La ética, valor que puede medirse

/, Opinión/La ética, valor que puede medirse

La ética, valor que puede medirse

Con honestidad y ética cualquier organización puede crear un círculo virtuoso de éxito tanto a nivel público como privado.

Por Nissim Heffes

La honestidad y la ética son valores en el que reside el éxito de cualquier organización. Sin embargo, no es fácil ejercerlas al 100% dado que se trata de una variable que depende de la integridad y estabilidad de cada uno de los miembros de una entidad o empresa, ya sea privada o pública. Precisamente para eso se creó Gestión de Cumplimiento Positivo (GCP), sistema que traduce la ética en un desempeño medible.

“Permite convertir la ética en desempeño institucional, codificar normas y procedimientos de distintas instancias. Está construida de manera abierta para, por ejemplo, un ISO, una empresa socialmente responsable, o la Bolsa Mexicana de Valores.

“Cualquier entidad puede codificar las normas y procedimientos a partir de esta plataforma y traducir, a través de un cuestionario electrónico, el desempeño de ética de la gente que participa”, afirma Nissim Heffes, creador de esta plataforma y CEO de GCP.

Especialmente, en un entorno como México, en el que el nuevo gobierno insiste en establecer una cruzada anticorrupción, y luego de los escándalos de corporativos como Obedrecht en diversos países de Latinoamérica, una solución de este tipo revierte principal importancia.

“Si este procedimiento es reconocido por el gobierno actual, y este elemento es vinculante a las nuevas leyes anticorrupción y a las estrategias actuales de las fiscalías, puede ser revolucionario. Es fácil echarle la culpa al gobierno, cuando la realidad tiene dos factores: quien lo ofrece y quien lo adquiere”, advierte Heffes.

Detalla que la estrategia de la implementación de las leyes y fiscalías anticorrupción es traducir estos actos en una circunstancia punitiva investigada a través de la PGR u otras fiscalías especializadas.

De acuerdo con el especialista, una cosa es que a nivel institucional se tenga el procedimiento y otra que se tenga el pulso a nivel entidades, localidades, divisiones, del cumplimiento de la norma.

“La norma y procedimiento ya expedida no cuenta con la capacidad de cuantificar cómo se siente la gente respecto al cumplimiento de ésta. Una cosa es que la codifiques, otra que la gente sea capaz de llevar a cabo este procedimiento. Este es el elemento donde sentimos nosotros que una plataforma como la nuestra puede actuar como puente en tanto ese procedimiento cobre realidad”, apunta el artífice de la plataforma.

CÓMO FUNCIONA

Esta plataforma permite, a través de un mecanismo de evaluación electrónica, determinar la ética y cumplimiento de una serie de actividades de las organizaciones; incluyendo un procedimiento para resolver incidentes criminales. Una segunda área está dedicada a prevención de riesgos y control de confianza.

Para la calificación de proveedores, cuenta con el apartado Gestión de Entorno, en el que se registran compañías de outsourcing, seguridad, logística y mantenimiento.

Con esta solución, la organización tiene la posibilidad de calificar el desempeño de ética de las empresas que la rodean, y es que, a través de la definición de lo éticamente aceptable para la organización, se establece un mecanismo de gestión de entorno.

“Convertimos a la ética en un meanismo de gestión de reglas de negocio a través de un mecanismo B2B”, subraya Nissim Heffes.

Explica que se le llama Gestión de Cumplimiento Positivo porque no se trata de una instancia de control de confianza, sino de calificación del desempeño de ética, para traducirla a esta última en un desempeño medible a partir de tres elementos: acreditación privada y pública, control interno de confianza, y gestión de entorno.

El proceso de instalación de la plataforma lleva de dos a tres semanas iniciales y cuenta con una guía estandarizada (para todo tamaño de organización) que incluye seis pasos específicos, que incluyen certificación de personal de Recursos Humanos, Compliance y Seguridad, por mencionar tres, en una función que la solución titula como analista.

“Es un sistema de pago por consumo en el que no hay cargos de consultoría en la implementación de la plataforma; en construir el traje a la medida. El cliente requiere dar de alta un contrato electrónico a través de la red de partners autorizados y el registro”, apunta Heffes.

Todas las finanzas de la plataforma son públicas dado que, a través de la página de internet, las organizaciones llevan a cabo las transacciones que corresponden a sus mecanismos de certificación, control de confianza, por citar unos cuantos.

“A partir de una junta de inicio de proyecto, la organización expresa los retos de ética que los caracteriza. En 24 horas nuestra unidad responde con todos los contenidos que se deben codificar para hacer la medición de este procedimiento a través de la plataforma y los elementos se suben en menos de una hora”, señala este destacado empresario.

Nissim Heffes lanzó la compañía en 2006, luego de un arduo trabajo de investigación que comenzó en el Colegio de Tecnología de Jerusalén donde se graduó, en 1998, como Analista de Patentes. Recuerda que la base para la que fue creada esta plataforma residía en el reto de determinar la utilidad de cuatro empresas israelíes con técnicas para perfilar la honestidad a través de un medio electrónico.

“La idea era ver la efectividad de estas técnicas para la reducción de incidencias de deshonestidad en México y otros países de Latinoamérica”, concluye este visionario estratega.

2019-02-06T17:08:30+00:00

About the Author:

CEO Staff
error: Content is protected !!