En 2017, SGS invertió $US 1 millón en ampliar capacidades del laboratorio de México, que analiza productos de consumo.

Para ampliar sus capacidades del laboratorio de México, la empresa SGS decidió invertir más de 1 millón de dólares este año.

Dicha inversión también contempla la capacitación y contratación de personal especializado.

El laboratorio de México de SGS cuenta con aparatos de alta tecnología para la detección de metales pesados y ftalatos[1], además que con ellos se analizará la seguridad de los productos y verificará que el uso de químicos cumpla con los niveles que establecen las normas vigentes para su exportación y de consumo dentro del país.

Este laboratorio también brindará servicio a Centro y Sudamérica.

SGS a nivel mundial cuenta con 90 laboratorios en 41 países y desde hace 52 años ofrece los servicios de Consumer & Retail Service (CRS) a la industria de Productos de Consumo.

El laboratorio de Consumer & Retail (Productos de consumo) de SGS México ofrece actualmente pruebas físicas a material textil, estudios comparativos y testificaciones.

Las pruebas físicas engloban análisis a las características de los tejidos, como el peso, grosor del hilo, fuerza para romper la tela o las costuras, propiedad de retención de los colores para no manchar otras telas o conservar la misma tonalidad bajo condiciones de uso normal, revisar propiedades de inflamabilidad, contenido de fibra, así como contenido de sustancias tóxicas.

Algunas de las pruebas más importantes con las que cuenta el lugar son determinación de partes pequeñas en artículos para niños, pruebas químicas para identificar sustancias tóxicas, inflamabilidad.

Dichas pruebas se realizan para evitar que productos de consumo pongan en riesgo vidas humanas.

Los estudios comparativos son actualmente los más solicitados, entre ellos se encuentran los realizados a útiles escolares, cosméticos, colchones, ropa de niños y butacas de cine, entre otros.

En México el laboratorio da servicio a más de 200 empresas, con esta expansión en un corto plazo será el centro de pruebas regional para empresas exportadoras de México, Centro y Sudamérica a los mercados de Europa y Estados Unidos principalmente, lo que implica mayor empleabilidad e inversión en nuestro país.