y se espera que reporten efectos importantes. Y el aumento previsto en el crecimiento del producto interno bruto después de cinco años suponga una aplicación eficaz.

La reforma energética decretada establece un nuevo modelo de industria, tanto para el sector hidrocarburos como para el sector eléctrico; permite mayor inversión en la industria y participación concurrente de empresas públicas y privadas.

 

RONDAS AL 2017

Algunos efectos inmediatos de la reforma energética ya se miden y contabilizan. La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) finalizó y nombró participantes ganadores para 7 licitaciones de bloques de exploración y producción de crudo y gas natural, fomentando una inversión cercana a los US$60,000 millones.

Las rondas han atraído a distintos inversionistas mexicanos y extranjeros. Al momento se han nombrado 58 distintos licitantes ganadores en las 7 licitaciones, siendo 53% de empresas mexicanas. Al 4 de octubre de 2017 se han firmado los contratos correspondientes a las rondas 1.1, 1.2, 1.3, 1.4 y 2.1

La siguiente licitación, la 2.4, será la última convocatoria de esta segunda ronda por parte de la CNH y se llevará a cabo el 31 de enero de 2018; en esta, 30 bloques de aguas profundas en el Golfo de México estarán disponibles para las ofertas de distintas empresas interesadas en proyectos en el Cinturón Plegado Perdido, Cordilleras Mexicanas, Cuenca Salina y la Plataforma de Yucatán. Esta ronda oferta un área de 70,868 km2 en aguas mexicanas y recursos prospectivos cercanos a los 4, 225 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (MMbpce), con posibilidad de aumentar estas cifras con avances de trabajos de exploración y perforación.

La presencia de aceite y tirantes de agua de 1,500 metros es una constante en las cuatro provincias geológicas, la presencia de bloques de aguas profundas y ultra profundas representan un reto técnico para los trabajos de producción correspondientes.

Empresas como Sierra O&G, Talos Energy, Premier Oil y ENI han logrado completar proyectos de perforación en bloques de aguas someras del país, confirmando con esto el gran potencial que se tenía proyectado en aguas someras de la Sonda de Campeche, destacando la perforación de 2 pozos distintos por parte de la compañía italiana ENI, que confirma la presencia de condiciones propicias en yacimientos en areniscas cenozoicas en dos campos, asimismo ENI tiene presencia en 3 bloques asignados de la segunda ronda y otro de la primera ronda.

 

PANORAMA ACTUAL PEMEX

A principios de noviembre, el presidente Peña Nieto aunució el hallazgo de Pemex más importante en campos terrestres que haya realizado esta empresa en los últimos años, que “además la extracción de ese petróleo va a poder hacerse relativamente pronto y a costos más bajos”, puntualizó el mandatario.

José Antonio González Anaya precisó que la empresa incrementará el próximo año su producción de petróleo, por primera vez desde 2004. Pemex, enfatizó, aprovecha las ventajas de la Reforma Energética e impulsa alianzas en las líneas de negocio para lograr una mayor rentabilidad.

En los últimos años, Pemex ha presentado una disminución en su producción nacional de aceite, esto como consecuencia de la declinación natural de grandes yacimientos mesozoicos del Golfo de México, falta de técnicas de mejoramiento de producción, falta de inversión y mantenimiento en el área de producción y falta de independencia financiera del Gobierno federal, de manera general.

Para finales de 2016, Pemex reportó que gran concentración de su producción ha estado en:

  • Ku-Maloob-Zaap. Produce 39.3% de la producción nacional de aceite y 10.1% de la producción nacional de gas natural.
  • Chuc. Dando 10.2% de la producción nacional de aceite y 5.7% de la producción nacional de gas natural.
  • Cantarell. Ubicado en fases de recuperación secundaria y mejorada, contribuye con 8% de la producción nacional de aceite y 10.2% de la producción nacional de gas natural.
  • Yaxché. Ubicado en etapa de desarrollo, ha logrado contribuir con 7.4% de la producción nacional de aceite y 2% de la producción nacional de gas natural.
  • Burgos. Ubicado en etapa de declinación y mantenimiento, aporta 14.9% de la producción de gas natural del país. La empresa productiva del estado logró concluir este 2016 un total de 128 pozos con un éxito de 85.9%, clasificados como:
  • 97 pozos productores de aceite
  • 13 pozos productores de gas natural

 

Este panorama técnico y financiero ha presentado a Pemex la posibilidad de realizar asociaciones estratégicas, permitiéndole buscar una mayor rentabilidad de estos campos, tanto terrestres como de aguas someras.

La primera asociación que se presentó para Pemex fue ganada a través de un pago en efectivo por desempate por US$624 millones por la operadora australiana BHP Billiton para el campo Trion, ubicado en el área del cinturón Plegado Perdido. La dependencia del petróleo causó en México varias dificultades cuando se desplomaron los precios mundiales de la energía. El cambio del régimen fiscal de Pemex aumentará el tope para las deducciones de costos de capital.

“La economía mexicana se beneficiará de una apertura del sector energético más generalizada y se balancearán los ingresos de otros rubros”, concluye el informa de la OECD.