No existe mejor inversión para una empresa que elegir al CEO adecuado, pues es lo que garantizará sus resultados.

Por Raciel Sosa*

 

El CEO es el responsable de que su empresa dé los resultados esperados, de crear las iniciativas de sustentabilidad que se requieran para que la compañía exista a futuro, de cumplir con todos los reglamentos regulatorios, éticos y operativos que se necesitan para llegar a su objetivo.

Por lo tanto, el CEO se preocupa tanto por el qué como por el cómo.

Tiene que estar al tanto de todo ello e, incluso, de las ventas, la operación, el servicio a cliente y el desempeño de sus colaboradores, entre otros aspectos. Él es quien tiene la visión aérea de la organización y determina la estrategia para llegar a ella.

 

Tipos de Liderazgo de un CEO

Es muy variable. Cuando se trata de una empresa que está iniciando operaciones, tiene pocos ingresos y está en vías de posicionarse en el mercado, el CEO tiene una vocación muy comercial y agresiva, ya que tiene que salir al mercado a posicionar su empresa, su marca.

Un perfil muy comercial es lo que se requiere en estos casos. No obstante, cuando se trata de una empresa ya consolidada y posicionada en el mercado, el CEO juega un rol más de administrador; es decir, no tiene un perfil tan comercial.

Así que el estilo de liderazgo del CEO se va adecuando a la realidad de la empresa o a lo que se está viviendo en determinado momento en ella.

 

Retos del CEO en el contexto actual

En base a diversos estudios que se han realizado respecto a qué deben buscar las empresas para lograr la sustentabilidad de sus empresas en el Siglo 21 sabemos lo siguiente:

  1. Una extraordinaria experiencia con su cliente. El CEO tiene que ocuparse de que sus clientes externos no solamente queden satisfechos con el producto o servicio que les proporciona, sino que tengan una experiencia positiva al haberle comprado, que queden encantados.
  2. Captar al mejor talento existente en el mercado y generar una experiencia extraordinaria para el colaborador. Debe crear un ambiente tal dentro de la empresa que la experiencia del colaborador sea muy buena para poder retenerlo, para desarrollar a su gente y para que su personal tenga las armas para que, a su vez, hagan que la experiencia al cliente sea excelente.
  3. Digitalización de la empresa. El CEO tiene que crear entornos de innovación; debe buscar estar innovando constantemente, pues el mundo se está moviendo muy rápido, de la mano de este nuevo contexto digital.

 

Actualmente, los CEOs carecen de alguno de estos tres aspectos, de dos, o, en los casos más graves, de los tres.

En mi experiencia, algunos CEOs que he conocido no le ven ningún beneficio a la parte de la experiencia del colaborador, por lo que no hacen nada al respecto.

También veo a otros que están preocupados por la experiencia del cliente externo, pero no definen ninguna iniciativa al respecto.

En tanto otros no se encuentran ni mínimamente cercanos a la creación de entornos de innovación; sienten que el negocio funciona económicamente y hasta ahí llegan.

Asimismo, el CEO no debe descuidar el aspecto cultural de su organización. Tiene que identificar cuál es la cultura de su empresa.

En este sentido, la cultura organizacional es la calidad de la tierra donde vamos a sembrar nuestra mejor semilla (las personas y talentos que forman nuestra empresa) para cosechar lo que, realmente, queremos.

En conclusión, el CEO es el hombre vértice de la empresa, el hombre cuyas acciones van a permear en toda la organización. La inversión en elegir adecuadamente al CEO de una organización y desarrollarlo garantiza los resultados del negocio.

 

*Raciel Sosa es experto en Liderazgo del Siglo XXI. Para información de cursos y talleres:
Contacto Informes:  55 3413 3019
Email: informes@racielsosa.mx
www.racielsosa.mx