Alcanzar la igualdad de género en Latinoamérica no solo es correcto, sino también necesario para el crecimiento económico y el desarrollo de los países.

Ningún país en América Latina cuenta con las suficientes regulaciones para garantizar la equidad económica entre mujeres y hombres.

En el reporte “Mujer, empresa y el derecho 2020”, realizado por el Banco Mundial, se midió el modo en que las leyes y las regulaciones inciden en las oportunidades económicas de las mujeres en 190 economías y resulta que en Latinoamérica aún falta mucho por hacer.

En dicho documento se analizan los derechos económicos con los que cuenta una mujer a lo largo de diversas etapas de su vida laboral, por lo que fueron empleados ocho indicadores entre los que se encuentran la capacidad para trasladarse libremente, derechos en el lugar de trabajo, derechos al casarse y tener hijos, modo en que la ley les impide o les permite dirigir su propio negocio y jubilación.

La edición 2020 del reporte abarca reformas aplicadas a lo largo de un periodo de dos años, el cual finalizó en septiembre de 2019. El promedio mundial de 2019 es de 75.2, es decir, valor superior al 73.9 de 2017.

De los 190 países analizados, sólo 8 obtuvieron un puntaje perfecto: Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Islandia, Letonia, Luxemburgo y Suecia. Canadá logró unirse a dicho grupo gracias a que reformó su licencia parental.

¿Y cómo está América Latina?

Para alcanzar la igualdad de género en dicha región se requerirá de voluntad política y un gran esfuerzo de los gobiernos, además de la sociedad civil.

A la cabeza se encuentra Perú con una calificación de 95, pero esto no sorprende ya que en la edición pasada del reporte también ocupó dicho lugar.

En segundo lugar está Paraguay, con 94.4, y en tercer puesto Ecuador, con 89.4.

Lo que cabe resaltar es que ningún país mejoró su puntaje y en tres casos se registraron retrocesos en la materia.

El deterioro más grande se registró en Colombia, pues en 2019 había obtenido una calificación de 85, pero la de este año fue de 81.9.

Las calificaciones de México como República Dominicana también empeoraron. En el primer caso pasó de 86.25 a 83.8 y el segundo de 88.27 a 86.3.