¿Mujeres al mando?

¿Mujeres al mando?

Pocos puestos de dirección son ocupados por mujeres en empresas y pese a sus esfuerzos aún ganan menos que los hombres.

La batalla de las mujeres en el campo profesional parece estar lejos de finalizar debido a diversas disparidades.

De acuerdo con el Instituto Peterson de Economía y con diversos estudios, las empresas más exitosas y rentables del mundo tienen a mujeres como líderes, además de que pueden lograr un incremento de hasta un 12% en su productividad si logran eliminar la brecha de género.

Sin embargo, la realidad es otra en las compañías actualmente por lo que sigue existiendo una gran diferencia respecto a los sueldos y los puestos que los hombres ocupan.

 

A nivel mundial

El estudio “Women in Business 2017” de Grant Thornton indica que los países con mayor proporción de puestos de responsabilidad ocupados por mujeres están en Rusia (47%), en donde todas las empresas encuestadas tienen a una mujer en su equipo directivo.

Después sigue Indonesia (46%), Estonia (40%), Polonia (40%), Filipinas (40%) y Lituania (37%).

En tanto, los países en los que hay menos mujeres ocupando puestos directivos son Japón (7%), Argentina (15%), India (17%), Alemania (18%), Brasil (19%) y Reino Unido (19%).

Al hacer una comparativa de los mejores y los peores resultados, el estudio reveló que los países que tienen mayor crecimiento económico y que están en proceso de desarrollo tienen mayor igualdad en liderazgo de género.

En este sentido, Europa del Este es en donde más mujeres tienen puestos directivos con un 38%, seguida por África y Sureste Asiático con 29%, después la Unión Europea con 26%, Norteamérica con 23%, América Latina 20% y los países desarrollados de Asía Pacífico como Nueva Zelanda y Australia tienen el porcentaje más bajo: 13% respectivamente.

 

Los sueldos

Un informe del Foro Económico Mundial señala que los países en donde la brecha salarial de género se ha cerrado más son Islandia, Finlandia, Noruega, Suecia, Ruanda, Irlanda, Filipinas, Eslovenia, Nueva Zelanda y Nicaragua.

Esto da cuenta de que existen muchos lugares del mundo que están luchando por igualdad de género en materia salarial, sin embargo, algunos continúan sin incluir a las mujeres en los puestos más altos de las empresas.

 

El panorama en México

El informe Mujeres en los Consejos de Administración de Deloitte indica que en México, el 84% de cargos de dirección son ocupados por hombres y sólo 16% por mujeres, aunque la organización Gran Thornton asegura que es del 24%.

La participación de las mujeres en el mercado laboral ha ido aumentando con el tiempo, sin embargo, obtener un cargo de alto nivel no es tan sencillo para ellas y entre las principales razones destacan barreras laborales, preferencias, limitaciones y discriminación, aunque también un estudio de la consultora Price Waterhouse Coopers reveló que otro aspecto que influye es la falta de agresividad en el momento de perseguir objetivos profesionales.

El sexo femenino continúa rezagado al intentar obtener puestos de alto nivel, de acuerdo con el estudio “Women in the Workplace 2016”.

Por cada 100 mujeres que son promovidas, abunda el documento, 130 hombres ascienden de puesto, además de que uno de cada cinco ejecutivos es mujer.

Respecto a los ingresos, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo al cuarto trimestre de 2016 señala que los hombres ganan hasta 30% más que las mujeres. Los hombres ganan 6,204 pesos al mes aproximadamente, mientras que las mujeres 4,788 pesos mensuales. Esto significa una diferencia de mil 416 pesos.

Esta brecha es diferente en cada estado pues Nuevo León es la entidad con mayor brecha (39%), Sonora (38%) y la Ciudad de México (23%).

A raíz de que aumentó la participación de la mujer en el ámbito laboral, la equidad de género es un tema que ha cobrado relevancia. Sin embargo, continúa siendo bastante limitado y las empresas deben hacer conciencia de que tener diversidad de género puede enriquecer las discusiones, aumentar la competitividad y la rentabilidad económica, además de promover un liderazgo más inclusivo que mejorarán los resultados.