Gracias a la tecnología, las empresas funcionan y estarán listas para la “nueva normalidad”.

Por Roberto A. Contreras-Masse*

 

El mundo se enfrenta a la crisis de Covid-19 con dos grandes herramientas: ciencia y tecnología.

Juntas generan información que se propaga en segundos y minutos, con análisis y cálculos predictivos, que posicionan al mundo para combatir el desafío mejor que nunca.

Pero a pesar de estos avances, los servicios de salud se han visto afectados y, de manera similar, otros sectores productivos han sentido los efectos de este contagio.

 

¿Cómo atender los retos que las empresas están experimentando?

 Las empresas han visto sus operaciones diarias afectadas, obligadas por las circunstancias a modificar la forma de trabajar, y con la necesidad de actuar rápidamente para servir mejor a sus empleados, clientes y otros grupos vitales.

La tecnología digital permite a dichas empresas abordar estos desafíos debido a que, hoy en día, existen diversas soluciones que les brindan soporte para enfrentar obstáculos presentes y futuros.

De este modo, DXC Technology, al colaborar estrechamente con compañías en diferentes condiciones adversas, ha podido agrupar estas soluciones en tres amplias categorías:

  • Habilitación de trabajo remoto. Las herramientas digitales para el lugar de trabajo ayudan a conectar a los empleados en cualquier lugar, en cualquier momento y en cualquier dispositivo. Esto incluye -pero no se limita- a tener una plataforma de colaboración institucional. Las empresas deben revisar constantemente la capacidad de la red, aumentar la ciberseguridad, llevar a cabo una gestión estricta de la identidad y el acceso, proteger los datos, implementar conectores VPN y administrar dispositivos, en muchos casos permitiendo políticas de “traiga su propio dispositivo” (BYOD, por sus siglas en inglés).
  • Continuidad del negocio. Uno de los desafíos durante esta emergencia es la necesidad de garantizar el acceso seguro a las aplicaciones corporativas desde lugares de trabajo remotos. La virtualización de infraestructura de escritorio (VDI) ayuda a satisfacer esa necesidad. Además, existe la necesidad de ampliar la capacidad y aumentar las habilidades críticas para satisfacer las nuevas demandas comerciales. Las nuevas tecnologías, como los chatbots, también pueden emplearse para ayudar a responder preguntas de los empleados y clientes de la organización, liberando recursos de telecomunicaciones.
  • Respuesta a nuevas demandas de mercado. Durante una crisis, los oportunistas pueden encontrar formas de estafar a las empresas y las personas. Las organizaciones deben garantizar que sus negocios sean seguros. Mediante el uso de informes de vulnerabilidad, monitoreo mejorado de redes y puntos de acceso, configuración de políticas y otros cambios de TI, los corporativos pueden hacer frente a los nuevos ataques que puedan surgir.

Paralelamente, las nuevas tecnologías e innovaciones pueden ayudar a las compañías a continuar con sus operaciones y servicios. El uso de la realidad aumentada, por ejemplo, puede usarse para ayudar a un técnico experto a reparar maquinaria sin estar físicamente presente. Otro ejemplo es el Internet de las cosas, en el que los sensores térmicos, combinados con algoritmos de inteligencia artificial, pueden detectar la fiebre en tiempo real y, por lo tanto, los empleados, clientes y visitantes de un negocio pueden obtener ayuda de inmediato.

Recomendaciones para la “nueva normalidad”

Cuando se experimenta un problema, se trata de resolver de la mejor manera, siempre que las circunstancias lo permitan, posteriormente se realiza un análisis retrospectivo para determinar las fallas y su existen áreas de oportunidad para mejorar. Las respuestas pueden variar en actividades según las necesidades de cada empresa, incluidas:

 

Transformación de aplicaciones. Es necesario llevar a cabo un análisis del portafolio de aplicaciones, encontrar aquellos sistemas, bases de datos, componentes de integración e interfaces que puedan correr el riesgo de quedar obsoletos y establecer una ruta de transformación, ya sea para nuevas versiones de productos o para explotar la tecnología actual de una manera más ágil.

Incrementar la presencia en nube pública. Las compañías que enfrentan un aumento en los accesos desde diferentes ubicaciones podrían experimentar un impacto negativo en sus sistemas e infraestructura de comunicaciones. Las tecnologías de nube o nube híbrida deben explorarse como una forma de proporcionar una infraestructura altamente segura y elástica que pueda escalar con la demanda.

Mejorar el lugar de trabajo con alta movilidad. Para algunas organizaciones, el trabajo remoto es una novedad, y para otras es la forma estándar de trabajar. La verdad es que, como siguiente paso, la mayoría de ellas adoptarán nuevas formas de trabajar de forma permanente y buscarán fortalecer su capacidad de trabajo remoto. Para hacerlo, las empresas pueden implementar aplicaciones móviles, implementar sistemas de ayuda inteligentes e introducir dispositivos heterogéneos para acceder a las aplicaciones de la empresa.

Las acciones que decida tomar la empresa al concluir su análisis retrospectivo deben quedar plasmadas en una hoja de ruta, denominada en DXC Technology como “Digital Flight Plan”, que guiará a la organización en el corto, mediano y largo plazo. Esta hoja de ruta debe ser revisada cada seis meses para hacer los ajustes necesarios.

Esta es la “nueva normalidad”, pero se pueden utilizar potentes tecnologías y herramientas para innovar y así resolver problemas existentes y emergente.

La colaboración, la comunicación, los algoritmos y la creatividad están ayudando hoy a la ciencia. Mañana, esta misma tecnología continuará evolucionando, ayudando a las empresas a mejorar e innovar sus productos y servicios en beneficio de nuestra sociedad.

 

*Roberto A. Contreras-Masse es Chief Technologist, DXC Technology.